Día Mundial del Medio Ambiente

España se suma a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente bajo el lema ‘Alza tu voz, no el nivel del mar’

.

Este año el Día Mundial del Medio Ambiente gira en torno a los Pequeños Estados Insulares (llamados SIDS en inglés), así como a sus comunidades costeras, y por ende a las de todo el planeta, y los retos que éstas deben afrontar respecto al cambio climático y la subida de las aguas del mar.

El objetivo es centrar la atención pública en esos territorios de ecosistemas tan frágiles, con motivo de la Conferencia Internacional de los SIDS, que tendrá lugar en septiembre, para impulsar la concienciación sobre los crecientes riesgos y desafíos a los que hacen frente las pequeñas islas y la necesidad de protegerlas.

Dada la relación directa de la sostenibilidad ambiental con la lucha contra la pobreza, la erradicación del hambre y la pérdida de recursos para la protección de la población más vulnerable, la cooperación española ha destinado en los últimos 25 años más de 1.000 millones de euros para proteger la diversidad del planeta y garantizar el uso de los recursos naturales.

En este sentido, luchar contra el cambio climático significa atajar las causas que lo provocan e incrementar la capacidad de adaptación de los países, especialmente los más vulnerables, previniendo así los riesgos asociados. Para ello, España contribuye a diversos fondos de Naciones Unidas como la Ventanilla de Medio Ambiente y Cambio Climático del Fondo España- PNUD para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio; el Fondo Especial de Cambio Climático de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; o el Fondo de Adaptación del Protocolo de Kyoto.

España participa activamente en los foros internacionales para lograr los acuerdos que se han de alcanzar en esta materia y asegurar la estabilidad medioambiental del futuro régimen climático que sirva para alcanzar así el objetivo de no superar una subida de 2 grados centígrados de temperatura en 2050.

Asimismo, la AECID, que apoya con sus programas el nuevo paradigma de desarrollo que propugna la ONU, apoyada por la UE, caracterizado por economías sostenibles, con altos índices de biodiversidad, justicia social y equidad, y bajas emisiones de dióxido de carbono, trabaja en pro de la lucha contra el cambio climático, la conservación de ecosistemas y la habitabilidad básica del planeta.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí