Se han obtenido las áreas del cerebro implicadas específicamente en el procesamiento de los gestos de las manos con intención comunicativa / UPF

Áreas cerebrales específicas captan la sincronía entre la entonación y el gesto de un ponente mientras hace un discurso

.

En los actos comunicativos, los ponentes suelen acompañar su discurso oral con el gesto (movimiento de los labios, la cabeza, las manos, posicionamiento del cuerpo, etc.), de manera espontánea y exquisitamente sincronizada con la entonación (prosodia) del discurso. Un buen ejemplo son los actos discursivos que a menudo profieren los políticos en que la prosodia del habla y el gesto acompasados ​​enfatizan la transmisión de los mensajes hacia la audiencia. Un estudio ha partido de este hecho para conocer qué partes del cerebro están implicadas en esta sincronización entre la entonación del habla y el gesto.

Imagen: UPF

Imagen: UPF

UPF / Mediante el uso de técnicas de neuroimagen, se han identificado las estructuras anatómicas sensibles a la sincronización de la prosodia con el gesto durante un acto comunicativo. Ha sido un trabajo dirigido por Salvador Soto-Faraco, jefe del Grupo de Investigación Multisensorial (MRG) y profesor de investigación ICREA del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC), con Emmanuel Biau y Luis Morís Fernández, miembros del MRG y coautores,  y con la participación de investigadores de los departamentos de Psicología de las universidades de Hull (Reino Unido) y de la Jaume I de Castellón de la Plana, publicado este mes de mayo en la revista NeuroImage.

Un estudio de la actividad cerebral, observacional y comparativo

Para el estudio de la actividad cerebral durante los actos cognitivos son de gran utilidad los datos provenientes de la resonancia magnética funcional (fMRI) con medida BOLD (Blood-oxygen-level dependiente) con la que se obtiene el consumo de oxígeno del cerebro en las diferentes estructuras cerebrales mientras la persona está procesando información, a fin de identificar las variaciones en la activación funcional de las áreas cerebrales en estudio.

El trabajo experimental ha consistido en medir la actividad cerebral de 17 voluntarios (12 mujeres y 5 hombres), con edades comprendidas entre los 19 y 25 años, mientras observaban un vídeo clip de un ponente (un reconocido político español) profiriendo un discurso oficial. Dentro del mismo discurso, se midieron las respuestas cerebrales a las mismas palabras clave, en momentos en que eran pronunciadas con o sin expresión gestual espontánea de las manos.

A partir de los registros fMRI-BOLD, se han obtenido las áreas del cerebro implicadas específicamente en el procesamiento de los gestos de las manos con intención comunicativa. La metodología del estudio incluyó medidas comparando la actividad cerebral cuando el discurso se acompañaba del gesto, con la actividad cerebral cuando los gestos del discurso se sustituyeron por otras señales visuales arbitrarias, aunque con propiedades rítmicas y espaciales equivalentes a las gestuales. En este segundo caso, las áreas mencionadas no se activaron.

Como ha explicado Soto-Faraco, investigador principal del estudio, “nuestros resultados revelaron estructuras anatómicas que podrían estar directamente implicadas en la sincronización del habla y el gesto de un discurso, en comparación con la sincronización de otros aspectos sensoriales”. Estas estructuras se sitúan en el hemisferio izquierdo del cerebro, la corteza cerebral y más concretamente corresponden al giro temporal superior y el giro temporal medio, estructuras del área de Wernicke asociada a la comprensión del lenguaje, así como también al giro frontal inferior que se ha relacionado con el reconocimiento gráfico de la palabra durante el proceso de lectura.

Estos resultados sugieren que los oyentes confieren una funcionalidad comunicativa al gesto de las manos que normalmente acompaña visualmente un discurso y que esto lo hacen de manera automática, dado que en el experimento del estudio no se indicó a los participantes que pusieran especial atención a las manos del ponente. Aunque ya se sabía que el gesto complementa la estructura prosódica del mensaje proferido, lo que no se tenía claro, y que este estudio confirma, es que esta función de énfasis del gesto en la percepción del discurso se crea a instancias de una red especializada del cerebro que es sensible a la intención comunicativa transmitida en un discurso hablado acompasado con el gesto.

.

Trabajo de referencia:

Emmanuel Biau, Luis Morís Fernández, Henning Holle, César Avila, Salvador Soto-Faraco (2016), ” Hand gestures as visual prosody: BOLD responses to audiovisual alignment are modulated by the communicative nature of the estimula“, NeuroImage, 132, 129-137.

Esta investigación ha contado con la financiación del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (PSI2013-42626-P), de la AGAUR de la Generalitat de Catalunya (2014SGR856), y del European Research Council (StG-2010263145).

.