Comunicación durante epidemias

El proyecto fomentará la comunicación clara en forma de mensajes basados en indicios

Estrategias de comunicación durante un brote epidémico

..

Los brotes de enfermedades son inevitables y a menudo impredecibles. Suelen caracterizarse por la incertidumbre, la confusión y una sensación de urgencia. La comunicación, normalmente a través de los medios, es un aspecto importante del entorno de este tipo de brotes.

Por desgracia existen muchos ejemplos de errores de comunicación que han retrasado su control, menoscabado la confianza de la población y prolongado innecesariamente la inestabilidad económica, social y política.

En brotes recientes uno de los mayores problemas ha sido la comunicación destinada a influir en el comportamiento de la población, reducir la cantidad de contagios y evitar que se instalara el pánico.

Durante siglos, la estrategia de comunicación adoptada por las autoridades al cargo de los brotes infecciosos se ha regido por la negación y el consuelo verbal para a continuación pasar a una fase de medidas restrictivas (cuarentena, aislamiento hospitalización obligatoria) y sanciones para aquellos que no cumplían con éstas.

No obstante, tanto la ciencia como distintos sucesos recientes han demostrado que el comportamiento humano influye en gran medida en la transmisión de las enfermedades infecciosas, lo que ha invitado a incidir en la educación y los mensajes preceptivos.

De este modo, el proyecto Transparent Communication in Epidemics (TELL ME) estudia la comunicación en situaciones epidémicas. Este proyecto colaborativo se propone crear estrategias de comunicación originales para su uso durante un brote.

El proyecto aúna sanidad pública, Ciencias sociales, ciencias del comportamiento, ciencias políticas, derecho, ética, comunicación y medios para generar estrategias de comunicación originales de mensajes complejos y consejos basados en la incertidumbre. Además tiene en cuenta a los grupos resistentes a vacunas.

El proyecto se puso en marcha en noviembre de 2012 y estudiará en primer lugar la forma ideal que los entes de salud pública comuniquen acciones preventivas efectivas como por ejemplo normas de higiene o vacunaciones. El proyecto fomentará la comunicación clara en forma de mensajes basados en indicios y mediante la inclusión de ciudadanos y profesionales de la salud en los procesos decisorios.

Estudiará también antecedentes obteniendo y evaluando indicios sobre respuestas del comportamiento de la población ante brotes anteriores. El estudio de brotes epidémicos y pandémicos previos es un paso inicial necesario para alcanzar todos los objetivos del proyecto. En paralelo observará la manera en la que la comunicación es capaz de modificar comportamiento y qué dificultades y métodos pertenecen al ámbito de la comunicación en estos casos.

A continuación se procederá a una evaluación de la función de los agentes interesados, los medios de comunicación sociales y los profesionales de la salud en cuanto a la comunicación y la importancia de los recursos digitales.

Se depositará un especial interés en la aceptación de los programas de vacunación pues una información incoherente o maliciosa y las falsas alarmas son capaces de levantar resquemor hacia las vacunas, una postura que cobra fuerza desde hace años.

En el estudio se incluirá un seguimiento de noticias que informen sobre epidemias y pandemias, aporten información diligente sobre nuevos casos de brotes de enfermedades infecciosas y muestren los progresos de la ciencia médica.

El proyecto creará un «Kit de Integrado de Comunicación para la Información sobre Brotes» y un programa de simulación para evaluar estrategias de comunicación alternativas. Este prototipo simulará las acciones e interacciones de las entidades decisorias autónomas en un entorno virtual de brote epidémico para observas la aparición de efectos a nivel macroscópico.

La comunicación efectiva de información basada en indicios permitirá que empresas, agencias y administraciones retengan la confianza de la población. Las labores de comunicación durante un brote precisan transparencia y deben ejecutarse para transmitir mensajes sinceros, sencillos, completos y fieles a los hechos.

La transparencia debe impregnar al completo la relación entre los gestores de la comunicación del brote y la población pues de este modo se permite que la ciudadanía «observe» los procesos de obtención de datos, evaluación de riesgos y de toma de decisiones asociados al control del mismo. El proyecto permitirá que estos gestores proporcionen transparencia y sienten las bases para el aprovechamiento de gran potencial que ofrece la sociedad de la información en cuanto a comunicación participativa durante una epidemia y en la capacidad de reacción a ella.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí