Se calcula que el tráfico en las infraestructuras europeas existentes aumenta a un ritmo del 40 % anual. Ello implica que en cuanto se pone a disposición más ancho de banda éste se utiliza casi inmediatamente.

Internet podría alcanzar una velocidad diez veces mayor en el futuro

.

A estas alturas la conexión a Internet se da por hecha, hasta tal punto que se ha convertido en un aspecto indispensable de la vida diaria. Cabe no obstante preguntarse si en realidad esta conexión ilimitada posee fecha de caducidad.

Los investigadores del proyecto CELTIC-Plus «100GET» («Tecnologías de transporte de Ethernet Carrier-Grade a 100 Gbits por segundo»), perteneciente al clúster de telecomunicaciones EUREKA, opinan que sí y por ello trabajan para dar con los avances necesarios para suplir la demanda creciente de ancho de banda con soluciones que van más allá de la instalación de cable de fibra óptica adicional.

EUREKA es una plataforma de empresarios dedicados a la investigación y el desarrollo (I+D) en Europa y está compuesta por 39 socios entre los que se encuentra la Comisión Europea. Los clústeres de EUREKA son asociaciones público-privadas estratégicas a largo plazo cuyo objetivo es desarrollar tecnologías genéricas de importancia clave para la competitividad europea. Muchas empresas europeas de primera línea participan en clústeres EUREKA.

Organizaciones de investigación y empresas de toda Europa formaron un consorcio para desarrollar un proyecto financiado con 65 millones de euros, parte de los cuales procedieron de las propias empresas y parte de subvenciones nacionales.

Este equipo logró ampliar la capacidad de comunicación desde los 10 Gigabit Ethernet (GbE) hasta los 100 GbE, un objetivo mucho mayor que los 40 GbE inicialmente propuestos. El equipo se dedicó a la transferencia de datos y los aspectos relacionados con la red y descubrió mecanismos eficientes que garantizan que la capacidad de ancho de banda de Internet puede aumentarse enormemente.

El Dr. Kurt Loesch de Alcatel-Lucent Deutschland (Alemania) comentó sobre el inesperado éxito del proyecto: «Alcanzar los 100GbE partiendo de la infraestructura de 10GbE instalada suponía un listón elevado. Al principio del proyecto nadie sabía siquiera si sería posible. Nuestro objetivo se planteó en los 40 GbE e incluso dicha cifra nos parecía difícil. Nos fijamos límites: en esencia, sólo podríamos cambiar transmisores y receptores, nada más entre ellos.»

.


Agenda Digital de la Comisión Europea

Los resultados de esta investigación contribuyen a los objetivos de la Agenda Digital de la Comisión Europea. Para alcanzarlos será necesario que aumente todavía más la adopción de las tecnologías de Internet en Europa, según el equipo de 100GET.
Se calcula que el tráfico en las infraestructuras europeas existentes aumenta a un ritmo del 40 % anual. Ello implica que en cuanto se pone a disposición más ancho de banda éste se utiliza casi inmediatamente. Un factor importante en este volumen de consumo es el uso tan extendido de vídeo a la carta y servicios de distribución de fotografías.

El Dr. Rainer H. Derksen, investigador sénior de Nokia Siemens Networks, uno de los socios principales del proyecto 100GET, comentó: «El mero aumento de la cantidad de fibra óptica no bastará para cubrir el crecimiento actual de tráfico en Internet. Había que dar con soluciones que nos permitieran utilizar el ancho de banda de la fibra óptica disponible con mayor eficiencia.»

El vertiginoso aumento del tráfico de datos en los últimos años implica que la demanda de tecnología capaz de abastecer el ancho de banda superior necesario sirviéndose de la misma infraestructura se rige por la capacidad y no por el coste. Esta demanda implica que aunque las ventas potenciales son bajas el precio es alto. El Dr. Derksen hizo un comentario al respecto de este fenómeno: «Si necesitas capacidad la compras en cuanto la tecnología sale al mercado.»

Este tipo de investigación es esencial y reduce enormemente el riesgo de que se produzca un corte en el servicio de Internet que provoque trastornos económicos y sociales.