Diagnóstico temprano del Alzheimer

En ADI opinan que cada país debería contar con una estrategia nacional sobre Alzheimer y demencia que enfatice la importancia de un diagnóstico y una intervención tempranos.

Un nuevo informe sobre la enfermedad de Alzheimer destaca la necesidad de intervenciones tempranas

.

Las intervenciones contra la enfermedad de Alzheimer podrían ser más efectivas si comenzasen en etapas aún más tempranas, según se afirma en un nuevo informe sobre esta patología publicado por Alzheimer’s Disease International (ADI), una federación internacional de 76 asociaciones de todo el mundo relacionadas con el Alzheimer que ostenta la función de relatora de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Imagen: Alzheimer's Disease International.

El «Informe mundial sobre el Alzheimer 2011» (World Alzheimer Report 2011), titulado «Las ventajas del diagnóstico y la intervención tempranos» (The Benefits of Early Diagnosis and Intervention), tiene la finalidad de animar a los gobiernos a promover una detección temprana entre los médicos y demás profesionales de la salud dedicados a la demencia. El informe también destaca las ventajas económicas derivadas; se calcula que un diagnóstico más temprano podría reportar un ahorro de más de 7 000 euros por paciente en los países de renta más alta.

Los investigadores que han elaborado el informe, dirigidos por un equipo del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, recibieron el encargo por parte de ADI. Se trata del primer trabajo en elaborar una revisión exhaustiva de todos los indicios existentes sobre las implicaciones de un diagnóstico temprano y una intervención temprana en la demencia.

En la actualidad existe una «laguna en el tratamiento», puesto que la mayoría de los pacientes reciben el diagnóstico en un estadio avanzado de la enfermedad, por lo que se pierde un tiempo de tratamiento considerable. Esta circunstancia impide el acceso a información, tratamiento, cuidados y apoyo, todos ellos factores muy valiosos. También son considerables las consecuencias para los familiares, los cuidadores, el entorno social y los profesionales de la salud.

.

Estrategia nacional contra la demencia

El primer firmante del trabajo, el profesor Martin Prince del King’s College, declaró: «No existe una solución única y genérica para remediar la laguna de tratamiento que existe en todo el mundo. Está claro que es necesario crear una estrategia nacional contra la demencia en cada país que favorezca un diagnóstico temprano y continuidad en el tratamiento posterior. Tanto los servicios de atención primaria como los centros de diagnóstico y tratamiento especializados así como los servicios locales tienen una función que desempeñar, pero en distintos grados en función de sus recursos.»

Imagen: Alzheimer's Disease International.

En el informe se señala que hasta tres cuartas partes de la población mundial que se calcula que padece demencia (36 millones) no han recibido diagnóstico y por tanto no obtienen los beneficios del tratamiento correspondiente. En los países de renta alta, sólo entre el 20 % y el 50 % de los casos de demencia están reconocidos y documentados en atención primaria, mientras que esta proporción se calcula que es de apenas el 10 % en los países de renta media y baja.

¿Por qué es tan frecuente que la demencia pase desapercibida? Los investigadores opinan que la baja proporción de diagnósticos de esta enfermedad puede tener su origen en la falsa creencia de que la demencia es un componente normal o natural del envejecimiento y de que no hay nada que pueda hacerse para detener el proceso. El trabajo referido hace hincapié en las intervenciones que sí pueden marcar diferencias y en que nunca es demasiado pronto para iniciar el tratamiento adecuado, que alcanza su mayor efectividad precisamente en los primeros compases de la enfermedad.

En el informe se asegura que los fármacos y las intervenciones psicológicas para quienes padecen demencia en fase temprana son capaces de mejorar la cognición, la independencia y la calidad de vida, mientras que el apoyo y el asesoramiento a los cuidadores pueden mejorar el ánimo, aliviar tensiones y retrasar el ingreso de los afectados por la demencia en una institución.

Imagen: Alzheimer's Disease International.

«Cada caso de Alzheimer no diagnosticado a tiempo constituye una tragedia, puesto que se pierde la oportunidad de mejorar la calidad de vida de millones de personas», explicó la presidenta de ADI, la Dra. Daisy Acosta. «Esta situación agrava el inmenso reto mundial que plantea la enfermedad desde las perspectivas sanitaria, social y económica.»

En ADI opinan que cada país debería contar con una estrategia nacional sobre Alzheimer y demencia que enfatice la importancia de un diagnóstico y una intervención tempranos.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia. ADI prevé que el número de personas afectadas por la demencia casi se doblará cada 20 años (pasando de 36 millones en 2010 a 115 millones en 2050), de lo que se desprende que la necesidad de una intervención temprana es mayor que nunca.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí