Dolor cervical crónico, mucho más que un dolor físico

Suele estar relacionado con conflictos interpersonales e interacciona con el dolor físico lo sintamos donde lo sintamos / Pixabay

El dolor cervical inespecífico, sin causa concreta, que se mantiene más allá de 3 meses a nivel clínico está considerado un dolor cervical crónico. Se trata de un dolor relacionado, en muchas ocasiones, con la vida sedentaria.

 

UAH / ¿Quién no ha sufrido alguna vez dolor cervical crónico? Es un dolor que afecta a todos los sectores de la población, en todas las franjas de edad, y se relaciona con la inactividad y la carga física. Pero hay otra serie de factores psicosociales, creencias, expectativas, rasgos de la personalidad o contenidos emocionales que afectan a esta dolencia.

Persona mayor de 50 años, mujer en la mayoría de los casos, con poca disposición a lo nuevo, poco proclive al riesgo y muy proclive a evitar el daño. Ese es el perfil del paciente

Persona mayor de 50 años, mujer en la mayoría de los casos, con poca disposición a lo nuevo, poco proclive al riesgo y muy proclive a evitar el daño. Ese es el perfil del paciente habitual del dolor cervical crónico que la profesora del departamento de Enfermería y Fisioterapia, Yolanda Pérez, ha estudiado.  Al tiempo que existe un dolor físico, también existen factores cognitivos, conductuales y emocionales asociados que acentúan y hacen menos soportable ese dolor.

Yolanda Pérez, autora principal del estudio / Pixabay

Además, en la vida cotidiana pueden sucederse experiencias en las que uno se percibe excluido de relaciones sociales que se desea tener y reaccionar emocionalmente a ello, experimentando lo que se conoce como dolor social. Suele estar relacionado con conflictos interpersonales e interacciona con el dolor físico lo sintamos donde lo sintamos: las cervicales, las piernas, la espalda o cualquier otro punto de nuestro cuerpo, porque está interfiriendo con las mismas vías y centros de procesamiento de la dimensión afectiva del dolor físico.

Un mal día, con una mala experiencia con alguien… Y entonces ese dolor que está latente en tus cervicales todo el rato, se agudiza y se hace insoportable

Un mal día, con una mala experiencia con alguien… Y entonces ese dolor que está latente en tus cervicales todo el rato, se agudiza y se hace insoportable, incluso. ¿Es todo dolor físico o tenemos que mirar más allá? Pues la respuesta es que hay que mirar más allá y descubrir entre los pliegues de ese dolor qué nos está haciendo daño. Este tipo de problema también está muy relacionado con el estrés, según la experta y, de hecho, ‘ya hay especialistas que defienden que cuanto mayor sea el dolor crónico cervical, más atención hay que prestar a nuestro estado de angustia psicosocial como una carga relacionada’.

El estudio realizado por Yolanda Pérez, fruto de su tesis doctoral, ‘Influencia de los factores cognitivos, conductuales y emocionales en la percepción del dolor cervical crónico’, se ha realizado en centros de atención primaria de la red de salud pública. Según la experta, los especialistas (médicos, enfermeros y fisioterapeutas) reconocen, en general, esta parte ‘afectiva’ del dolor cervical crónico, pero lo cierto es que la mayoría no lo aborda, ‘entre otras cosas porque no se sienten cómodos hablando de una faceta íntima con sus pacientes, porque el tiempo de atención es muy limitado y, además, hablar del dolor de los otros puede despertar su propio dolor’.

Según la experta, los especialistas reconocen, en general, esta parte ‘afectiva’ del dolor cervical crónico, pero lo cierto es que la mayoría no lo aborda

Los pacientes detectan esta barrera y en el estudio reclaman que también se preste atención a su estado anímico a la hora de realizar el diagnóstico, ‘cuando está más que comprobado que una forma de aliviar el dolor social, que interactúa con el físico, es expresarlo, darlo a conocer a los otros, en este caso los profesionales sanitarios’. Lo único que piden es que se les escuche.

‘No es cuestión de que los profesionales sanitarios ejerzan como psicólogos, porque no lo son; se trata de escuchar activamente a las personas que consultan, favorecer la exteriorización de las emociones y sentimientos en relación con el proceso, porque la propia expresión del paciente puede ayudar a mejorar el dolor. Y, desde ahí, derivar a los servicios de salud mental a los pacientes en los que se detecte la necesidad de una atención a ese nivel’.

La profesora de la UAH recomienda también una alimentación y hábitos de vida saludables, como realizar actividad física frecuente

Por eso, las recomendaciones para las personas que consideren que padecen este tipo de dolor cervical crónico inespecífico son las siguientes: primero, recibir todos los cuidados profesionales relacionados con su problema físico y, después, y no menos importante, disponer de una persona de confianza con la que poder desahogarse y expresar esa angustia social que siente.

La profesora de la UAH recomienda también una alimentación y hábitos de vida saludables, como realizar actividad física frecuente, descansar durante las horas de trabajo cuando éste nos obligue a estar en una postura fija durante todo el tiempo… A nivel anímico, las relaciones sociales y el bienestar emocional también pueden ayudar a prevenir este tipo de patología.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí