Droplite abre una ronda de 600.000€

Imagen: Droplite

Droplite, una spin-off del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) ubicada en el Parc Científic de Barcelona, ha iniciado el desarrollo industrial de un dispositivo inteligente para el diagnóstico médico en tiempo real en el punto de atención al paciente (Point of Care, POC).

 

Para acelerar esta última etapa de desarrollo del producto, la compañía ha abierto su primera ronda de financiación por un importe inicial de 600.000 €, a la que ya se ha sumado el fondo de inversión Genesis Ventures –gestionado por Genesis Biomed– con una aportación de 50.000 euros.

A finales de año, Droplite recibió una subvención de 236.000 euros en la convocatoria 2019 del programa Neotec del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). Recientemente, la compañía también ha obtenido 75.000 euros de la línea de ayudas Startup Capital de ACCIÓ, la agencia para la competitividad de la empresa de la Generalitat de Cataluña.

“Este apoyo financiero y el capital levantado en la ronda nos permitirá concluir en 2021 la fabricación industrial del prototipo para una futura producción a gran escala, y ampliar el equipo humano para consolidar nuestro plan de crecimiento. La previsión es llegar al mercado en 2022. Ya tenemos varios inversores particulares, fondos seed capital y business angels interesados y queremos cerrar la ronda este verano”, afirma André Guedes, cofundador y CEO de Droplite.

“Invertimos en el proyecto de Droplite porque es una solución con un gran potencial de futuro en el sector salud. Además, es una spin-off surgida en el ICFO, centro de reconocido prestigio mundial en fotónica.

Genesis Ventures tiene plena confianza en el gran trabajo que está desarrollando el equipo encabezado por André Guedes, que ya había liderado con éxito otras startups del sector”, declara Josep Lluís Falcó, fundador y CEO de Genesis Biomed.

 

Tecnologías de frontera para optimizar el diagnóstico médico

El dispositivo de diagnóstico desarrollado por Droplite se basa en el concepto lab-on-a-chip y es capaz de realizar pruebas rápidas de tipo inmunoensayo con la fiabilidad de un laboratorio central. Permite detectar, de manera cuantitativa, en tiempo real (menos de 10 minutos) y con una sola gota de muestra (sangre, saliva, orina, etc.), diferentes agentes patológicos y condiciones de salud en el punto de atención al paciente (Point of Care, POC).

Se conecta al sistema de información del hospital o a la nube, lo que asegura la trazabilidad de los resultados y también una fácil sincronización de los datos recolectados para estudiar tendencias y posibles brotes de la enfermedad/condición de salud monitorizadas.

Esta plataforma, miniaturizada e inteligente, es una combinación de técnicas avanzadas de química personalizada, nanotecnología, electrónica, procesamiento de señal y sistemas de detección óptica y microfluídica avanzados (patentados). Para su desarrollo, la compañía ha contado con colaboradores industriales (empresas farmacéuticas) e institucionales (hospitales y centros de investigación).

“La tecnología desarrollada por Droplite hace compatible con el entorno microfluídico métodos de detección ópticos que no lo eran hasta ahora. Todo ello nos permite beneficiarnos de la sensibilidad y precisión propia de un laboratorio de análisis clínicos en un único dispositivo compacto que se puede usar in situ, junto al médico, directamente en una clínica o hospital. Por otra parte, al encontrarse conectado a la nube y al sistema de información hospitalaria, garantiza la trazabilidad y el acceso inmediato a los resultados en
cualquier momento y lugar”, explica Rafael Porcar, cofundador y CTO de Droplite.

Su estrategia de negocio apunta a explorar diferentes mercados con un alto impacto social y económico, dado que su plataforma es transversal y con gran capacidad para adaptarse a un amplio espectro de aplicaciones. En este momento Droplite ha validado aplicaciones en la detección y cuantificación rápida de hormonas, alergias y enfermedades infecciosas. El mercado veterinario también está validado, y representa para la compañía una posible fuente anticipada de ingresos ya que es un sector con menos barreras regulatorias.

“El campo de los test descentralizados, rápidos e inteligentes es el segmento con un crecimiento más rápido y atractivo dentro del mercado del diagnóstico clínico. Nuestro dispositivo miniaturizado, compacto y conectado a la nube nos permitirá cumplir con los exigentes requisitos del sector de salud y sorprender al mercado y a la comunidad médica con un producto de alta calidad y fiabilidad. Al tratarse de un sistema altamente versátil estamos valorando también una futura aplicación como prueba rápida de varios
biomarcadores de la infección por SARS-CoV-2”, apunta André Guedes.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí