Científicos destapan un caso de mala praxis en investigación biomédica

.

Lucas Carey, investigador del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (CEXS), conjuntamente con Guillaume Filion, investigador del Centro de Regulación Genómica (CRG), haciendo una búsqueda bibliográfica sobre los temas científicos más mencionados en la investigación biomédica, descubrieron una colección de artículos científicos que, como ellos mismos describen, eran ” inquietamente similares”. Han trabajado con 1.980.000 resúmenes de artículos publicados desde 2012, la base de datos PubMed.

.

UPF / En los resultados de su búsqueda, Carey y Filion, se dieron cuenta de que una de las palabras clave más repetida era “CISCOM”, que es la base de datos de literatura médica del Research Council for Complementary Medicine, una base de datos que está disponible desde el 1995, que solía estar mencionada en dos o tres artículos por año y que, sorprendentemente, a partir de febrero de 2014, el número de citas se empezó a disparar.

Buscando el porqué de este incremento repentino, Carey y Filion vieron que ello se debía a la publicación de treinta y dos trabajos de metaanálisis (un tipo de análisis en el que se tienen en cuenta conjuntamente los resultados de diferentes trabajos sobre un mismo objeto de estudio), hechos por veintidós ocho grupos de investigación chinos que, aparentemente, no guardaban ninguna relación entre sí y que estaban ubicados en diferentes ciudades.

Carey y Filion han llegado a la conclusión de que, muy probablemente, un mismo autor escribió todos los metaanálisis CISCOM

Correspondían a trabajos que versaban sobre enfermedades comunes como Crohn, enfermedades coronarias, cáncer, etc, pero que una vez analizados y comparados con detenimiento tenían la misma estructura, estética, orden y valores.

Carey y Filion han llegado a la conclusión de que, muy probablemente, un mismo autor escribió todos los metaanálisis CISCOM. Haciendo más averiguaciones, los investigadores han podido constatar que en China, como en otros países,  existen empresas que se dedican profesionalmente a hacer este tipo de estudio.

Los autores afirman que ” esta investigación puede ser sólo la punta del iceberg”, y que aunque no quieren descalificar el trabajo científico de sus colegas chinos, este hecho cuestiona las buenas prácticas científicas. Una mala praxis de la que “tanto los autores como los editores que los publican, son responsables”, han añadido.

De este trabajo, que Guillaume Filion ha hecho público en su blog personal, se hace eco la revista, ScienceInsider, del 14 de octubre de 2014.

.

Trabajos de referencia:

Guillaume Filion (2014), “A floury of copycats on PubMed”, [ Blog], 4 d’octubre.

Mara Hvistendahl  (2014), “Copycat papers flag continuing headache in China”, ScienceInsider, 14 d’octubre.

Share