¿Cómo ser un buen docente y no morir en el intento?

Imagen de André Santana AndreMS en Pixabay

Dice el dicho que cada maestrillo tiene su librillo, pero en asuntos de ser bueno y eficaz hay que atender a lo práctico abandonando lo teórico. Las siguientes premisas podrían aproximar un posible perfil docente decente. Luego todo se puede discutir.

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista @DAVIDRABADA

Primera, un buen docente jamás debe ser amigo, aunque tampoco enemigo, de sus alumnos, sólo debe ser respetuoso y respetado. Recuérdese que la amistad se fundamenta en la igualdad de deberes y responsabilidades entre los interesados. Un profesor y un alumno todavía no comparten ni las mismas obligaciones ni los mismos derechos, simplemente no son iguales. Un docente debe saber orientar, evaluar y valorar a un escolar. Éste, falto de suficientes conocimientos, no poseería tanta experiencia como su profesor.

Segunda, un buen maestro debe exigir trabajo y respeto con ciertas dosis de límites al principio. Ya habrá tiempo que los alumnos descubran la parte humana y bondadosa de éste, pero no el primer día. Cuando ello ocurra dejarán de pensar que el mentor es alguien distante para convertirse en alguien con quien compartir buenas conversaciones. En ese instante el docente se habrá convertido en lo que más buscan los adolescentes, en un referente, y la confianza fluirá entre ambos.

Paradójicamente si el docente debe convertirse en un simple acompañante del alumno, ¿por qué gastar tanto dinero en la formación de los maestros y profesores?

Tercera, un buen educador debe dominar su especialidad. Los estudiantes repudian con suma celeridad a los docentes que cojean en conocimientos, pero en cambio valoran a quienes explican las lecciones con base y claridad. Por eso en Estonia y Finlandia escogen como docentes a los mejores alumnos que salen del bachillerato. Estos futuros maestros recibirán clases de los mejores profesores de universidad. De esta forma la profesión de docente atrae a los más inteligentes y ambiciosos con un salario bueno, aunque no excesivo. En Estonia y Finlandia un buen educador debe dominar su especialidad con un lenguaje preciso, correcto y culto. Añadamos que los docentes finlandeses tanto de preescolar como de infantil y primaria deben ostentar un título universitario equivalente a una licenciatura o máster. Toda esta formación en Estonia y Finlandia persigue que los educadores dominen su asignatura, el currículo, las necesidades de los alumnos y las técnicas didácticas básicas en general. En China, otro país con excelso éxito académico según PISA, los maestros sólo enseñan una materia que dominan al dedillo, algo que nos muestra otra vez que existe una clara relación entre lo que saben los docentes y lo que aprenden los alumnos. De hecho, es muy difícil que un profesor enseñe bien algo que no sabe. En nuestro país se defiende que el mentor sólo sea un guía del estudiante sin necesidad de dominar su especialidad. Paradójicamente si el docente debe convertirse en un simple acompañante del alumno, ¿por qué gastar tanto dinero en la formación de los maestros y profesores? Quizás nos falte algo de filosofía oriental al respecto, ya que de hecho el CAP (curso de adaptación pedagógica), y actualmente el caro y más largo máster en educación, enseña a los fututos docentes más veleidades pedagógicas que contenidos a impartir. En su libro, Prohibido Aprender, el profesor Andreu Navarra decía que si un docente no sabe cómo enseñar algo es porque no sabe suficiente.

En su libro, Prohibido Aprender, el profesor Andreu Navarra decía que si un docente no sabe cómo enseñar algo es porque no sabe suficiente

Cuarta, un buen profesor debe practicar la humildad, algo que a su vez le otorgará una gran autoridad y confianza con sus escolares. El docente que busca impresionar para ser admirado creará distancia con sus alumnos. La pedantería académica no suele resultar un puente de correspondencia. Por ejemplo, el educador que ordene deberes bajo el formato de una pequeña investigación otorga a sus alumnos un protagonismo educativo. Ellos defenderán en clase sus disquisiciones y el docente luego corregirá los errores. Quien más se equivoca más aprende y quien más corrige más enseña. La humildad se halla en ambos bandos.

Quinta, un buen profesor debe saber defender los intereses de sus alumnos por encima de otros malos maestros o educadores. Si ese aspecto llega a oídos de sus alumnos, éstos sentirán un profundo respeto por su mentor.

Sexta, un buen docente educa también con el ejemplo. No siempre quien educa es educado, pero quien es educado siempre educa. Con el respeto y los buenos modales siempre se estará en posesión de la autoridad. En todo caso, y si un día el docente fallara, demostraría ser imperfecto, algo que también mostraría su humanidad.

Séptima, un docente debe siempre quejarse si el sistema educativo resulta deficiente. Si cree que él o ella no deben elaborar tantos materiales didácticos como muchas modas pedagógicas imponen, han de hallar argumentos y razones para oponerse. En este sentido los profesores de Finlandia suelen usar libros y manuales que han funcionado en otros cursos para sólo dedicarse a su función esencial, transmitir conocimientos y valores.

En Estonia y Finlandia los alumnos se les enseña y obliga desde infantil y primaria a permanecer atentos y quietos para aprovechar al máximo el colegio

Octava, un educador experto debe mantener un buen orden y silencio en sus clases para facilitar que sus alumnos se concentren y aprendan bajo un esfuerzo menor que si la algarabía reinara en la sala. Además, un ambiente tranquilo permite algo fundamental, el aprendizaje sistemático de la lengua bajo el esfuerzo y la perseverancia. En Estonia y Finlandia los alumnos se les enseña y obliga desde infantil y primaria a permanecer atentos y quietos para aprovechar al máximo el colegio y alcanzar la máxima comprensión lectora, algo fundamental ya que aprendemos la mayoría de los conceptos con palabras. Parece pues obvio que un docente no debe aceptar que un alumno pueda molestar a los demás bajo simpatías y privilegios. En tal caso los demás se verán animados a perpetrar lo que el díscolo les mostró.

Y novena y última, un buen docente debe informar de los errores escolares a los alumnos y a los padres de éstos. La entrevista suele ser un buen puente de contacto. Y ese será el tema del próximo escrito.

Este artículo forma parte de una serie titulada “Fracaso escolar o fracaso político“, a cargo de nuestro colaborador, David Rabadà.

Entrega anterior: ¿Por qué los buenos docentes no son asesores educativos? (44)

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.