COVID-19: seguridad en el deporte

Es imprescindible reformular las competiciones para poder volver a competir con unas mínimas garantías / UAH

Luis Cereijo: ‘debemos mantener las medidas de seguridad en el deporte’

 

Luis Cereijo Tejedor, investigador del Grupo de Salud Pública y Epidemiología y profesor del grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UAH, da las claves en el proceso de reactivación de las competiciones deportivas después del confinamiento producido por la pandemia del coronavirus.

 

Fuente: Universidad de Alcalá

¿Qué supone el regreso de las competiciones deportivas después de la crisis del coronavirus? ¿Qué aconsejas para desarrollar este proceso como epidemiólogo?

Es importante tener en cuenta que la crisis sanitaria sigue vigente. Si bien hemos conseguido reducir los contagios y fallecimientos de forma significativa, se ha logrado con un duro confinamiento de la población y un esfuerzo desmedido de nuestro sistema sanitario. Esto hace que la eventual vuelta de las competiciones deportivas sea una decisión que no está libre de riesgo. Es esencial que esta, como otras decisiones, se enmarquen en la estrategia del Estado en la lucha contra la pandemia, bajo criterios centrados en proteger la salud de la población.

¿Qué deportes y competiciones consideras que tienen un regreso más difícil después de la pandemia? ¿Cuáles pueden realizar un regreso de una manera sencilla?

Los deportes de cooperación-oposición conllevan un mayor riesgo durante el desarrollo del juego. El contacto físico es constante e inevitable sin variar la naturaleza del juego

Los deportes de cooperación-oposición conllevan un mayor riesgo durante el desarrollo del juego. El contacto físico es constante e inevitable sin variar la naturaleza del juego. Si bien los deportes individuales que no comparten espacio de juego (por ejemplo, el tenis individual) tienen un menor riesgo durante el transcurso del partido, no existe ninguna modalidad deportiva libre de riesgo.

No hablamos de partidos aislados, sino del desarrollo de una competición. El aumento de potenciales contactos supone un aumento del riesgo de contagio, y ese riesgo no es solo para los deportistas, sino para todo el conjunto de trabajadores y trabajadoras que supervisan y garantizan el desarrollo de una competición.

En un evento deportivo, el público es una parte imprescindible. ¿Qué cree que ocurrirá con la audiencia en espectáculos deportivos?

La presencia de público en eventos deportivos deberá estar supeditado a la evolución de la pandemia y a los controles establecidos por el Ministerio de Sanidad. Es importante no olvidar que seguimos compartiendo nuestro día a día con el virus, y eso implica que se deban mantener medidas de restricción y distanciamiento social para evitar un nuevo pico de contagio que pueda saturar nuestros sistemas sanitarios. No parece adecuado aún la vuelta a grandes públicos en eventos deportivos.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaraba hace unos días que las competiciones deportivas regresan el día 9 de junio. ¿Qué impresiones te ha generado esta decisión? ¿Consideras que existen unos deportes o competiciones mejor preparados que otros?

No parece adecuado aún la vuelta a grandes públicos en eventos deportivos

Por desgracia esta situación va a poner en relieve las desigualdades propias que existen entre modalidades deportivas. El desarrollo de las competiciones en el marco de la pandemia conlleva la implementación de una serie de medidas de prevención que traen aparejadas un alto coste económico. Esta adaptación solo podrán permitírsela ciertas competiciones, por lo que el regreso a la competición no estará marcado por criterios epidemiológicos, sino por criterios económicos. Algo que siempre es negativo.

¿Qué protocolos piensas que son necesarios para el regreso de las competiciones?

Este es un asunto bastante complicado. Primero, es importante señalar que, hoy por hoy, no existe ningún protocolo que pueda garantizar la seguridad de los participantes. Todo protocolo trata de reducir el riesgo de contagio, pero no puede impedirlo por completo. Partiendo de esta premisa, se debe buscar la forma de mantener, en la medida de lo posible, las medidas de distanciamiento social y profilaxis que las Administraciones están recomendando.

Sin embargo, no es difícil pensar en lo altamente complicado que es en modalidades deportivas donde, no solo hay un contacto físico constante, sino que se comparte implemento, como el balón de juego.

Asimismo, la política de tests debe estar supeditada a la estrategia del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y demás Administraciones sanitarias. La salud pública de la población debe seguir siendo la prioridad en todos los campos. Y todo esto toma una mayor complejidad cuando hablamos de competiciones deportivas trasnacionales, ya que entran en juego diferentes gobiernos, diferentes evoluciones de la pandemia, etc. No es algo fácil

En relación a la seguridad en competiciones deportivas, ¿Será algo habitual durante los próximos meses?

Vamos a abordar una temporada 2020-21 que podrá tener eventuales nuevos confinamientos intermitentes

Sin ninguna duda. Las autoridades federativas deben asumir que esta situación se alargará durante el próximo año. Vamos a abordar una temporada 2020-21 que podrá tener eventuales nuevos confinamientos intermitentes. Esta situación es incompatible con el actual marco competitivo, en el que algunos deportes tienen ya un calendario muy sobrecargado.

Es imprescindible reformular las competiciones para poder volver a competir con unas mínimas garantías. El calendario competitivo debe tener mecanismos para afrontar paralizaciones eventuales de la competición, o brotes de contagios en algunos equipos. Hasta que no tengamos, no solo una vacuna, sino un plan de vacunación implementado en la población, la situación seguirá siendo incierta.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí