Dalton Trumbo y la «caza de brujas» en los Estados Unidos

Trumbo con su esposa Cleo en una audiencia ante el Comité de Actividades Antiamericanas, 1947. / Wikimedia

El 10 de septiembre de 1976 fallecía en Los Ángeles Dalton Trumbo, a los 70 años de edad, como consecuencia de un ataque al corazón. Siendo unos de los guionistas cinematográficos más afamados del momento, se negó en 1947 a declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas, presidido por el senador Joseph R. McCarthy, lo que supuso su inclusión en la lista negra y la condena al ostracismo, personal y profesional. Durante estos años, tuvo que trabajar clandestinamente, firmando sus trabajos y colaboraciones con seudónimo.

 

CV / Se conoce como «caza de brujas» o «macartismo» la campaña emprendida en los Estados Unidos por el citado senador, con el objetivo de detectar y combatir las supuestas infiltraciones comunistas en la sociedad estadounidense, en particular entre los ambientes intelectuales y, muy concretamente, en la industria cinematográfica de Hollywood.

Nacido en 1905 en Montrose (Colorado, EEUU), Dalton Trumbo estudió en las Universidades de Colorado y California. Se inició profesionalmente en la revista Vogue y obtuvo en 1939 el National Book Award por su novela ‘Johnny got his gun’ –Jonhy cogió su fusil, adaptada luego al cine con el mismo nombre-. Desde 1937 inició su colaboración con el mundo del cine, especializándose como guionista y convirtiéndose en uno de los más cotizados a lo largo de la década de los cuarenta.

El modelo de la «caza de brujas» se organizó en torno a la delación por parte de los propios compañeros, y la simple acusación de «comunista»

El modelo de la «caza de brujas» se organizó en torno a la delación por parte de los propios compañeros, y la simple acusación de «comunista» o de veleidades procomunistas suponía la citación y la obligación de comparecencia. Muchos actores, entre los que destacan Ronald Reagan -posteriormente presidente de los EEUU- y Robert Taylor, se apuntaron entusiásticamente a la campaña. Otros colaboraron para salvar su trabajo. Un tercer grupo, finalmente, se negó a participar, entre ellos, los diez de Hollywood, entre los que se encontraba Dalton Trumbo: la primera lista negra de la  historia del cine.

Tras ser acusado de comunista por el Comité de Actividades Antiamericanas y negarse a declarar, Dalton Trumbo fue encarcelado durante once meses, tras los cuales se exilió a México. Desde allí participó con seudónimo escribiendo los guiones de películas como ‘Vacaciones en Roma’ (1953) o ‘El Bravo’ (1956), que obtuvieron el Óscar al mejor guion sin que Trumbo figurara en los títulos de crédito ni pudiera pisar la alfombra de la Academia del Cine para recoger los premios: estaba en la lista negra.

A finales de los cincuenta, con el macartismo cada vez más desprestigiado y contestado por la opinión pública, Trumbo escribió el guion de la película ‘Espartaco’ (1960), y Kirk Douglas impuso que el autor apareciera públicamente en los créditos

A finales de los cincuenta, con el macartismo cada vez más desprestigiado y contestado por la opinión pública, Trumbo escribió el guion de la película ‘Espartaco’ (1960), y Kirk Douglas impuso que el autor apareciera públicamente en los créditos. Los tiempos estaban cambiando y un nuevo presidente accedía a la Casa Blanca: John F. Kennedy. Fue su reaparición tras más de 10 años de ostracismo. Espartaco obtuvo cuatro premios Óscar. Ya totalmente rehabilitado, sus últimas participaciones fueron las adaptaciones cinematográficas, en 1971 de su propia novela ‘Johnny cogió su fusil’ –que también dirigió-, y en 1973 de la ‘Papillon’. Cuando murió, en 1976, dejó inconclusa una novela: ‘La noche del uro’, que se publicó póstumamente.

Su hijo Christopher Trumbo –también guionista- encabezó el homenaje a su figura en la película/documental ‘Trumbo: la lista negra de Hollywood’ (2015), dirigida por Peter Askin y con la participación de celebridades como Michael Douglas, Dustin Hoffman, Donald Sutherland, Liam Neeson…

Quizás, después de todo, sea Orson Welles quien supo dictaminar la parte más escabrosa y sórdida del periodo de la caza de brujas: “lo malo de la izquierda americana es que traicionó para salvar sus piscinas. Somos pocos quienes no hemos traicionado nuestra postura, los que no hemos dado nombres de otras personas”.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 6 de septiembre de 1885

Fallecía en San Martí de Provensals –hoy perteneciente al municipio de Barcelona- Narcís Monturiol (n. 1819), inventor del primer submarino tripulado con motor de combustión.

Martes, 7 de septiembre de 1859

En el palacio de Westminster, sede del Parlamento británico, entraba en funcionamientos por primera vez el Big Ben, hoy símbolo de la ciudad de Londres.

Miércoles, 8 de septiembre de 1645

Fallecía en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), Francisco de Quevedo (n. 1580), una de las grandes figuras literarias del siglo de oro español.

Jueves, 9 de septiembre de 1828

En la localidad rusa de Yásnaia Polania –hoy perteneciente a Polonia-, nacía el escritor ruso León Tolstoi.

Viernes, 10 de septiembre de 1976

Fallecía en Los Ángeles (EEUU) el novelista y cinematográfico Dalton Trumbo (n. 1905). Fue una de las víctimas más conocidas del periodo de la caza de brujas desencadenada en los Estados Unidos por el senador McCarthy. Durante años, se vio obligado a firmar con seudónimo.

Sábado, 11 de septiembre de 2001

Se producen en Nueva York los atentados terroristas conocidos como el 11-S. Dos aviones de pasajeros secuestrados por terroristas islámicos de Al Qaeda. Dos de ellos se estrellaron contra los Torres Gemelas del World Trade Center, un tercero contra el Pentágono y un cuarto fue al parecer abatido mientras se dirigía a Camp David –residencia de verano del presidente de los EEUU-. El total de víctimas se cifra en 2996 muertos –incluidos los 19 terroristas-, 24 desaparecidos y más de 25000 heridos de diversa consideración.

Domingo, 12 de septiembre de 490 a.C.

Tenía lugar en Grecia la batalla de Maratón, en el marco de la I Guerra Médica entre las ciudades griegas y el imperio persa. Se enfrentaron unos 10000 atenientes a 100000 persas. Los griegos resultaron victoriosos y los persas tuvieron que renunciar a la invasión de Grecia. Los griegos fueron dirigidos por el «estratego» ateniense Milcíades, cuyo supuesto casco se conserva en el museo arqueológico de Olimpia, que Milcíades habría donado posteriormente al Templo de Zeus en agradecimiento por la victoria.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí