De Nueva Ámsterdam a Nueva York

New Amsterdam (New York City) en 1671 / Wikimedia

Tal día como hoy…12 de junio de 1665 la ciudad de Nueva Ámsterdam pasaba a llamarse Nueva York

 

El 12 de junio de 1665 la ciudad de Nueva Ámsterdam, situada al sur de la actual isla de Manhattan, entre la desembocadura del Hudson y el East River, cambiaba de nombre, pasando a llamarse Nueva York. Había cambiado también de dueño, Inglaterra desplazó a Holanda, durante las guerras anglo-neerlandesas.

 

CV / El siglo XVI había sido el de la colonización española y portuguesa de América; el XVII la proseguirán otros países europeos en aquellos territorios que, o bien todavía quedaban «libres», entendiendo por tales los no ocupados por los anteriores, o que, simplemente, se les arrebatarán. Francia ocupará la Luisiana y el Canadá; Suecia, Dinamarca, Escocia, Inglaterra y Holanda empezarán a instalar factorías en la costa atlántica norte de lo que hoy son los Estados Unidos. Los que más ventaja llevarán desde un primer momento serán Inglaterra y Holanda.

El siglo XVI había sido el de la colonización española y portuguesa de América; el XVII la proseguirán otros países europeos

Por el Tratado de Londres (1604) entre España e Inglaterra, aquélla reconocía el derecho de ésta a instalarse en los territorios al norte del Delaware que para España carecían de interés. Inglaterra envió los primeros colonos a principios del XVII –caso del May Flower, en 1620, que se instalaron en Massachusetts-, y si bien el goteo fue constante, los problemas internos con las guerras de religión frenaron al impulso colonizador inglés, más dedicado al establecimiento de bases en el Caribe, desde donde practicar el contrabando con las posesiones españolas y el corso interceptando sus galeones. En realidad, el primer país europeo que exploró y realizó asentamientos de importancia en el norte de los actuales EEUU fue Holanda.

Con la decadencia española en la segunda mitad del siglo XVII, el «cetro» de potencia hegemónica se repartió a tres bandas. La Francia de Luis XIV se convirtió en la superpotencia continental, mientras que la hegemonía naval quedó repartida entre Inglaterra y Holanda. Solo era cuestión de tiempo que ambas acabaran enfrentadas, pasando de aliadas en el desplazamiento de España a enemigos enconados.

Los primeros en llegar a la actual Nueva York fueron los franceses en 1524, con una expedición financiada por Francisco I de Francia

Los primeros en llegar a la actual Nueva York fueron los franceses en 1524, con una expedición financiada por Francisco I de Francia al mando de Giovanni da Verrazano (1485-1528), que bautizaron aquellas tierras con el nombre de Nueva Angulema, que quedó poco después abandonada. Los holandeses llegaron en 1609 con la expedición de Henry Hudson (1565-1611), un inglés al servicio de Holanda, por cuenta de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales. Arribó a Manhattan y se adentró por el río que hoy lleva su nombre hasta Albany. En 1614, el holandés Adriaen Block fundó la primera factoría, dedicada al comercio de pieles de castor con los indios y llegaban los primeros colonos. En 1626, Peter Minewwitt (1580-1638) –también conocido como Pierre Minuit-, compraba la isla de Manhattan a los indios en nombre de la Compañía y se fundaba Nueva Amsterdam, construyéndose un recinto fortificado. Contaba con 270 habitantes.

Nueva Amsterdam se encontraba al sur de la isla de Manhattan, operando como capital de un territorio más amplio, los Nuevos Países Bajos, que abarcaba los litorales de los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Delaware y Connecticut. En 1655, se calcula que la población de los Nuevos Países Bajos era de 2.000 personas, 1.500 de los cuales residían en Nueva Ámsterdam. En contraste con la intransigencia religiosa de los colonos puritanos ingleses, Nueva Ámsterdam declaró en 1657 la libertad de culto a los judíos, instalándose en ella 23 judíos sefardíes de origen hispano portugués, procedentes del Brasil, que por entonces los holandeses habían arrebatado a los portugueses. En 1664, la población de los Nuevos Países Bajos era de 9.000 habitantes, 2.500 de los cuales vivían en Nueva Ámsterdam.

Hoy en día, apenas quedan restos de la ocupación holandesa en Nueva York, pero sí topónimos

Pero no caben dos gallos en un mismo gallinero, y Holanda e Inglaterra pronto entraron en un conflicto de intereses y competencia –por el comercio de esclavos negros, entre otras cosas- que les llevó a sostener tres guerras. Durante la segunda (1665-1667) los ingleses tomaron Nueva Ámsterdam, trajeron a sus propios colonos y la rebautizaron como Nueva York, en homenaje al Duque de York, hermano del rey Carlos II de Inglaterra. La Paz de Breda (1667), ventajosa para Inglaterra, dejó el territorio como posesión inglesa.

Durante la tercera guerra Holanda recuperó brevemente el control de Nueva Ámsterdam en 1673, aunque la rebautizaron con otro nombre: Nueva Orange. El Tratado de Westminster (1674), ratificó el definitivo dominio inglés, pasando de nuevo a ser Nueva York.

Hoy en día, apenas quedan restos de la ocupación holandesa en Nueva York, pero sí topónimos: Coney Island –Koningen Eylandt-, Brooklyn –Breukelen-, Harlem –Niueu Haarlem-, Brodway –Bredeleg- o Staten Island –Estaaten Eylandt- o Bronx –de Jonas Bronck, el holandés que construyó la primera granja en la zona- son algunos ejemplos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí