La presencia de una o más enfermedades en paralelo a la principal es un problema que va en aumento en Europa / Imagen: DENECOR

Mayor compatibilidad entre los implantes terapéuticos neuronales y los sistemas de diagnóstico

.

Garantizar la compatibilidad de los dispositivos terapéuticos implantados con los sistemas de diagnóstico mejorará la asistencia sanitaria neurológica y abrirá nuevos mercados.

.

Cordis / El proyecto financiado por la Unión Europea DENECOR se puso en marcha en 2013 para abordar un problema de gran envergadura relacionado con los dispositivos de neuromodulación nanoelectrónicos de última generación. Estos implantes terapéuticos minúsculos están diseñados para estimular la actividad nerviosa y ayudar a los pacientes de enfermedades neurológicas a recuperar funciones.

El problema de estos dispositivos radica en que, si bien ofrecen importantes beneficios, muchos son incompatibles con sistemas de diagnóstico actuales como los escáneres de imagen por resonancia magnética (IRM). Es más, no existe ningún sistema de neuromodulación en el mercado que cuente con certificación de seguridad ante IRM, incompatibilidad que provoca que la terapia de neuromodulación se considere la última línea de defensa y no se emplee con profusión.

Los responsables del proyecto trabajaron para eliminar los problemas que origina la incompatibilidad entre los «dispositivos médicos implantados activos»

Los responsables del proyecto DENECOR trabajaron para eliminar los problemas que origina la incompatibilidad entre los «dispositivos médicos implantados activos» (AIDM) y algunos sistemas de diagnóstico y así mejorar la atención al paciente y aumentar la aceptación comercial de los nuevos dispositivos terapéuticos.

A tal efecto realizaron varios ensayos, entre ellos la demostración de un dispositivo terapéutico de estimulación magnética transcraneal (TMS) compatible con IRM. También crearon tecnologías de sensores y de encapsulado para fabricar detectores neuronales no invasivos también compatibles con la IRM y métodos nuevos con los que comprobar de forma independiente la compatibilidad de los dispositivos terapéuticos y de diagnóstico.

El trabajo del proyecto contribuirá a la redacción de recomendaciones para los fabricantes de AIMD y equipos de IRM, pero también para las empresas dedicadas a ámbitos médicos de alta tecnología como la imagen por ultrasonidos y los dispositivos de neuromodulación no invasivos. El trabajo realizado también podría ser de utilidad en el desarrollo de estándares y especificaciones técnicas para sistemas terapéuticos y de diagnóstico.

Los resultados del proyecto llegan en un momento idóneo para Europa. El proceso de envejecimiento poblacional en el continente implica que las enfermedades neurológicas como el párkinson y la epilepsia serán más frecuentes y por tanto elevarán los costes sociales y sanitarios.

Además, desde el ámbito sanitario se advierte de que esta situación supondrá un aumento considerable de la comorbilidad, esto es, la presencia de una o más enfermedades en paralelo a la principal. Si un paciente sufre varias enfermedades concomitantes, puede que el diagnóstico y el tratamiento necesarios para una enfermedad no sean compatibles con los de otras.

Los pacientes terminales de Parkinson a quienes se ha implantado un dispositivo de neuromodulación solo pueden someterse a escáneres de IRM muy restringidos

Al demostrar la coexistencia por diseño de dispositivos implantados de terapia por neuromodulación se contribuirá en gran medida a mejorar la asistencia sanitaria. Hoy en día, por ejemplo, los pacientes terminales de Parkinson a quienes se ha implantado un dispositivo de neuromodulación solo pueden someterse a escáneres de IRM muy restringidos.

La coexistencia de sistemas y dispositivos terapéuticos y de diagnóstico también es importante dado que la eficacia de los tratamientos terapéuticos se puede potenciar mediante el registro simultáneo de las funciones neuronales.

Por último, el proyecto impulsará enormemente el sector sanitario, fundamental para Europa. Al ofrecer indicios sólidos de la eficacia y la seguridad de este tipo de sistemas se dará paso a la adopción de terapias de neuroestimulación y se reforzará la propiedad intelectual en este ámbito. Por su parte, las empresas europeas ganarán terreno en el mercado de los dispositivos terapéuticos y apuntalarán su posición en cuanto a sistemas de diagnóstico.

.

Fuente:

Basado en información del proyecto

.