Se da, por tanto, un conflicto entre la información auditiva y la visual. / UPF

Las incongruencias audiovisuales inducen a un aumento de las ondas cerebrales Theta

.

La ilusión de McGurk es un fenómeno perceptivo que ha sido muy utilizado como modelo para ilustrar la integración entre la vista y el oído en la percepción humana. Este efecto sucede, por ejemplo, cuando vemos una persona que habla y el movimiento de los labios no se corresponde con lo que escuchamos, como en las películas dobladas. Entonces se dice que los ojos engañan al oído porque el estímulo visual es capaz de recrear sonidos en nuestros oídos que nunca han sido producidos. Se da, por tanto, un conflicto entre la información auditiva y la visual.

.

UPF / Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra proponen que la ilusión de McGurk surge como resultado de la tendencia que tiene el cerebro de resolver el conflicto perceptivo.

Los investigadores proponen que la ilusión de McGurk surge como resultado de la tendencia que tiene el cerebro de resolver el conflicto perceptivo

Este trabajo parte de la hipótesis de que los estímulos de McGurk, y en general cualquier incongruencia en los estímulos audiovisuales, involucran respuestas cerebrales de conflicto. Los casos más generales de incongruencia han sido en su mayoría relacionados con un conflicto entre acción y percepción. Por ejemplo el efecto Stroop, empleado como test diagnóstico del déficit de atención con hiperactividad o TDAH, y que tiene que ver con la interferencia que se produce cuando el individuo debe indicar el color de la tinta en que está escrita una palabra y que no coincide con su significado (por ejemplo: palabra “verde”, escrita en tinta roja).

El estudio ha sido liderado por Salvador Soto Faraco, investigador ICREA del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) y jefe del Multisensory Research Group (MRG) del Centro de Cognición y Cerebro (CBC) de la UPF, publicado conjuntamente con Luis Morís Fernández y Mireia Torralba, miembros de su equipo, en el European Journal of Neuroscience.

.

Para contrastar la hipótesis de salida, los investigadores se han fijado en las variaciones de las ondas cerebrales del tipo Theta (fluctuaciones periódicas alrededor de 6Hz), un marcador bien conocido para la respuesta cerebral al conflicto, en diecisiete individuos participantes en un estudio mediante el uso de electroencefalogramas. Las ondas Theta relacionadas con conflicto provienen de áreas frontales del cerebro, relacionadas con el control ejecutivo.

En este mismo trabajo se ha demostrado que esta respuesta al conflicto es similar a la provocada por conflicto acción-percepción producido

Los resultados del estudio muestran que la percepción de los estímulos audiovisuales McGurk, del mismo modo que, en general, las incongruencias audiovisuales, inducen un aumento en la actividad del cerebro en la banda electrofisiológica correspondiente a las ondas Theta. Además, en este mismo trabajo se ha demostrado que esta respuesta al conflicto es similar a la provocada por conflicto acción-percepción producido, como se ha comprobado en los mismos diecisiete individuos participantes en este estudio, utilizando el efecto Stroop.

De los resultados obtenidos se desprende que la resolución de conflictos perceptivos, como el producido por la ilusión de McGurk, implica el mismo tipo de mecanismos que otros tipos de conflicto perceptivo en el cerebro y por lo tanto, los autores proponen tener en cuenta este fenómeno para el estudio de la integración multisensorial de la percepción humana, lo cual no se ha hecho hasta ahora.

.

Referencia bibliográfica: 
Luis Morís Fernández, Mireia Torralba, Salvador Soto-Faraco (2017), Theta oscilaciones reflect conflict processing in the perception of the McGurk ilusión“, Eur J Neurosci, doi: 10.1111 / ejn.13804.
Share