Crisis de Suez

Tropas y vehículos egipcios en Puerto Saíd / Wikimedia

Tal día como hoy… 29 de octubre de 1956 se producía la crisis de Suez

 

El 29 de octubre de 1956, el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser anunciaba la nacionalización del Canal de Suez. Este hecho provocó la segunda guerra árabe-israelí, con Francia y Gran Bretaña del lado israelí, interviniendo con más de 80.000 hombres y 100 buques de guerra.

 

CV / La construcción del Canal de Suez había sido financiada por Egipto y Francia, según el proyecto del ingeniero francés Ferdinand de Lesseps. Su inauguración en 1869 disminuyó significativamente el tiempo de navegación de las rutas entre Europa y Extremo Oriente. Gran Bretaña, que al principio se había mantenido al margen, pronto vio su importancia estratégica por el ahorro de tiempo que representaba en sus comunicaciones con la más importante de sus colonias orientales, la India.

La construcción del Canal de Suez había sido financiada por Egipto y Francia, según el proyecto del ingeniero francés Ferdinand de Lesseps

La titularidad del Canal de Suez estaba inicialmente compartida por Francia y Egipto, que habían costeado la construcción, pero al entrar Egipto en bancarrota, precisamente debido a los costes del canal, Gran Bretaña aprovechó la situación para adquirir la participación egipcia en su totalidad, quedando desde entonces en manos de Francia y Gran Bretaña, las dos potencias coloniales por excelencia. Esta situación se mantuvo así hasta 1956, es decir, durante casi un siglo y dos guerras mundiales.

En 1952, el militar egipcio Gamal Abdel Nasser encabezó un golpe de estado que acabó con la monarquía del rey Faruq I, implantó la república e inició una política de distanciamiento de las potencias occidentales, que entendía que eran culpables de la creación del estado de Israel. Nasser optó también una política que se denominó el «socialismo árabe», consistente en nacionalizaciones y grandes proyectos de desarrollo, cuya obra más importante era la presa de Assuán en el río Nilo. Al significarse como un activo representante anticolonialistas, Gran Bretaña y Francia decidieron retirarle la financiación que habían prometido para la construcción de la presa. Entonces Nasser decidió nacionalizar el Canal de Suez, enfrentándose abiertamente con Francia y Gran Bretaña.

Nasser prestaba ayuda financiera a las guerrillas árabes que luchaban contra Israel y mantenía el bloqueo del estrecho de Tirán, que impedía el comercio israelí hacia oriente

En otro orden de cosas, Nasser prestaba ayuda financiera a las guerrillas árabes que luchaban contra Israel y mantenía el bloqueo del estrecho de Tirán, que impedía el comercio israelí hacia oriente. Así las cosas, Inglaterra y Francia concertaron entonces un acuerdo con Israel para recuperar el control del canal. Israel invadiría por sorpresa la península del Sinaí –que era territorio egipcio- y avanzaría Port Said. A su vez, Inglaterra y Francia se ofrecerían como mediadores y, si Nasser se negaba, ocuparían el Canal de Suez por la fuerza.

La primera parte del plan funcionó tal como se había previsto. Israel invadió el Sinaí desbaratando la resistencia egipcia, y avanzó hacia el oeste, deteniéndose a pocos kilómetros del Canal de Suez. Francia y Gran Bretaña se ofrecieron como mediadores y Nasser, como era de esperar, rechazó el «ofrecimiento». Con una fuerza conjunta de paracaidistas arropados por una poderosa flota de guerra y aviación, los franco-británicos tomaron Port-Said y recuperaron el control del canal. Nasser respondió hundiendo varios barcos que intentaron cruzarlo y, en respuesta, Fue bombardeado desde las bases de Malta y Chipre.

Los paracaidistas ingleses y franceses evacuaron el Canal de Suez, a la vez que los israelíes hicieron lo propio con el Sinaí

Pero ni franceses ni británicos habían previsto que ya no estaban en el siglo XIX, y que los que mandaban en el mundo en 1956 no eran ellos, sino los EEUU y la URSS. Ambos, curiosamente de acuerdo en este caso, forzaron una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía la retirada franco-británica del Canal de Suez, y de Israel del Sinaí; resolución que fue vetada, lógicamente, por Francia y Gran Bretaña. Entonces, los EEUU amenazaron a Francia, Inglaterra e Israel con sanciones económicas; la URSS, por su parte, amenazó con la intervención militar directa. Al final, soviéticos y norteamericanos lanzaron ultimátum… Los paracaidistas ingleses y franceses evacuaron el Canal de Suez, a la vez que los israelíes hicieron lo propio con el Sinaí. Nasser, a cambio, se comprometió a desbloquear el estrecho de Tirán. En total, el conflicto había durado 9 días.

Las consecuencias fueron distintas según el caso. Francia e Inglaterra entendieron quiénes mandaban de verdad en el nuevo orden mundial y desistieron de emprender acciones unilaterales sin permiso previo de la «autoridad competente». Nasser, con el Canal de Suez nacionalizado, vendió el conflicto como una victoria y abrió el país a los soviéticos, que construyeron la presa de Assuán. Israel comprendió, a su vez, que necesitaba un aliado de más envergadura que Francia o Gran Bretaña… La situación quedó en precario, y una de sus consecuencias fue la Guerra de los Seis Días, once años después.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí