Imagen: Cumbre de Yalta en febrero de 1945. De izquierda a derecha: ChurchillRoosevelt y Stalin. Photo #: USA C-543 (Color) / Wikimedia

Tal día como hoy… 4 de febrero de 1945, empezaba la Conferencia de Yalta

.

El 4 de febrero de 1945, empezaba la Conferencia de Yalta. En esta ciudad de la península de Crimea, en la Unión Soviética, se reunieron los líderes de las tres potencias aliadas, F. D. Roosevelt (EEUU), J. Stalin (URSS) y W. Churchill (GB). A lo largo de los tres días que duró la conferencia, se acordó la partición de Europa en áreas de influencia, que tendría lugar tras la derrota alemana y el final de la guerra. Y se empezó a vislumbrar también la guerra fría que se avecinaba. Las fronteras más o menos acordadas en Yalta pervivieron hasta la caída del muro de Berlín en 1989.

.

En realidad, fue una reunión de los dos vencedores -Los EEUU y la URSS- con un tercero ejerciendo de corifeo -Gran Bretaña representada por Churchill

CV / Hitler tenía la guerra perdida y la derrota definitiva era solo cuestión de tiempo. En el frente occidental, la última ofensiva alemana en las Ardenas había concluido una semana antes con una derrota aplastante. Los americanos estaban listos para invadir Alemania. En el frente oriental, el ejército rojo estaba iniciando la ofensiva que le iba a llevar hasta Berlín. El colapso alemán era inminente y los vencedores iban a repartirse el botín.

Stalin prometió convocar en Polonia unas elecciones que nunca se llevaron a cabo, y puso bajo su órbita a todos los países del este de Europa. Grecia fue la excepción, cayendo en el área de influencia de los EEUU. Cuando estalló la guerra civil, Stalin abandonó a los comunistas griegos a su suerte, lo mismo que los norteamericanos hicieron con los polacos, los húngaros y los checoslovacos.

En realidad, fue una reunión de los dos vencedores -Los EEUU y la URSS- con un tercero ejerciendo de corifeo -Gran Bretaña representada por Churchill-. Roosevelt y Stalin se repartieron las futuras áreas de influencia, con promesas meramente protocolarias por lo que refería al tratamiento que iban a recibir los países que caían en cada uno de los respectivos lados. A Churchill se le atragantó que Inglaterra, que había ido a la guerra por Polonia, tuviera que resignarse a dejarla en manos de Stalin, pero el mundo que asomaba era al que él había conocido.

Europa, que había sido el centro del mundo desde el siglo XVI, asistía ahora exhausta al surgimiento de dos superpotencias que iban a convertir el continente en el tablero de ajedrez donde iban a jugar su partida particular; una partida en la cual el papel que les correspondería a los europeos era el de ser las piezas de uno u otro jugador. Churchill comprendió en Yalta que Gran Bretaña ya no era la dueña del mundo y que ni siquiera iba a ganar la guerra, sino que tenía que contentarse con estar en el lado de los vencedores.

Si a los países europeos les tocó hacer de alfiles, caballos y torres, a los africanos y a los asiáticos les correspondió el papel de peones para sacrificar a cambio de ventajas

Si algo se les olvidó tratar en Yalta a soviéticos y norteamericanos, o si no se les olvidó prefirieron obviarlo, fue qué iba a pasar con el proceso de descolonización que iba a liquidar los imperios coloniales francés y británico en África y Asia. Lo que ocurrió fue que la guerra fría tuvo allí sus puntos más calientes. Y si a los países europeos les tocó hacer de alfiles, caballos y torres, a los africanos y a los asiáticos les correspondió el papel de peones para sacrificar a cambio de ventajas.

Más de un siglo antes, dos pensadores europeos, el alemán G. W. F. Hegel (1770-1831) y el francés Alexis de Tocqueville (1805-1859), habían vaticinado que muy pronto, si conseguían organizarse, los Estados Unidos de América y Rusia se convertirían en los países más poderosos del mundo. Solo faltaría añadir a Napoleón con su frase: “Dejad dormir a China, que cuando despierte el mundo temblará”, y no quedaría más que reconocer que, entre los tres, acertaron de lleno.

.

También un 4 de febrero… se cumplen estas otras efemérides

.