Cultivos más productivos

Ayudarán a los fitomejoradores a aumentar la productividad del trigo / Wikipedia

Marcadores genéticos para extraer más productividad de los cultivos

.

Un proyecto financiado por la Unión Europea ha desarrollado marcadores moleculares nuevos que permitirán a los fitomejoradores especializados en el trigo seleccionar con precisión el acervo genético más productivo.

.

Cordis / Los marcadores nuevos, generados en el proyecto financiado con fondos europeos ADAPTAWHEAT, se desarrollaron tras cuatro años de investigación dedicada a los genes que controlan el momento de la floración en el trigo. Este trabajo ofreció al equipo al cargo del proyecto la oportunidad de identificar ciertos rasgos fundamentales que ayudarán a los fitomejoradores a aumentar la productividad de este cereal.

Los resultados también servirán para abordar algunas de las preocupaciones más acuciantes de la cadena de suministro de alimentos a nivel mundial

Gracias al proyecto se ha puesto también a disposición de estos profesionales un conjunto nuevo de capacidades y conocimientos con los que seleccionar ciertos rasgos fisiológicos y conjuntos de datos nuevos con los que predecir el éxito y las limitaciones posibles de distintos métodos. Tres pymes participantes en el proyecto aprovecharán ahora las herramientas desarrolladas para obtener los resultados que se esperan del proyecto.

El trigo es un producto alimenticio de una importancia crucial. La producción mundial de este cereal en 2013 se elevó a los setecientos trece millones de toneladas, cifra que lo sitúa en la tercera posición de los cereales más cultivados tras el maíz y el arroz. A escala mundial, el trigo es la primera fuente de proteína vegetal para los humanos, su contenido proteico es mayor al de otros cereales y sólo le supera el arroz en tonelaje total de producción entre los cultivos destinados al consumo humano.

Los resultados de este proyecto abren por tanto nuevas vías de comercialización para que los fitomejoradores del trigo aumenten los ingresos de los agricultores al impulsar la rentabilidad de sus cultivos. También servirán para abordar algunas de las preocupaciones más acuciantes de la cadena de suministro de alimentos a nivel mundial.

Por ejemplo, se calcula que entre 2009 y 2050 la población mundial crecerá más de un tercio, esto es, en 2 300 millones de personas. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), esto implica que para alimentar a una población mundial de 9 100 millones de personas será necesario aumentar la producción de alimentos en un 70 % antes de 2050. Es más, la demanda de cereales, tanto para consumo humano como para piensos, podría alcanzar los 3 000 millones de toneladas para 2050, desde los cerca de 2 100 millones de toneladas actuales.

En este contexto resulta prioritario que el sector agrario y los responsables políticos trabajen para aumentar la eficacia de la agricultura (en concreto en cuanto a los cereales).

[blocktext align=”left”]El proyecto empezó con un análisis de los genes que rigen la floración de más de mil líneas de trigo diferentes  

El proyecto ADAPTAWHEAT ayudará a estos dos grupos y a los fitomejoradores a determinar modos de mejorar la sostenibilidad y la eficacia de los cultivos y, del mismo modo, a garantizar la seguridad alimentaria mundial.

El cambio climático supone otro problema acuciante adicional. Si se reduce la productividad de la tierra de cultivo en algunas zonas del planeta, sobre todo en los países en vías de desarrollo, la producción también se verá mermada, planteándose así, si no se adoptan medidas, la posibilidad de que se cree una escasez de trigo a nivel mundial.

El proyecto ADAPTAWHEAT empezó con un análisis de los genes que rigen la floración de más de mil líneas de trigo diferentes y recopiló información sobre las características físicas que se manifiestan en cada una de dichas líneas. A continuación se crearon métodos de laboratorio con los que realizar un seguimiento de la expresión de genes clave en el periodo de floración y de este modo identificar características prometedoras.

Los responsables de ADAPTAWHEAT también se propusieron descubrir el modo exacto mediante el que ciertos genes están condicionados por el entorno. Se cultivaron distintos linajes de trigo en varias zonas de Europa y sus alrededores con el fin de mostrar maneras de aprovechar las variaciones genéticas relacionadas con el momento de la floración para mitigar los efectos del cambio climático.

El proyecto ADAPTAWHEAT, financiado por la UE con cerca de 3 millones de euros, concluyó oficialmente a finales de diciembre de 2015.

.

Fuente:

Basado en información del proyecto

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí