Cada ciudad asociada desarrollará innovaciones en función de sus propias necesidades para, a continuación, compartirlas con las cinco ciudades restantes y generar recursos urbanos genéricos

El pensamiento inteligente en red, fundamental para la renovación urbana

.

Recientemente celebró en Valladolid su reunión de lanzamiento una iniciativa ambiciosa financiada con fondos europeos y destinada a regenerar el tejido urbano en toda Europa de un modo sostenible.

.

El proyecto de cinco años de duración y financiado con fondos europeos REMOURBAN comenzará oficialmente en abril de 2015 y tratará de combinar métodos energéticos, de TIC y de transporte pioneros para transformar la vida urbana de tres ciudades: Valladolid (España), Tepebasi/Eskisehir (Turquía) y Nottingham (Reino Unido). Dos ciudades adicionales, Seraing (Bélgica) y Miskolc (Hungría), ejercerán de ciudades «seguidoras».

Su objetivo último es desarrollar un método holístico de renovación urbana que pueda implantarse posteriormente en el resto de Europa. Cada ciudad asociada desarrollará innovaciones en función de sus propias necesidades para, a continuación, compartirlas con las cinco ciudades restantes y generar recursos urbanos genéricos.

El proyecto creará un servicio de autobuses eléctricos que funcionarán con la electricidad generada de quemar los residuos de la ciudad

Nottingham, por ejemplo, está al frente del transporte sostenible, pues fue la primera ciudad del Reino Unido en introducir normas medioambientales estrictas para todos los autobuses con destino a su centro urbano. El proyecto REMOURBAN creará un servicio de autobuses eléctricos que funcionarán con la electricidad generada de quemar los residuos de la ciudad. De este modo se lograrán ahorros en la emisión de carbono cercanos al 40 % con respecto a los autobuses de gasoil convencionales.

El proyecto creará además un punto de recogida de mercancías con destino al centro urbano que se repartirán en vehículos eléctricos . De este modo se reducirá la cantidad de vehículos de gran tamaño que se emplean en los repartos comerciales y particulares. La solución puede aplicarse a mayor escala a voluntad, es rentable y aprovecha mejor las infraestructuras existentes.

En Valladolid se reformarán las viviendas de un barrio para que se logren ahorros energéticos considerables. Además se implantará la calefacción urbana alimentada mediante biomasa y paneles fotovoltaicos. Varios autobuses y unos veinte taxis, todos eléctricos, abastecerán las necesidades de transporte de la ciudad y contarán con puntos de recarga rápida. El proyecto aumentará considerablemente la disponibilidad de transporte sostenible.

En las tres ciudades se instalarán, en edificios modernizados, contadores de energía inteligentes que generarán dos canales de información, uno para que el proveedor de energía aumente la precisión de la facturación y otro destinado a que el consumidor pueda evaluar mejor su propio consumo. Se optimizarán infraestructuras urbanas gracias a las oportunidades que brindan las TIC en forma de sistemas de tarificación electrónica y plataformas de información urbana sencillas de utilizar.

La reunión de lanzamiento en Valladolid incluyó presentaciones de las ciudades participantes y un debate sobre los objetivos últimos del proyecto. Se hablará sobre retos clave, como por ejemplo la manera ideal de combinar las mejoras propuestas en los tres sectores implicados (energía, TIC y transporte) de un modo armónico y sin trabas, de modo que sea el ciudadano el que disfrute de sus beneficios.

Se espera que REMOURBAN genere además asociaciones estratégicas transfronterizas entre empresas innovadoras

Se espera que REMOURBAN genere además asociaciones estratégicas transfronterizas entre empresas innovadoras. La mejora del entorno urbano pasa por lograr una implicación de la ciudadanía en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo y por otorgarle las herramientas necesarias para ello.

REMOURBAN recibirá durante cinco años fondos europeos por valor de 21,5 millones de euros. El consorcio del proyecto consta de veintidós socios europeos que combinarán su experiencia para impulsar la regeneración urbana y garantizar el progreso social y la sostenibilidad medioambiental para todos los ciudadanos.

El proyecto es uno de los tres financiados con arreglo a la convocatoria «Ciudades y comunidades inteligentes 2014».