D-Brane’ se impone en el célebre juego de estrategia y negociación

Tablero del juego Diplomacy en versión electrónica / Wikipedia

Un programa informático del CSIC, campeón ‘olímpico’ de Diplomacy

.

El programa D-Brane, desarrollado en el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC por el investigador Dave de Jonge, se ha alzado con el primer premio del Computer Diplomacy Challenge en la olimpiada de la Asociación Internacional de Juegos de Ordenador.

.

CSIC / En esta competición los contendientes son programas informáticos que deben demostrar sus habilidades en 25 juegos, desde el clásico ajedrez hasta el Shogi o Diplomacy. Este último es un juego de mesa para siete participantes, cada uno de ellos representando a una de las grandes potencias europeas en 1900. El objetivo es conquistar Europa a través de ejércitos pero también negociando con otros jugadores y estableciendo alianzas.

El objetivo es conquistar Europa a través de ejércitos pero también negociando con otros jugadores y estableciendo alianzas

El programa ganador, D-Brane, fue el que derrotó más veces a los otros contendientes. “D-Brane es un agente”, explica su creador Dave de Jonge. “En el caso de Computer Diplomacy, cada jugador es un agente. Jugábamos tres participantes, cada uno había hecho un agente, y en cada partida jugaban dos copias del agente de cada participante. El séptimo jugador era un ‘random bot’, un agente que juega al azar”. D-Brane, que competía contra los programas Dip-Blue, desarrollado en Portugal, y SuperBot, diseñado en los Países Bajos, se alzó con el premio tras ganar 39 de las 52 partidas.

Lo interesante es que se trata de un juego que no es solo estratégico sino también psicológico, para el que hay que tener habilidades sociales y de negociación. “Para jugar a Diplomacy, el ordenador ha de aprender a pensar más como en un humano y menos como un ordenador”, afirma de Jonge.

Según explica Ramon López de Mantaras, director del IIIA, Diplomacy es mucho más difícil para un ordenador que la gran mayoría de juegos, incluido el ajedrez. Precisamente por esta dificultad, “hasta ahora Diplomacy no formaba parte de las olimpiadas de juegos de ordenador”, señala. “Haber ganado la primera edición de este campeonato de Diplomacy es un hito histórico”, añade.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí