Destitución de Nikita Khruschov

Nikita Jrushchov / Wikimedia

Tal día como hoy… 14 de octubre de 1964, Khruschov era destituido de su cargo en el Partido Comunista

 

El 14 de octubre de 1964, Nikita Khruschov era destituido de su cargo de Primer Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética. Tras haber sido substituido dos años antes de su cargo de presidente del Consejo de Ministros, su cese representaba su definitiva caída como máximo líder de la URSS. Durante su mandato se llevó a cabo la desestalinización.

 

CV / Nikita Serguéievich Khruschov (1894-1971) fue un prototípico exponente de la Nomenklatura soviética, a la vez que un personaje atípico dentro de ella. Era un obrero metalúrgico que inició su carrera política en el partido bolchevique en 1919, durante la guerra civil inmediatamente posterior a la revolución de 1917, en calidad de comisario político. Durante el estalinismo, fue escalando puestos en la jerarquía soviética, siendo quizás su papel más destacado el de comisario político en Stalingrado durante la II Guerra Mundial.

Durante el estalinismo, fue escalando puestos en la jerarquía soviética, siendo quizás su papel más destacado el de comisario político en Stalingrado durante la II Guerra Mundial

De esta época circula una leyenda negra según la cual su hijo Leonid, a la sazón piloto de combate, colaboró con los alemanes tras ser derribado durante una misión. Capturado posteriormente por los soviéticos, Stalin ordenó ejecutarlo pese a que Khruschov imploró por su vida. De ser así, sería una posible explicación añadida de su posterior resentimiento contra Stalin. Se trata, en cualquier caso, de un extremo no comprobado.

Tras la guerra llegó a formar parte del círculo interno de Stalin, junto con Beria –el temido jefe de la policía política, Malenkov, Kalganocich, Bulganin… En sus memorias, Khruschov recordaba que las reuniones con Stalin comenzaban con la proyección de alguna película del Far West americana. Luego, sobre la una de la madrugada, se servía la cena y… hasta la madrugada a base de vodka. En cierta ocasión, Stalin le ordenó a Khruschov que bailara una danza ucraniana, lo cual ciertamente hizo, afirmando después que “cuando Stalin le decía a alguien que bailara, si éste era sabio, bailaba”. También aseguró haberse acostumbrado en esta época a hacer la siesta para evitar dormirse luego en las largas y etílicas reuniones con Stalin; porque “… las cosas les iban luego muy mal a los que se quedaban dormidos en la mesa de Stalin”.

A la muerte de Stalin el 6 de marzo 1953, ascendió al poder su sucesor natural, Beria. Pero Khruschov supo maniobrar rápido y ser elegido  secretario general del PCUS

A la muerte de Stalin el 6 de marzo 1953, ascendió al poder su sucesor natural, Beria. Pero Khruschov supo maniobrar rápido y ser elegido secretario general del PCUS. Desde este cargo realizó su famoso «Informe Secreto» sobre los crímenes de Stalin, que aprovechó a su vez para desbancar a Beria, que fue detenido, juzgado en secreto y ejecutado en diciembre de 1953. Ya como hombre fuerte del país, fue nombrado presidente del Consejo de Ministros en 1956.

Durante su mandato se llevó a cabo la desestalinización y la denuncia de los horrendos crímenes perpetrados por Stalin y su camarilla. Inició también una etapa de apertura política que redujo la represión y abrió la (falsa) esperanza de una democratización en la URSS.

Khruschov era un personaje rudo y de maneras bastas, pero se las arregló para aparentar una imagen dicharachera y campechana, desmarcándose de la hierática rigidez de los clásicos funcionarios del PCUS. Era plenamente consciente del retraso de la economía soviética, que intentó contrarrestar, consiguiéndolo solo en parte. Apostó por la tecnología y fue el gran impulsor de la carrera espacial, poniendo a la URSS por delante de los EEUU. Incentivó también el desarrollo de la informática, que puso a un nivel efímeramente similar al de los EEUU.

En política exterior intentó disminuir la tensión de la guerra fría, pero solo consiguió intensificarla

Fue también famoso por sus astracanadas públicas, como cuando se sacó públicamente los zapatos en una asamblea de la ONU, o cuando afirmó, bravuconenando, que la URSS superaría el PIB de los EEUU en veinte años. Una exageración, sobre todo a posteriori. Pero si bien es verdad que no satisfizo sus propias expectativas, también lo es que lo es que la posterior esclerosis soviética se inició tras su cese.

En política exterior intentó disminuir la tensión de la guerra fría, pero solo consiguió intensificarla. Se vio al borde de una tercera guerra mundial por la crisis de los misiles en Cuba, que acabó retirando en su pugna con Kennedy, y erigió el muro de Berlín, que se convirtió en el símbolo material de la guerra fría.

En el interior, chocó con las inercias y los recelos del anquilosado aparato del PCUS, que aprovechó su fracaso en la crisis de los misiles para minar su poder. Igualmente, su apuesta por la tecnología y una transformación tecnológica del ejército, lo indispuso con los generales anclados en los tanques II Guerra Mundial.

Tras su destitución, fue «honorablemente» jubilado, viviendo el resto de su vida entre su apartamento de Moscú y una dacha en los Urales

Debilitado tras ceder en Cuba ante Kennedy, fue destituido de sus cargos por los conservadores, encabezados por el hombre que dirigió la URSS durante los siguientes veinte años, Leónid Brezhnev, bajo cuyo mandato los problemas soviéticos se enquistaron hasta implosionar en 1991.

Tras su destitución, fue «honorablemente» jubilado, viviendo el resto de su vida entre su apartamento de Moscú y una dacha en los Urales, apartado completamente de la vida pública. Sus memorias fueron llevadas clandestinamente a Occidente y publicadas en 1970. Khruchov falleció en Moscú de un infarto, el 11 de septiembre de 1971, a los 77 años de edad. La URSS le sobrevivió apenas 30 años más.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí