Care Respite se compone de una cámara capaz de captar imágenes de día y de noche y de micrófonos y altavoces que permiten capturar el sonido de la habitación / UAB

Nueva herramienta de apoyo a los cuidadores de personas dependientes

.

El dispositivo Care Respite es un sistema de monitorización que aplica tecnologías de visión por computador e inteligencia artificial para visualizar a la persona dependiente, detectar situaciones de riesgo y activar un sistema de avisos a través de una aplicación móvil.

.

UAB / Investigadores del Centro de Visión por Computador (CVC), la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la Universidad de Barcelona (UB) y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), junto con la empresa Acceplan, han creado un sistema de monitorización inteligente dirigido a las personas que cuidan de una persona con dependencia. Se trata de un dispositivo basado en tecnología de visión por computador e inteligencia artificial que permite capturar imágenes de la persona dependiente -aunque manteniendo el anonimato visual-, analizar la situación y la posición y, en caso de percibir una situación de riesgo, activar un sistema para avisar inmediatamente al cuidador a través de una aplicación móvil.

El sistema pretende mejorar la calidad de vida de los cuidadores apoyándolos en su tarea

El sistema, llamado Care Respite, pretende mejorar la calidad de vida de los cuidadores apoyándolos en su tarea. Según datos del Instituto de Estadística de Catalunya y la última Encuesta Nacional de Salud de España, en Catalunya hay 1.361.000 personas de más de 65 años, el 46% de las cuales tienen algún tipo de dependencia y necesitan ayuda para el cuidado personal, las tareas domésticas o la movilidad. “Esta ayuda normalmente la realizan familiares directos de la persona dependiente, que dedican entre 6 y 8 horas diarias o más a su cuidado, lo que les supone una gran carga física y emocional, que afecta a su salud. En este sentido, mediante el uso de Care Respite los cuidadores podrán proporcionar una mejor atención y al mismo tiempo mejorará su propia calidad de vida”, explica Sergio Escalera, investigador del Centro de Visión por Computador y la Universidad de Barcelona.

Care Respite se compone de una cámara capaz de captar imágenes de día y de noche y de micrófonos y altavoces que permiten capturar el sonido de la habitación, para que la persona dependiente se pueda comunicar con el cuidador simplemente hablando, sin necesidad de utilizar ningún otro dispositivo. Una aplicación móvil conectada al sistema permite al cuidador personalizarlo, recibir alarmas y visualizar el comportamiento de la persona dependiente. La aplicación genera avisos cuando se detectan situaciones de riesgo, tales como caídas o acciones fuera de la normalidad, y también en caso de que el sistema quede inoperativo por falta de conexión a Internet o de energía eléctrica.

Según el investigador de la UOC Xavier Baró, “en la actualidad los sistemas más frecuentes para el aviso en caso de accidente en el hogar están basados en pulsadores de emergencia o en protocolos de seguimiento telefónico de las personas. El primer sistema requiere la acción directa de la persona que ha sufrido el accidente, y la necesidad de llevar siempre el dispositivo encima. En el segundo caso, el tiempo de actuación puede ser muy largo, aumentando las complicaciones en caso de accidente. En cambio, Care Respite permite una monitorización no invasiva, con un coste reducido y la utilización del sistema en condiciones de poca luz o en la oscuridad. Además, este nuevo dispositivo permite preservar la intimidad de las personas monitorizadas, ya que sólo muestra su silueta”.

.
Una idea surgida del laboratorio de ideas del Parc de Recerca UAB

Este proyecto nació hace dos años a raíz de un Laboratorio de Ideas organizado por el Parc de Recerca UAB para que investigadores, usuarios y empresas trabajaran juntos para proponer soluciones y mejoras para hacer frente al envejecimiento de la sociedad. En este laboratorio, surgió la idea y se formó el equipo que ha desarrollado Care Respite.

Está previsto empezar a comercializar el producto a finales del 2016 

El proyecto ha ido madurando hasta el punto de que, a día de hoy, ya se ha fabricado un prototipo que pronto se empezará a probar en domicilios particulares  y residencias de la tercera edad. “Tenemos previsto empezar a comercializar el producto a finales del 2016”, destaca Martha Mackay, de la empresa Acceplan. “Por ello, la intención es crear una empresa spin-off que se encargue de transferir a la sociedad el conocimiento generado en las universidades, para ofrecer un producto tecnológico que dé respuesta a las necesidades tanto de las personas dependientes como de sus cuidadores”, añade Jordi González, investigador del Centro de Visión por Computador y del Departamento de Ciencias de la Computación de la UAB.

Recientemente, este proyecto ha sido seleccionado por el programa CaixaImpulse, una iniciativa de la Obra Social “la Caixa” para impulsar la transformación del conocimiento científico en empresas y productos del campo de las ciencias de la vida y la salud que generen valor en la sociedad. Este premio les ayudará a sacar adelante la empresa, gracias a una dotación económica de 50.000 euros, formación a medida y asesoramiento.

.

Share