La misión principal de los museos es velar por su patrimonio, dentro y fuera de sus muros

“Museos y Paisajes Culturales”

.

La comunidad museística mundial celebra el Día Internacional de los Museos, hoy 18 de mayo. Durante una hora, una noche, o una semana entera; cada uno puede celebrar como prefiera este evento unificador y universal que conmemora este año su 38º aniversario.

.

Imagen: UPF

Imagen: UPF

En 2016, el tema del Día Internacional de los Museos será “Museos y Paisajes Culturales”, que también protagonizará los debates de la Conferencia General del ICOM, que se celebrará en Milán del 3 al 9 de julio de 2016. Este tema implica una cierta responsabilidad de los museos hacia los entornos de los que forman parte, a los que pueden aportar su contribución en forma de conocimientos y competencias propias.

La misión principal de los museos es velar por su patrimonio, dentro y fuera de sus muros. En la carta de Siena, el paisaje cultural es definido como “el país donde vivimos, que nos rodea con las imágenes y símbolos que lo identifican y lo caracterizan”. De acuerdo con esta visión, el paisaje es considerado como el contexto – geográfico, histórico, económico, social y cultural – en el cual los museos existen y operan.

El Consejo Internacional de Museos (ICOM) creó en 1977 el Día Internacional de los Museos para sensibilizar al público sobre el papel de los museos en el desarrollo de la sociedad. Esta iniciativa  ha tenido un gran éxito, según el Sr. Hans-Martin Hinz, Presidente del ICOM: “Los visitantes de los museos pueden aprender del pasado y disfrutar de la diversidad de culturas. (…)”. El evento, de una popularidad creciente,  reunió en 2015 a más de 35.000 museos que celebraron el acontecimiento  en alrededor de 145 países en los cinco continentes.

 

El UPF Art Track abre el patrimonio artístico de la Universidad a la sociedad

.

Coincidiendo con el Día Internacional de los Museos (18 de mayo) y en el marco del 25º. aniversario de la Universidad, nace el UPF Art Track, una propuesa innovadora de la Universidad Pompeu Fabra para abrir su patrimonio artístico a la sociedad, a partir de un circuito que transcurre por los edificios y espacios emblemáticos del campus de la Ciutadella.

.

UPF / El UPF Art Track, que tiene por objetivo vincular universidad, cultura y arte, pone al alcance de la ciudadanía tres de las joyas artísticas más preciadas de la UPF: la Sala de Reflexión de Antoni Tàpies, centro neurálgico del recorrido, y una de las dos únicas capillas laicas del arte contemporáneo a nivel mundial; la colección de obras de arte contemporáneas que diferentes artistas de proyección internacional han dado a la Universidad, y el Dipòsit de les Aigües, sede de la Biblioteca General de la UPF.

.

Un circuito que incluye diversas joyas artísticas y arquitectónicas

El UPF Art Track se sitúa en el campus de la Ciutadella, y comienza en el edificio Roger de Llúria, un antiguo cuartel militar reconvertida en 2000 por los célebres arquitectos Josep Maria Martorell, Oriol Bohigas y David Mackay.

En el corazón del campus, siguiendo el recorrido a través de los techos de bóveda que se conserva del antiguo edificio militar de finales del siglo XIX, el visitante penetra en el Espai Tàpies, el centro neurálgico del UPF Art Track.

Una primera sala, consagrada al artista Antoni Tàpies, exhibe una de sus obras más originales, de 1990

Una primera sala, consagrada al artista Antoni Tàpies, exhibe una de sus obras más originales, de 1990

.

Una primera sala, consagrada al artista Antoni Tàpies, exhibe una de sus obras más originales, de 1990, pintada en el lienzo y en su reverso, del lado del bastidor, procedimiento que lleva a la memoria la tradición flamenca, y una pintura representativa de la obra de Antonio Saura, un retrato de 1993.

Las obras más destacadas de la colección de pintura que la UPF ha ido creando, en base del encargo de carteles conmemorativos de cada curso académico desde su fundación, pueden contemplarse en un monitor, colocado sobre un caballete de pintura para que el espacio adquiera por un momento el aire de un taller.

Imagen: UPF

Imagen: UPF

En este monitor se suceden algunos de los más prestigiosos autores de la pintura catalana y española contemporánea: Tàpies, Ràfols-Casamada, Guinovart, Perico Pastor o Miquel Barceló, Chillida, Saura, Soledad Sevilla, Perejaume, Frederic Amat o Susana Solano.

El visitante accede entonces a un espacio intermedio en el que podrá contemplar el vídeo de Tàpies concibiendo su capilla laica con el ruido de fondo de taladros, sierras radiales y destornilladores hidráulicos, pintando, disponiendo sus elementos, reflexionando sobre el mismo espacio y su función introspectiva, de embeleso; un núcleo simbólico en el centro de la Universidad.

Este intervalo da paso a la Sala de Reflexión entendida por Tàpies como una especie de capilla laica armada en un cripta cúbica y subterránea de más de 500 m3, de hormigón y presidida por su Díptico de la campana, de 3 x 5 m (1991) , y una columna de hierro derecha e iluminada sobre una viga de acero que atraviesa un espacio extraordinariamente singular, de silencio e intensidad simbólica.

El recorrido del UPF Art Track concluye en el sorprendente edificio del Dipòsit de les Aigües, que proyectó en 1874, en pleno modernismo catalán, el maestro de obras Josep Fontserè, gestor de todo el entorno de la antigua ciudadela militar, y del que un entonces joven estudiante de arquitectura, Antoni Gaudí, hizo el cálculo estático del conjunto del depósito y de los elementos de apoyo. El interior, con forma de sala hipóstila, cuenta con 100 pilares que configuran un laberinto de arcos de 14 metros de altura.

Finalmente, el visitante puede disfrutar en el exterior de dos esculturas excepcionales. La instalación “Cantata” (2013), de Susana Solano, homenaje al filósofo y profesor de la UPF Eugenio Trias, 20 metros de acero inoxidable perforado para que pueda leerse como un friso este bello apotegma del único premio Nietzsche español: “Escribir, pintar, crear o producir formas, máscaras: esto es vivir otra vez y a más altura …”. Y la escultura de Alfonso Alzamora “La escala del entendimiento” (2016) donada por la Fundació Vila Casas, que constituye la contribución especial del artista barcelonés al Año Llull.

.

Share