Don Juan de Austria

Retrato de Juan de Austria († 1578), que fue hijo ilegítimo del emperador Carlos I de España y de la noble alemana Bárbara Blomberg, así como hermanastro del rey Felipe II de España. / Wikimedia - Autor: Alonso Sánchez Coello

El 1 de octubre de 1578 fallecía en Namur, Flandes (actual Bélgica), a los 33 años de edad, víctima de una fiebres tifoideas, Don Juan de Austria, por entonces gobernador español de Flandes. Era hijo ilegítimo del emperador Carlos V, y hermanastro del rey de España, Felipe II. Su temprana muerta lo envolvió en una aureola trágica que lo convirtió en uno de los personajes literarios favoritos del Romanticismo.

 

CV / Había nacido en Ratisbona el 24 de febrero de 1545, aunque algunas fuentes apuntan que pudo ser en 1547, como resultado del romance entre el emperador y la bailarina Bárbara Blomberg. Tras su nacimiento, fue separado de su madre y llevado a España para ser educado allí. Poco antes de morir, Carlos V lo reconoció como hijo suyo, pero nunca recibió el título de infante, acaso por celos de su hermano Felipe II, un tema, éste, en el que se ha acostumbrado a insistir y que ha sido frecuente objeto de estudio e investigaciones, también en relación con el caso del asesinato de su secretario y la caída en desgracia del secretario del rey, Antonio Pérez.

Felipe II lo había destinado inicialmente a la carrera eclesiástica, pero su falta de vocación indujo al monarca a nombrarlo Capitán General del mar, poniéndolo bajo la tutela de dos de sus hombres de máxima confianza

Fue educado en la Universidad de Alcalá de Henares, donde conoció e hizo amistad con el heredero a la corona, y sobrino suyo, el Príncipe Carlos, hijo primogénito de Felipe II, y con Alejandro Farnesio, también sobrino suyo, por ser hijo de Margarita de Parma, otra hija ilegítima de Carlos V. Felipe II lo había destinado inicialmente a la carrera eclesiástica, pero su falta de vocación indujo al monarca a nombrarlo Capitán General del mar, poniéndolo bajo la tutela de dos de sus hombres de máxima confianza, Álvaro de Bazán y Luis de Requesens. Una tutela sobre la que también se ha dicho que obedecía a la intención de Felipe II de tener controlado a su hermano y estar informado de sus movimientos.

Aunque es sobradamente conocido que Juan de Austria siempre ambicionó convertirse en miembro de pleno derecho de la familia real y conseguir convertirse en rey de alguna posesión española, lo cierto es también que siempre fue fiel y leal a su hermano. Una lealtad que no fue correspondida con la confianza real, sino todo lo contrario. Parece claro que el príncipe Carlos, por la confianza que tenía en Juan de Austria, le había puesto al corriente de sus planes de huir de España y trasladarse a Flandes, para ser coronado rey y pacificar así el territorio aliándose con Guillermo de Orange. Pero Juan de Austria puso a Felipe II al corriente de estos proyectos, lo que supuso el encierro de Carlos en sus habitaciones de palacio, y su posterior muerte, también bajo sospecha, al menos según la leyenda negra. Algo que, en cualquier caso, está muy lejos de ser un hecho histórico probado y más bien parece una recreación romántica.

Aunque es sobradamente conocido que Juan de Austria siempre ambicionó convertirse en miembro de pleno derecho de la familia real y conseguir convertirse en rey de alguna posesión española, lo cierto es también que siempre fue fiel y leal a su hermano

También la actitud de Don Juan de Austria en la rebelión de las Alpujarras fue de absoluta lealtad a Felipe II, habiendo además razones que inducen a pensar que no compartía la represión que se llevó a cabo posteriormente. Al estallar la rebelión, fue el responsable de combatirla por encargo del rey, aunque siempre asesorado por Luis de Requesens, que tenía instrucciones precisas y autorización real para desautorizarlo si, llegado el caso, éste lo juzgara conveniente. Tras haber derrotado a los moriscos, y a propósito de expulsión, Juan de Austria definió en sus cartas el exilio de familias enteras como la mayor «miseria humana» que pueda imaginarse.

En 1571, fue nombrado almirante de la flota de la Liga Santa, establecida entre La Santa Sede, Venecia y España, para combatir el peligro turco en el Mediterráneo, cuyos piratas asolaban las costas. Una vez más, con Bazán y Requesens como «tutores», aunque también hay que decir que ambos eran experimentadísimos marinos, mientras que el almirante era en este sentido mucho más bisoño, si bien su talento militar quedó en cualquier caso fuera de toda duda. La victoria en la batalla de Lepanto lo elevó a los máximos índices de popularidad y se convirtió en un auténtico héroe en el contexto europeo, lo que no hizo sino aumentar los celos que sentía Felipe II, un monarca ceremoniosamente metódico y poco dispuesto a delegar poderes.

Se sabe que Don Juan de Austria concibió el proyecto de casarse con María Estuardo, pretendiente a la corona inglesa y prima de la reina Isabel II, enemiga declarada de Felipe II

Se sabe que Don Juan de Austria concibió el proyecto de casarse con María Estuardo, pretendiente a la corona inglesa y prima de la reina Isabel II, enemiga declarada de Felipe II, para invadir Inglaterra con los tercios de Flandes y proclamarse rey por su matrimonio. Felipe II desaprobó la idea y le fue dando largas. Unas dilaciones que algunos han apuntado que permitió a Inglaterra fortalecerse y que, cuando 10 años después de la muerte de Don Juan, se decidió a atacar Inglaterra con la «Armada Invencible», se había perdido un tiempo precioso y era ya demasiado tarde.

Tras la batalla de Lepanto y el acuerdo de paz por separado que Venecia suscribió con el Imperio Otomano, la Liga Santa fue liquidada y Felipe II envió a Don Juan de Austria como vicario general de Italia. Mientras tanto, la situación en Flandes se deterioraba de forma cada vez más acelerada. La represión llevada a cabo por el duque de Alba puso a una mayoría de la población en contra de la dominación española, a la vez que las Provincias Unidas holandesas funcionaban de facto como un estado independiente, con el apoyo que les prestaba la Inglaterra de Isabel I. Destituido Alba y reemplazado por Luis de Requesens, este consiguió con una política más contemporizadora reencauzar la situación para los intereses españoles. A su muerte, Felipe II se decidió por Don Juan para substituirle como gobernador general de Flandes. Antes de que llegara para tomar posesión, las tropas, que no recibían sus pagas desde hacía meses, optaron por saquear Amberes –episodio conocido como «la furia española-, lo que dio al traste con toda la labor llevada a cabo por Requesens.

Don Juan de Austria llegó a Flandes en la peor de las situaciones posibles. Como muestra de buena voluntad, accedió a licenciar a buena parte de las tropas y logró en parte reconducir la situación

Don Juan de Austria llegó pues a Flandes en la peor de las situaciones posibles. Como muestra de buena voluntad, accedió a licenciar a buena parte de las tropas y logró en parte reconducir la situación, llevando los tercios viejos a Milán, desde donde podía llamarlos si la situación empeorara. Fue en estos tiempos cuando se produjo el incidente de Antonio Pérez y el asesinato del secretario de Don Juan, Juan de Escobedo, que le había sido impuesto a su vez por Antonio Pérez –secretario del rey- y por el propio monarca. Todo esto llevó a uno de los episodios más oscuros del reinado de Felipe II.

No se conoce con certeza cuál era la posición de Don Juan de Austria sobre el problema en los Países Bajos. Si parece que Antonio Pérez era partidario de un acuerdo con Guillermo de Orange que acabara con la sangría humana y económica que la guerra de Flandes estaba siendo para la Corona española. El caso es que Don Juan envió a Escobedo a Madrid, con la intención de pedir nuevos fondos para sostener la guerra, siempre pensando en la invasión de Inglaterra desde Flandes. Pero Antonio Pérez convenció al rey de que las únicas aspiraciones de su hermano eran convertirse en rey de Inglaterra y que estaba conspirando contra su hermano. Escobedo fue asesinado por unos sicarios en Madrid, por orden de Antonio Pérez y con la más que probable autorización real.

Cuando sus archivos personales llegaron a España, se pudo comprobar que nunca había conspirado contra el rey, y que todo había sido una conspiración urdida por Antonio Pérez

Mientras tanto, la situación en Flandes había empeorado de nuevo, tras la ruptura del pacto entre Orange y Juan de Austria. Este contrató tropas alemanas y llamó a los tercios de Milán para reemprender la guerra. Don Juan derrotó a los Estados Generales en Gembloux, por la intervención directa de Francia e Inglaterra, que atacaron respectivamente por el sudoeste y el nordeste, complicó todavía más la situación. Afectado desde hacía un tiempo por fiebres tifoideas, Don Juan de Austria murió en Namur, mientras estaba sitiando esta ciudad. Cuando sus archivos personales llegaron a España, se pudo comprobar que nunca había conspirado contra el rey, y que todo había sido una conspiración urdida por Antonio Pérez. Pero ya era demasiado tarde para reparaciones, y Don Juan de Austria nunca llegó a ser rey de lugar alguno.

En definitiva, todos los ingredientes para convertirse en un personaje literario de primer orden. Sobre él escribieron autores como Juan Rufo, Larra o Chesterton, éste último traducido por Borges.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 26 de septiembre de 1889

Nacía en Messkirch (Baden-Wütenberg, Alemania) Martin Heidegger, uno de los filósofos más importantes del siglo XX.

Martes, 27 de septiembre de 1975

El gobierno de la dictadura franquista fusila a tres militantes del FRAP y a dos de ETA, en lo que fueron las últimas penas de muerte llevadas a cabo en España. Menos de dos meses después, moría el dictador.

Miércoles, 28 de septiembre de 1868

En el marco de la revolución Gloriosa de septiembre de 1868, se produce la batalla del Puente de Alcolea, cerca de Córdoba. Las fuerzas revolucionarias derrotan a las monárquicas y la reina Isabel II toma el camino del exilio. Poco después, se instaura en España un gobierno provisional.

Jueves, 29 de septiembre de 1509

En Villanueva de Sigena (Huesca), nacía Miguel Servet (f. 1553), médico i teólogo, descubridor de la circulación menor de la sangre. A los 44 años fue quemado vivo en Ginebra por orden de Calvino.

Viernes, 30 de septiembre de 1540

Nacía en Alcalá de Henares Miguel de Cervantes Saavedra (f. 1616), autor del Quijote y uno de los más renombrados escritores de todos los tiempos.

Sábado, 1 de octubre de 1578

En Namur (Flandes), fallecía Don Juan de Austria (n. 1545), hijo ilegítimo del emperador Carlos V y hermanastro de Felipe II de España.

Domingo, 2 de octubre de 1968

En Ciudad de México se producía la conocida como «Matanza de Tlatelolco». Una manifestación de estudiantes fue tiroteada por la policía y el ejército, produciéndose entre 300 y 400 muertos entre los manifestantes.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.