Aunque solo se mueven en la dirección que les llevan las corrientes, las medusas tienen una repercusión directa sobre la actividad humana. Pican a bañistas, obstruyen conductos de entrada a centrales energéticas y dificultan incluso a pescadores.

Aumenta la población de medusas en los ecosistemas costeros

.

Un estudio pionero sobre la abundancia de medusas demuestra que el número de éstas está aumentando en muchos de los grandes ecosistemas marinos de todo el mundo, como son las cuencas fluviales y los estuarios, los límites exteriores de las plataformas continentales y las corrientes costeras.

En este estudio británico-canadiense, publicado en la revista Hydrobiologia, se analizaron varias especies de medusas en 45 de los 66 grandes ecosistemas marinos y se descubrió un incremento de estos seres en el Mediterráneo, Mar Negro, Asia oriental, noreste de la plataforma continental de Estados Unidos y la Antártida.

Científicos de la Universidad de British Columbia (Canadá) y la Universidad de East Anglia (Reino Unido) estratificaron los datos por grandes ecosistemas marinos para investigar y comparar los cambios en las poblaciones de medusas.

Imagen: Wikipedia.

Según explica el doctorando de la Universidad de British Columbia y autor principal, Lucas Brotz, «ha habido algunas pruebas anecdóticas sobre un aumento de la población de medusas en las últimas décadas, aunque hasta ahora no existía un estudio mundial que reuniera todos los datos existentes. Nuestro estudio viene a confirmar científicamente estas observaciones después de analizar la información disponible sobre más de 138 poblaciones diferentes de medusas de todo el mundo, desde 1950 hasta la actualidad.»

Aunque solo se mueven en la dirección que les llevan las corrientes, las medusas tienen una repercusión directa sobre la actividad humana. Pican a bañistas, obstruyen conductos de entrada a centrales energéticas y dificultan incluso a pescadores. Pero hay que recordar que algunas especies de medusas constituyen una fuente de alimento en varias partes del mundo.

«Mediante la combinación de los datos científicos publicados con otros todavía por publicar, y demás observaciones, logramos completar un estudio realmente mundial y ofrecer las mejores pruebas científicas existentes acerca de un fenómeno que ha suscitado un amplio debate», afirma Daniel Pauly, profesor en la Universidad de British Columbia y uno de los autores del estudio. «También hemos podido observar que los lugares donde se aprecia un número creciente de medusas son a menudo áreas con un severo impacto humano, a través de la contaminación, la sobrepesca y las aguas templadas.»

Según el profesor Pauly, el incremento de la actividad humana en los hábitats marinos puede haber contribuido al aumento de registros anecdóticos sobre la abundancia de medusas. El estudio referido ofrece a los investigadores una sólida base de referencia para otros en el futuro.

Los resultados identificaron también un descenso del 7 % en la abundancia de medusas en las regiones costeras. El equipo no observó además ninguna tendencia patente en el resto de los ecosistemas marinos.

Según los autores, «el estudio representa la primera muestra de rigor de que las poblaciones de medusas, al parecer, van en aumento en los ecosistemas costeros de todo el mundo, como ya se creía anteriormente. De los 45 grandes ecosistemas marinos incluidos en nuestro análisis, 28 (62 %) mostraban una tendencia al aumento, mientras que solo 3 (7 %) mostraban tendencia a la disminución. Los catorce grandes ecosistemas marinos restantes (31 %) se clasificaron como estables/variables, sin ninguna tendencia clara. Los resultados apuntan a que si bien el aumento en las poblaciones de medusas no es universal, estas son numerosas y extensas.»

Los investigadores creen que es importante llegar a conocer mejor las poblaciones de medusas, sobre todo porque «parecen ser uno de los pocos grupos de organismos que se pueden beneficiar de los continuos impactos antropogénicos que se producen sobre la biosfera mundial».

Share