Del hígado al pulmón

En negro, espacios entre las células de los vasos sanguíneos causados por las señales enviadas por las células tumorales. Por estos huecos cruzan las células tumorales para colonizar el pulmón. (imagen microscopía: J Urosevic, IRB)

Descubren porqué las metástasis del cáncer de colon siguen siempre el mismo patrón de invasión

.

IRB / Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), liderados por Roger Gomis, investigadorICREA y jefe del grupo Control de Crecimiento y Metástasis del Cáncer en el IRB, identifica los genes que favorecen las metástasis escalonadas del cáncer de colon. El estudio se ha publicado este domingo en la revista Nature Cell Biology, y firman el trabajo junto a Gomis, los científicos Angel R. Nebreda, ICREA y Catedrático de Oncología BBVA, y Eduard Batlle, ICREA y jefe del Laboratorio de Cáncer Colorrectal.

 .

Sin lesión previa en el hígado no hay lesión en el pulmón

De los enfermos de cáncer de colon que desarrollan metástasis, el 40% desarrolla primero metástasis a hígado y posteriormente a pulmón, siempre en este orden. Este patrón de comportamiento escalonado era conocido pero no entendido molecularmente. El estudio descubre que la lesión metastática en el hígado es necesaria para que se produzca lametástasis posterior al pulmón al convertirse la primera en la lanzadera que permite preparar la colonización de la segunda. Los primeros autores son los investigadores postdoctorales del grupo de Gomis, JelenaUrosevic y Xabier Garcia-Albéniz, éste último también adscrito al Hospital Clínico de Barcelona-IDIBAPS.

 .

La clave: PTHLH permeabiliza los vasos sanguíneos que conducen al pulmón

Los investigadores observan que las células metastáticas establecidas en el hígado liberanuna molécula denominada PTHLH. Esta molécula impacta en las células de los vasos sanguíneos del pulmón,que respondena PTHLH renovándose constantemente.En el momento en que una célula tumoral se escapa del hígado para viajar hacia el pulmón, libera más PTHLH lo queestimula aún más la renovación. Estoprovoca que las paredes de los vasos, antes impermeables,dejen huecos abiertos, que la célula metástatica aprovecha para atravesar y colonizar el pulmón.

El Doctor Roger Gomis, ICREA, lidera el grupo Control de Crecimientoy Metástasis del Cáncer en el IRB Barcelona (Foto: Gianluca Battista)
El Doctor Roger Gomis, ICREA, lidera el grupo Control de Crecimientoy Metástasis del Cáncer en el IRB Barcelona (Foto: Gianluca Battista)

“Sin la señal lanzada desde el hígado, las células tumorales jamás podrían entrar en el pulmón. Con PTHLH, las células que han colonizado el hígado tienen una herramienta que les permite actuar en la distancia ypreparan el nicho para generar una nueva lesión en el pulmón.Las células tumorales ganan la capacidad de generar PTHLH cuando bajan los niveles de p38”, explica Roger Gomis.

Actualmente se están desarrollando inhibidores de p38 para el tratamiento delcáncer de colon. “Nuestros resultados sugieren que tratar a ciertos pacientes con cáncer avanzado de colon o con metástasis ya establecida en hígadocon inhibidores de p38 podría ser contraproducente porquefavorecería que las células adquirieran la capacidad para colonizar el pulmón”, dice Gomis. Cabe destacar que la mayoría de los pacientes que desarrollan metástasis a hígado no lo hacen a pulmón gracias, entre otros factores, a que mantienen unos niveles adecuados de p38.

Los experimentos se han validado sobre 284 muestras clínicas de pacientes con tumores de colon en estadio II y III. Estos son los casos más relevantes clínicamente, pues son pacientes que no han desarrollado metástasis pero podrían tener las capacidades adquiridas. Además se han confirmado los resultados en líneas celulares y en modelos de ratón.

Los grupos de Gomis y Nebreda reciben fondos de la Fundación BBVA para desarrollar sus estudios sobre cáncer y metástasis en el IRB. El trabajo también ha sido posible gracias a fondos del Consejo Europeo de Investigación, la Generalitat de Catalunya y el Ministerio de Economía y Competitividad. En el estudio también han participado investigadores del Hospital Clínico de Barcelona y del Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí