COVID-19: Autopsias mínimamente invasivas

Se pretende avanzar en la comprensión de la biología de la enfermedad / Dicyt

Autopsias mínimamente invasivas van a ser utilizadas para confirmar las muertes por COVID-19 en Brasil. Se trata de herramientas que ayudarán a incrementar la seguridad de los profesionales de la salud y a avanzar en la comprensión de la biología de la enfermedad.

 

AGENCIA FAPESP/DICYT

Diversas técnicas destinadas a la realización de autopsias mínimamente invasivas, desarrolladas en Brasil por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP) durante los últimos seis años, ya se emplean en la confirmación de las muertes ocasionadas por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en el estado de São Paulo.

Uno de los objetivos de la utilización de estas herramientas, basadas en diagnósticos por imágenes e intervenciones percutáneas –en las cuales se efectúa una punción en la piel para acceder a los órganos internos y a los tejidos–, consiste en aumentar la seguridad de los profesionales de la salud mediante la disminución del contacto con los cuerpos.

Consiste en aumentar la seguridad de los profesionales de la salud mediante la disminución del contacto con los cuerpos

“Como este nuevo coronavirus se adhiere a la superficie de ropas y a la parte externa del cuerpo, se hace necesario tomar una serie de recaudos de prevención, fundamentalmente para proteger a los profesionales de la salud que trabajan con los pacientes, incluso a aquellos que realizan las autopsias”, declaró Paulo Saldiva, docente de la FM-USP y coordinador del proyecto, que cuenta con el apoyo de la FAPESP – Fundación de Apoio a a la Investigación Científica del Estado de São Paulo.“La aplicación de estas técnicas ayuda a proteger a estos profesionales”, afirmó.

De acuerdo con el investigador, en razón de la contagiosidad del SARS-CoV-2, la confirmación de la causa de muerte ocasionada por el nuevo coronavirus no puede realizarse en salas de autopsias convencionales. “No existe una sala de autopsias en Brasil con el nivel de seguridad necesario para la realización de este tipo de análisis, y no hay tiempo para construirla y ponerla en actividad”, afirmó. Por esta razón, la idea es que la confirmación de la causa de las defunciones por COVID-19 se concrete en los propios hospitales, dijo Saldiva.

“El protocolo que se implementa en el Hospital de Clínicas [el hospital escuela de la FM-USP], por ejemplo, consiste en efectuar la confirmación de la causa de la muerte de los pacientes que fallecen bajo sospecha de infección con el nuevo coronavirus en el propio hospital mediante procedimientos mínimamente invasivos”, afirmó.

São Paulo confirmó el martes de la semana pasada la primera muerte causada por la enfermedad en Brasil

Las reglas que se siguen en el HC-FM-USP se encuentran en consonancia con una recomendación de protocolo de atención de pacientes bajo sospecha de infección por coronavirus en hospitales públicos y privados del estado de São Paulo, anunciada en conferencia de prensa el día 17 de marzo en la Secretaría de Salud del Estado.

São Paulo confirmó el martes de la semana pasada la primera muerte causada por la enfermedad en Brasil. Ese mismo día se registraron otros cuatro casos de muertes bajo sospecha de estar relacionadas con el nuevo virus también en la capital paulista.

Dichos casos deben confirmarse o desestimarse mediante la aplicación de test de diagnóstico, que ya se realizan en el propio hospital particular en donde los pacientes fallecieron, según explicó Paulo Rossi Menezes, docente de la Facultad de Medicina de la USP y director de la Coordinación de Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud del Estado de São Paulo.

“Ya se han recabado muestras de tejidos de esos cuatro pacientes y estamos aguardando los resultados de los estudios. Los casos de muertes confirmadas por infección por coronavirus no se enviarán al Servicio de Verificación de Óbito [SVO]”, dijo Rossi. Después de una semana, el 24 de marzo, el estado ya registraba 40 casos de muertes confirmadas por COVID-19.

 

Un avance en la comprensión de la enfermedad

De acuerdo con Saldiva, la extracción de muestras de tejidos de pacientes cuya muerte fue provocada por COVID-19 en São Paulo mediante el empleo de estas técnicas de autopsia mínimamente invasiva permite expandir el conocimiento sobre la biología de la enfermedad. “La idea es crear también un biorrepositorio de tejidos que pueda emplearse para investigaciones orientadas a entender los mecanismos de la infección y perfeccionar el diagnóstico”, añadió.

Estas mismas técnicas se aplicaron en la realización de autopsias de casos de muertes por fiebre amarilla en São Paulo en el año 2018. Los investigadores realizaron más de 60 autopsias de casos sospechosos de muerte por fiebre amarilla en São Paulo durante dicho año.

Estas mismas técnicas se aplicaron en la realización de autopsias de casos de muertes por fiebre amarilla en São Paulo en el año 2018

“Contamos con la mayor serie de casos de autopsias de pacientes muertos por fiebre amarilla en un área urbana en el mundo”, afirmó Saldiva. Durante el brote de fiebre amarilla, en 2018, los investigadores también validaron el uso de estas técnicas para el control epidemiológico.

Con un aparato de ecografía portátil adquirido con recursos de la FAPESP, que posee el tamaño de una tablet y que es utilizado por el Ejército de Estados Unidos en los campos de batalla, los investigadores fueron hasta los lugares con registros de muertes atribuidas a la fiebre amarilla para obtener imágenes de órganos de cadáveres y extraer pequeñas muestras de tejidos, a los efectos de confirmar el diagnóstico en laboratorio antes incluso del retiro de los cuerpos.

“La utilización de estas técnicas en casos de enfermedades de alta contagiosidad como el COVID-19 permite obtener material de investigación sin poner en riesgo a los profesionales de la salud. Asimismo, no requiere de una inversión en una estructura de sala de autopsias con alto nivel de seguridad”, dijo Saldiva.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí