Constitución de 1869

¡¡¡¡Virgen y mártir !!!! , en la revista satírica española Gil Blas ./ Wikimedia - Autor: Francisco Ortego (1833-1881) Blue pencil.svg wikidata: Q3064843

El 1 de junio de 1869, la Cortes españolas proclamaban la nueva Constitución. Por primera vez se ratificaba el sufragio universal, aunque ya se había puesto en práctica en las elecciones de enero, invocando a la antigua Constitución de Cádiz (1812), aunque no se había llevada a la práctica porque Fernando VII la había revocado nada más regresar de su dorado exilio en Bayona.

 

CV / En septiembre, medio año antes, la «Gloriosa» había enviado al exilio a Isabel II y a su corrupto gobierno. Bajo el lema del «Viva España con Honra» lanzado por Prim en Cádiz. La revolución de septiembre la había liderado un triunvirato militar: los generales Prim y Serrano, y el almirante Topete. A la coalición entre progresistas y unionistas se unieron los «cimbrios» -monárquicos demócratas- y los republicanos. No es que los unionistas se hubieran radicalizado, sino que la «Corte de los Milagros» se había escorado hacia un reaccionarismo indistinguible de sus enemigos carlistas.

La flota se había sublevado en Cádiz. De allí partió Serrano con un ejército hacia Madrid, mientras Prim navegaba por la costa mediterránea sublevando a todas las guarniciones. Hubo también levantamientos civiles. La batalla del Puente de Alcolea pilló a Isabel II veraneando en San Sebastián, y ya decidió irse a Francia en lugar de a Madrid. Total, le pillaba más cerca. La entrada del general Prim en Madrid se considera la mayor muestra espontánea de entusiasmo popular jamás recibida por un dirigente político. Se nombró un gobierno provisional y se convocaron elecciones para enero.

Lo del sufragio universal no era tan universal porque era solo masculino, pero ya era un gran avance para la época

Lo del sufragio universal no era tan universal porque era solo masculino, pero ya era un gran avance para la época. Podían votar todos los varones mayores de 25 años. Fueron también las primeras elecciones españolas en las que se considera que la prensa tuvo un papel relevante. Las ganó por goleada la coalición progresista-liberal liderada por Prim, con  236 diputados; seguida de los republicanos –liderados por Pi y Margall y Castelar-, con 85. Detrás venían los carlistas, con 20, y 11 diputados más de grupos independientes variopintos. Las Cortes se estatuyeron como constituyentes, es decir, con la finalidad de redactar una nueva constitución.

Allí empezaron a surgir los problemas. Por parte de los republicanos, Pi y Margall y Castelar optaron por contemporizar, y aceptaron al final una monarquía, siempre que fuera parlamentaria, pero hubo un grupo minoritario de republicanos radicales que se negaron a cualquier pacto. Estaban liderados por Suñer y Capdevila -un orador que rivalizaba con Castelar-, Roque Barcia -posteriormente uno de los líderes del cantón de Cartagena- y Paúl y Angulo –cuyas implicaciones en el asesinato de Prim nunca han quedado claras-. Los carlistas tampoco se avinieron a razones. Y los cimbrios empezaron a mostrar sus inclinaciones por el duque de Montpensier como candidato orleanista a la corona de España.

Era una monarquía parlamentaria con el rey sin apenas poderes ejecutivos, con el añadido, además, de que no había rey

Al final ganó la mayoría y la constitución estableció la monarquía como forma de estado de reino de la nación española. Era una monarquía parlamentaria con el rey sin apenas poderes ejecutivos, con el añadido, además, de que no había rey. Prim fue el presidente del gobierno, y Serrano el regente. Y entonces empezó la búsqueda de un rey disponible entre las distintas casas reales europeas. Fue accidentada, conflictiva, ya hasta provocó una guerra entre Alemania y Francia.

Se le propuso a Fernando de Coburgo, un aristócrata de sajón, padre del rey portugués Luis I, lo que hubiera supuesto la unión dinástica con Portugal y la reunificación peninsular. Obviamente, Gran Bretaña dijo que ni hablar y el candidato declinó la oferta.

Se le propuso también a un príncipe de la casa real prusiana, Leopoldo de Hohenzollern. Quien dijo que ni hablar entonces fue Napoleón III de Francia, cuyos exabruptos al respecto le llevaron a la guerra con la Prusia de Bismark y a la derrota y exilio. Pero el príncipe también declinó. Los unionistas, por su parte, empezaron a apostar por Antonio de Orleans, duque de Montpensier, casado con una hermana de Isabel II e hijo del destronado Luis Felipe I de Francia. Pero también Napoleón III puso el veto a la idea de un miembro de la dinastía de Orleans el trono de España. Además, poco después mató en duelo a Enrique de Borbón, un primo hermano de Isabel II, lo cual fue un escándalo en toda Europa y acabó con sus expectativas a convertirse en rey de España, por más que siguió invirtiendo una fortuna en sobornos.

La Constitución de 1869 estuvo vigente hasta el golpe de estado de Martínez Campos, en diciembre de 1874, que propició la restauración borbónica

Al final aceptó Amadeo de Saboya, hijo del rey de Italia Víctor Manuel II. Seguro que se arrepintió de su decisión. Pero esto ya sería otra historia…

La Constitución de 1869 estuvo vigente hasta el golpe de estado de Martínez Campos, en diciembre de 1874, que propició la restauración borbónica y el final del mal llamado «sexenio revolucionario» -porque a lo largo de él quien dio más guerra fue la reacción-. El sufragio universal fue revocado, y no se reimplantó de nuevo hasta 1890.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 1 de junio de 1869:

Las Cortes constituyentes españolas proclamaban la nueva Constitución. Fue la primera que estableció el sufragio universal en España. Estuvo vigente durante el gobierno provisional del general Prim, el reinado de Amadeo I y la I República, hasta 1874.

Martes, 2 de junio de 1899:

En Baler (Filipinas), capitulaba el último regimiento español, tras resistir 317 días de asedio en una iglesia, más de medio año después de que concluyera la guerra entre España y los Estados Unidos. Fuero «Los últimos de Filipinas».

Miércoles, 3 de junio de 1926:

Nacía en Newark (New Jersey, EEUU) Allan Ginsberg (f.1997), junto con Jack Kerouac, el escritor más representativo de la generación beat.

Jueves, 4 de junio de 1783:

En París, los hermanos Montgolfier realizaban el primer vuelo aerostático de la historia.

Viernes, 5 de junio de 1967:

En Oriente Medio, comenzaba la Guerra de los Seis Días, entre Israel, por un lado, y Egipto, Siria, Jordania e Irak, por el otro. La victoria israelí fue absoluta, ocupando la parte árabe de Jerusalén, Cisjordania, los altos del Golán y la península del Sinaí.

Sábado, 6 de junio de 1944:

En la costa atlántica del norte de Francia, los aliados desembarcaban en Normandía. Fue el mayor despliegue aeronaval de la historia. Participaron en la primera fase ciento sesenta mil soldados norteamericanos, ingleses y canadienses. Dos meses después, en agosto, había en Europa más de tres millones de soldados aliados.

Domingo, 7 de junio de 1494:

Fallecía en Tubinga (Wurtenberg) el poeta alemán Friedrich Hölderlin (n. 1770). Llevaba treinta y seis años en un estado de locura pacifica, acogido por un ebanista de la ciudad, entusiasta seguidor de su obra ‘Hyperion’.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí