Concorde

Imagen: British Airways Concorde G-BOAC / Créditos: Eduard Marmet (Wikimedia)

Tal día como hoy… 2 de marzo de 1969 el Concorde volaba por primera vez

.

El 2 de marzo de 1969 tenía lugar sobre los cielos de la ciudad francesa de Toulouse el primer vuelo de prueba del Concorde, el segundo avión supersónico comercial de la historia –el primero fue el soviético Túpolev Tu-144- . Se trataba del prototipo 001, que actualmente se conserva en el museo del Aire y del Espacio de Le Bourget, cerca de París.

.

El primer proyecto de avión comercial supersónico que fructificó fue llevado a cabo por un consorcio anglo-francés: British Aircraft Corporation y Aérospatiale

CV / Un avión supersónico es aquel que puede viajar más rápido que el sonido, aproximadamente 340 m/s, a 1 atmósfera de presión y 15ºC de temperatura, velocidad denominada «match 1». Es posible que durante la II Guerra Mundial algunos Stuka –JU 87- que se estrellaban al no remontar después de un bombardeo en picado, superaran accidentalmente la velocidad del sonido, que producía el desmayo del piloto y el consiguiente siniestro. En cualquier caso, no será hasta la invención de la turbina que se podrá volar a match 1 en velocidad de crucero. El primer avión que lo superó fue el Bell-X-1 en 1947, un avión/cohete de las fuerzas aéreas estadounidenses.

El primer proyecto de avión comercial supersónico que fructificó fue llevado a cabo por un consorcio anglo-francés: British Aircraft Corporation y Aérospatiale. Enterados los soviéticos de este proyecto, se apuntaron a la carrera en 1961 y recurrieron al espionaje para compensar su retraso inicial. Cuando se descubrió la red en 1964, ya era demasiado tarde. El Túpolev Tu-144 realizó su primer vuelo el 31 de diciembre de 1968, adelantándose en dos meses al Concorde.

Por lo que refiere a los resultados, el Concorde fue más una cuestión de prestigio y fama que de rentabilidad y éxito comercial. Se construyeron en total 20 unidades: cuatro prototipos y 16 de serie que volaron comercialmente. Los dos vuelos inaugurales con pasajeros se realizaron el 21 de enero de 1976, entre Londres-Baréin y París-Río de Janerio. Este mismo año empezaron las rutas con los EEUU. El 25 de julio del año 2005, el Concorde F-BTSC que cubría el vuelo 4590 de Air France entre París y Nueva York se estrelló al despegar del aeropuerto Charles de Gaulle de París, muriendo en el accidente los 100 pasajeros, sus 9 tripulantes y 4 auxiliares de tierra.  Fue el golpe de gracia: el descenso de pasajeros cayó en picado y en el año 2003 los Concorde fueron retirados del servicio.

Fue sin duda el avión del glamour, y en él viajaron personajes lógicamente «glamourosos» que servían de publicidad, desde la reina de Inglaterra hasta Mike Jagger

Aunque el accidente fue sin duda la puntilla, lo cierto es que el Concorde era ya por entonces un estrepitoso fracaso comercial. En realidad era un proyecto de los años sesenta que nunca se hubiera desarrollado después de la crisis del petróleo de 1973. Cuando se inauguraron las primeras líneas comerciales, la coyuntura económica le era ya claramente adversa. Cubría el recorrido entre París y Nueva York en menos de 3 horas, tiempo inferior a la mitad que el resto de aviones, pero el precio era más de diez veces superior -los últimos vuelos de ida y vuelta entre Londres y Nueva York se ofrecieron al precio «promocional» de 12.000€- Su consumo de combustible era de casi 28.000 litros de queroseno por hora, mientras que un Jumbo convencional gastaba la mitad y alojaba al triple de pasajeros.

Fue sin duda el avión del glamour, y en él viajaron personajes lógicamente «glamourosos» que servían de publicidad, desde la reina de Inglaterra hasta Mike Jagger. Cuando se comunicaba a los pasajeros por altavoz la proximidad del aterrizaje, se añadía a la información que al vuelo convencional «X» que había despegado del mismo aeropuerto dos horas antes, todavía le restaban dos más para llegar a Nueva York. En los 27 años durante los cuales estuvo operativo, el Concorde llegó a transportar dos millones y medio de pasajeros en un total de cinco mil vuelos, en los que se consumieron más de un millón de botellas de champagne. Alcanzaba una velocidad de match 2: 2.179 km/h.

En la actualidad no hay vuelos comerciales supersónicos.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí