Constitución del condado de Barcelona

Mapa de la península ibérica en 814. / Imagen: WIkimeida - Autor: Crates

El día 2 de abril del año 801, festividad de Sábado Santo, un ejército franco al mando de Ludovico Pío, primogénito del emperador Carlomagno y futuro heredero suyo, tomaba a los árabes la ciudad de Barcelona. Se constituía con ello la Marca Hispánica. Ludovico nombró primer conde de Barcelona al noble hispanogodo Bera –o Berà, en catalán-, que gobernó el territorio hasta el año 820.

 

CV / Carlomagno había intentado ocupar la Península Ibérica años antes, en el 778 -aunque la cronología es dudosa-, con la intención de expulsar a los musulmanes, entonces estructurados políticamente en torno al Califato de Córdoba. Contó para ello con dos ejércitos. El primero avanzó por la costa mediterránea, ocupando temporalmente Barcelona, Tarragona y, quizás, Tortosa. Luego progresó luego por la orilla izquierda del Ebro hasta Zaragoza, donde convergió con la segunda columna, al mando del propio Carlomagno, que había cruzado los Pirineos por Huesca o por Navarra.

Carlomagno había intentado ocupar la Península Ibérica años antes, en el 778 -aunque la cronología es dudosa-, con la intención de expulsar a los musulmanes

Cuando las dos columnas se encontraron en Zaragoza, el valí –gobernador- de la ciudad, que se había ofrecido a entregarla, cambió de opinión y presentó resistencia. Sin equipo de asedia ni provisiones, Carlomagno decidió regresar a Francia. Durante el camino de vuelta, tuvo lugar la emboscada del paso de Roncesvalles, donde la retaguardia de su ejército fue aniquilada por los vascones. Este episodio dio lugar posteriormente al primer cantar de gesta de la historia «La Canción de Roldán». De nuevo en Francia, Carlomagno se olvidó por el momento de España.

Veintitrés años después encomendó a su hijo Ludovico, a la sazón duque de Aquitania, una operación con objetivos más modestos, ocupar la franja de territorio al norte del Ebro, para proteger la frontera franca de las incursiones musulmanas. Fue en el marco de esa expedición que tomó Barcelona, Tarragona y, improbablemente, Tortosa. Le acompañaban muchos visigodos, descendientes en su mayoría de los exiliados witizianos –enemigos de los rodriguianos, partidarios de Don Rodrigo-, cuyo último rey, Ardón, había resistido varios años en la Tarraconense y en la Septimania, hasta la caída de Narbona en el 724, que marcó el final de la monarquía visigoda.

En aquellos tiempos, todavía prefeudales, los títulos nobiliarios no se heredaban, sino que era el rey o el emperador quien los nombraba

Ludovico nombró a uno de estos nobles godos, Bera, primer conde de Barcelona, creando así la provincia de Gothia o Marca Hispánica –una de las hipótesis sobre el origen mítico del nombre de Cataluña es que derivaría de Gothia Launia, tierra de godos-. En aquellos tiempos, todavía prefeudales, los títulos nobiliarios no se heredaban, sino que era el rey o el emperador quien los nombraba.

De Bera se sabe que participó en varias incursiones francas intentando infructuosamente tomar Tortosa, hasta que en el 812, Carlomagno firmó la paz con el Califato de Córdoba-. El río Ebro quedó como la teórica frontera, aunque el control franco sobre la mayor parte de estos territorios fue más bien testimonial y, en todo caso, efímero. Con la muerte de Carlomagno en el 814, el imperio franco entró en barrena y su hijo, Ludovico, tuvo que atender otras prioridades mucho más perentorias que la guerra contra los musulmanes.

Con el tiempo, fueron arraigando en la Marca Hispánica dos tendencias, la pacifista, partidaria de llegar a acuerdos con los musulmanes, encabezada por el propio Bera, y la belicista, a cuyo frente estaba su hermanastro Gaucelmo de Ampurias. Gaucelmo acusó a Bera de traición ante el emperador y ambos tuvieron que comparecer ante él en Aquisgrán en el año 820. Una vez formuladas las acusaciones, la cosa se resolvía con un combate entre los litigantes –una anticipación de las posteriores justas medievales-.

Con el tiempo, fueron arraigando en la Marca Hispánica dos tendencias, la pacifista, partidaria de llegar a acuerdos con los musulmanes y la belicista

Según la costumbre visigoda, el combate era a caballo, con jabalinas y armas ligeras. Pero Gaucelmo urdió una treta. En lugar de presentarse él, envió a su lugarteniente Sanila como su representante, un experimentado guerrero, que derrotó a Bera. El vencido se consideraba culpable de los cargos y la pena era de muerte. Pero el emperador Ludovico le perdonó la vida y lo envió exiliado a Ruan.

Para evitar nuevas rencillas entre los godos, Ludovico nombró como sucesor de Bera a un noble franco llamado Rampón, que gobernó entre el 820 y el 825. A su muerte, el emperador nombró nuevo conde de Barcelona a Bernardo de Septimania, hermano menor de Gaucelmo de Ampurias.

Bera murió en Ruan el año 844

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

30 de marzo de 1281:

Miguel de Cervantes recibía la Aqutorización para imprimir la segunda parte del Quijote. En ella, el propio Don Quijote decide emprender de nuevo sus andanzas, para desmentir las falsas aventuras suyas que un impostor con el nombre supuesto de Avellaneda, había publicado, situándolo en unas justas en Zaragoza.

31 de marzo de 1596:

Nacimiento de René Descartes. Filósofo y matemático, fue el fundador de la filosofía moderna y de la geometría analítica.

1 de abril de 1939:

Finaliza oficialmente la guerra civil española. Había durado dos años y diez meses, y dio lugar a dictadura del general Franco, que duró hasta su muerte, el 20 de noviembre de 1975.

2 de abril de 801:

El ejército franco, dirigido por Ludovico Pío, primogénito y heredero de Carlomagno, toma la ciudad de Barcelona, que integra al imperio carolingio, y nombra primer conde a un noble hispanogodo, Bera. La fecha coincidía con el Sábado Santo.

3 de abril de 1895:

Comenzaba en Londres el juicio contra Oscar Wilde, que fue condenado a dos años de cárcel por homosexualidad.

4 de abril de 1968:

En Menphis (Tennessee, EEUU), era asesinado el pastor protestante y líder de la lucha contra la segregación racial, Martin Luther King.

5 de abril de 1794:

Georges-Jacques Danton, uno de los principales líderes de la revolución francesa, era guillotinado en París tras un juicio político promovido por su antiguo aliado, Robespierre.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí