Desde la arqueología al cambio climático

Área de Kot Diji (siglos XVIII y XIX), en las montañas de Rohri. En primer término, la parte superior de la secuencia arqueológica en la Edad de Bronce de Kot Diji, que fue uno de los lugares preurbanos más importantes de Asia Meridional.

¿Cómo el estudio del origen de la agricultura en el Valle del Indo puede ayudar a la adaptación al cambio climático actual?

.

JASPAR (acrónimo de The Japan-Spain-Pakistan Archeological Research Initiative) es una iniciativa de investigación en arqueología que se lleva a cabo en la región de Sindh (Pakistán), formada por diferentes proyectos, interesados ​​en estudiar el paleoambiente, la arqueología y la etnoarqueología de la zona. Ya ha terminado su primera temporada, con muchos avances en diferentes ámbitos, tanto de localización de lugares apropiados como de encuentro de muestras para analizar.

.

CaSEs el único grupo de investigación del estado español que toma parte en esta colaboración internacional

UPF / La UPF es una de las instituciones firmantes del acuerdo para desarrollar JASPAR, conjuntamente con la Universidad Shah Abdul Latif (SALU, Khairpur, Sindh, Pakistán), y dos ONG: la Fundación para la Conservación del Patrimonio del Sindh (Endowment Fund Trust for Preservaton of the Heritage of Sindh) y el Centro Japonés para el Patrimonio Cultural de Asia Meridional (Japanese Centre for South Asian Cultural Heritage, JCSACH, Tokio, Japón).

JASPAR, que cuenta con el apoyo del gobierno de la provincia de Sindh, engloba diferentes ámbitos, desde el estudio desde los primeros humanos (proyecto PaleoAsia, que impulsa un grupo de investigación japonés) hasta el estudio de la civilización Harappa o del Valle del Indo (proyectos RAINDROPS y ModAgro), todo ello en colaboración con instituciones locales y habitantes de la región.

Foto de grupo con representantes de las diferentes entidades participantes. Entre ellos, Marco Madella i Carla Lancelotti

.

Los miembros del Grupo de Investigación Complexity and Socio-Ecological Dynamics (CaSEs) del Departamento de Humanidades Marco Madella, profesor de investigación ICREA-UPF, y Carla Lancelotti, investigadora IP del proyecto ERC Starting Grant RAINDROPS, participan en JASPAR, como coordinadores de los proyectos ModAgro y RAINDROPS, respectivamente. CaSEs el único grupo de investigación del estado español que toma parte en esta colaboración internacional.

Muestra de algunos de los cultivos que recogen los habitantes del pueblo

“La región de Sindh tiene un patrimonio increíblemente rico y esta iniciativa está diseñada para desbloquear cuestiones fundamentales en la historia de la humanidad, tales como el estudio de los primeros humanos modernos del sur de Asia, cuándo y cómo se originó la agricultura, y su desarrollo en la región del Valle del Indo”, afirma Marco Madella.

“Al mismo tiempo, JASPAR trabajará con la población local para reunir los conocimientos tradicionales que se encuentran actualmente en riesgo de desaparecer completamente del patrimonio cultural de Sindh y utilizarlos para comprender las dinámicas humanas pasadas, como el riego en las zonas de secano o el uso de recursos vegetales y animales y su procesamiento”, destaca Marco Madella.

.

Entender cómo floreció la civilización del Valle del Indo mientras se adaptaba a la aridificación

El proyecto ModAgrO se centra en analizar los inicios de la agricultura en el valle central del Indo, por lo que la finalidad principal de esta primera fase del proyecto es encontrar sitios arqueológicos adecuados, datados de finales del cuarto y principios del tercer milenio antes de Cristo (fase Kot Diji o pre-Harappa), para obtener buenos datos y materiales arqueobotánicos.

Un equipo formado por Marco Madella y Carla Lancelotti, miembros del grupo de investigación CaSEs, conjuntamente con los investigadores paquistaníes G. Veesar, T. Abro y A. Amin y los japoneses H. Kitagava, A Noguchi y T Miki, han visitado un conjunto de sitios arqueológicos en la zona de las Rohri Hills, el desierto del Thar y en el valle principal del Indo.

Evaluar la preservación de varios lugares y planificar las primeras muestras y excavaciones arqueológicas que se llevarán a cabo durante la próxima temporada ha sido el objetivo de estas visitas. Uno de los asentamientos destacados que se estudiarán es el área de Kot Diji, uno de los asentamientos preurbanos más importantes del sur asiático.

Una secuencia aluvial (más oscura, en la parte inferior) cubierta por una duna de arena (color más claro, por encima) del desierto de Thar, cerca de Khairpur

.

Marco Madella remarca la importancia de este proyecto también en el ámbito climático: “Parte de los objetivos de ModAgrO, en colaboración con el grupo PaleoAsia, es comprender la dinámica climática y ambiental de los últimos 10.000 años en esta área. Para ello, hemos explorado un conjunto de secciones ambientales (depósitos aluviales cuaternarios) de la llanura del río Indo, que son fundamentales para entender el cambio climático que tuvo lugar, así como también la expansión y contracción de uno de los desiertos más grandes de Asia, el Thar”.

“La civilización harappa, lejos de sufrir una dinámica regresiva, se adaptó perfectamente a la aridificación”

“Esta región experimentó una época de fuerte aridificación, que comenzó a afectar Asia del sur hace unos 6.000 años. La civilización Harappa y sus asentamientos humanos, lejos de sufrir una dinámica regresiva, se adaptó perfectamente, con el crecimiento de grandes ciudades, intercambios comerciales y esplendor. Nuestra hipótesis es que esto fue posible debido al aumento de la productividad agrícola, que conllevaba el uso del estiércol como fertilizante y la diversificación de las áreas cultivadas. Este hecho puede ayudar a entender cómo podemos afrontar el cambio climático que ya se está produciendo en la actualidad, y que todo hace prever que irá a más”.

.

Buscando lugares adecuados para llevar a cabo el trabajo etnoarqueológico

En cuanto al proyecto RAINDROPS, el trabajo de campo que ya se ha efectuado en esta primera temporada ha tenido como objetivo establecer contactos con poblados locales, para encontrar lugares adecuados en los que llevar a cabo la tarea etnoarqueológica de JASPAR. Específicamente, se quiere estudiar la agricultura tradicional no regada de los cultivos de invierno y de verano para crear modelos que sirvan para interpretar las técnicas de cultivo de la civilización de Harappa.

Almacenamiento de silos de barro y arcilla donde se conservan los cultivos hasta que se necesitan para su consumo. A la izquierda se encuentra el molino (al que se une un animal como el toro o el burro) que se utiliza para moler el grano.

.

“No ha sido una tarea fácil, porque toda el área actualmente está muy irrigada, con cientos de kilómetros de canales que salen desde la presa de Sukkur, en el río Indo, y atraviesan el paisaje, creando una llanura muy fértil, con cultivos de trigo, avena y palmeras de dátil. Es impresionante verlo, con campos verdes de trigo ubicados entre altas dunas de arena”.

Finalmente, los investigadores encontraron lo que buscaban: “El último día visitamos el lugar perfecto para hacer las entrevistas para el proyecto. Encontramos un pueblo increíble, ubicado muy cerca de la cordillera de Kirthar (al oeste y cerca de la provincia de Baloochistan), donde la gente cultiva sorgo (una gramínea) de secano y otros mijos. Los habitantes de la aldea fueron increíblemente acogedores y nos abrieron las puertas de sus casas. Aseguramos que el proyecto será bien recibido para poder hacer el trabajo etnográfico durante los próximos años. ¡Esta es la cálida hospitalidad típica del sur asiático!, concluye Marco Madella.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí