“Compludog” perros de terapia para el estrés académico

Los perros contribuyen a mejorar el estado físico, cognitivo, emocional y social de las personas / Pixabay

Estudiantes del primer curso de grado de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense participan en “Compludog”, un programa de Intervención Asistida con Animales de Compañía que ofrece a los estudiantes la posibilidad de interaccionar con perros de terapia para influir positivamente en sus niveles de estrés y ansiedad, su bienestar y su socialización.

 

UCM / La iniciativa ha sido impulsada por el grupo de investigación en Pedagogía Adaptativa de la Facultad de Educación y la Fundación Affinity, con el objetivo de mejorar los elevados índices de estrés que presentan los estudiantes universitarios, un problema que afecta a su desarrollo cognitivo, conductual y fisiológico, y que tiene también un impacto negativo sobre su estado emocional, las relaciones interpersonales e incluso el rendimiento académico. Según un estudio elaborado recientemente por los centros Nascia, el 60% de los estudiantes universitarios sufre estrés y ansiedad en su periodo académico.

Según un estudio elaborado recientemente por los centros Nascia, el 60% de los estudiantes universitarios sufre estrés y ansiedad en su periodo académico

‘Compludog’, diseñado por Diana Peña Gil -experta en Intervención Asistida con Animales y doctoranda-, es el primer programa de intervención asistida con perros que se lleva a cabo en una universidad de España, mientras que universidades de la talla de Harvard, Yale, Massachusetts o Bristol cuentan ya con programas similares que han demostrado rebajar los niveles de presión arterial y favorecer la reducción del estrés en los estudiantes.

Durante tres semanas, más de 35 estudiantes que cursan el primer año de enseñanza superior en la Facultad de Educación están asistiendo a diversas sesiones de intervención en las cuales se trabaja con perros de terapia. En ellas, lo primero que se tiene en cuenta es el propio bienestar de los animales, que participan tras recibir la preparación adecuada y una vez superada la evaluación previa que garantiza que estos disfruten durante las horas en las que vayan a desempeñar su labor.

De este modo, los estudiantes y los perros interactúan una hora a la semana dentro de un aula de la propia facultad con actividades y métodos basados en el adiestramiento en positivo.

Los perros contribuyen a mejorar el estado físico, cognitivo, emocional y social de las personas, ya que nos ayudan a centrarnos en el aquí y ahora

“Los perros contribuyen a mejorar el estado físico, cognitivo, emocional y social de las personas, ya que nos ayudan a centrarnos en el aquí y ahora, cosa que beneficia a los estudiantes. Los animales tienen la capacidad de “estar”, buscan compañía sin ser emocionalmente exigentes, hecho que puede ser útil en el alivio del estrés o el aumento de la autoestima”, explica Maribel Vila, Responsable de Terapias de Fundación Affinity.

A diferencia de las intervenciones psicológicas y educativas que se centran en erradicar los síntomas o en desarrollar estrategias de autocontrol, con la interacción que promueven los ‘Animal Visitation Programs’ (AVP) se busca modificar las respuestas endocrinas que se generan en situaciones de estrés y equilibrar los niveles de cortisol, epinefrina y neopinefrina gracias al contacto con el animal. Para poder evaluar su efectividad, el equipo de investigación de la Facultad medirá los niveles de cortisol salivar. Para poder establecer una comparación, también se han tomado muestras a 40 estudiantes del mismo grado y curso que no están participando activamente en el programa.

La acogida que ha tenido Compludog entre los estudiantes es muy remarcable, pero también hay demanda entre el profesorado y el personal de administración y servicios

“La acogida que ha tenido Compludog entre los estudiantes es muy remarcable, pero también hay demanda entre el profesorado y el personal de administración y servicios. Para nosotras será muy importante poder evaluar empíricamente la efectividad de este programa y ofrecerlo a toda la universidad si demuestra su eficacia.

La observación de los estudiantes nos muestra que aumenta la confianza, las relaciones, la comunicación e interpretación de emociones y la vinculación con los perros. Además, manifiestan que la sensación de bienestar se mantiene después de la sesión y se establecen redes de apoyo entre ellos. En definitiva, una alternativa educativa viable para crear un ambiente positivo de aprendizaje y participación” explica Mercedes García, responsable del grupo de investigación en Pedagogía Adaptativa de la Universidad Complutense.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí