¿Educar imponiendo o proponiendo?

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

De la autoridad al autoritarismo sólo hay un paso, y hoy en día un mal paso. Actualmente no está de moda pasarse al autoritarismo. De hecho los expertos lo ven mal y las familias también. Pero si alguien pasa de la dicta blanda a la dicta dura nos hallamos ante un docente impotente.

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista @DAVIDRABADA

Una profesora con dictadura que conocí, sufrió de una gran desazón personal que le agrió el carácter. En fin que su pareja abandonó el hogar, sus familiares no la soportaban y sus amigos, si los mantuvo, por ser como era, dejaron de serlo. Esta profesora imponente estaba quemada por la enseñanza habiendo perdido su capacidad de empatía con los jóvenes. Muchos años llevaba soportando a provocadores, malcriados y pasotas, así que optaba por dar clases con laxitud y distancia, pasando en parte de sus alumnos e imponiendo más sus ideas que no provocando el argumento en los propios escolares. Para el imponente hacer pensar a los estudiantes significa malograr su tiempo para beneficiar sólo a unos pocos con inquietudes. A menudo el imponente da sus clases a espaldas del grupo invadiendo la pizarra con mil trazos de tiza que los alumnos deben anotar atropelladamente, ¿se imaginan lo que ven los escolares durante ese momento? Pues algo muy sórdido, ven la rabada de su docente enmarcada por el futuro oscuro de la pizarra, un futuro muy negro. Ahora con las pizarras digitales el futuro se vuelve más claro.

El imponente jamás comprendió que dirigirse a estos púberes como hombres y mujeres suscita mejor su responsabilidad que no tratarles como nenes ingenuos de primaria

Envidiar y criticar a todo el mundo es harto normal en este perfil docente. Algunas veces, y para llenar esos océanos de antipatía, el imponente siembra islas de simpatía que los alumnos jamás ven como puerto en donde varar su navío, más bien piensan que es hipócrita. Esos acercamientos al estilo madre Teresa de Calcuta no son más que intentos para curar su conciencia de imponente amargado. Durante esos pequeños intervalos de laxitud, la santa madre habla a los adolescentes como niñitos de tres años. Con ello no da con lo que estos desean ser realmente en breve, adultos. El imponente jamás comprendió que dirigirse a estos púberes como hombres y mujeres suscita mejor su responsabilidad que no tratarles como nenes ingenuos de primaria. Un buen maestro no es el que espera que le teman sino quien desea que le superen.

Cabe recordar que los alumnos están en el colegio para ser autónomos en la vida y destetarse a la larga de sus padres. Un profesor sólo imponente en opiniones jamás logrará potenciar su autonomía, sólo les llenará la cabeza de sus ideas, con el riesgo de estar equivocadas. Mejor inducirles a ser críticos y contrastar toda la información disponible, incluida la del docente. El filósofo Bertrand Russell hacía una broma de sí mismo en este sentido, en el de ser crítico.

<< Si una vez muerto toda mi obra desapareciera, ¿a quién preferiría para que hablara de mi? ¿A un discípulo estúpido o a un enemigo listo? Pues mejor un enemigo listo ya que el primero no me habría entendido. En cambio el segundo, a pesar de criticarme, me cuestionaría correctamente >>

Y cabe recordar que el buen educador debe provocar que sus escolares sean críticos incluso con las opiniones de su mentor. En este sentido recuerdo una clase de matemáticas durante la guerra de Iraq. Al inicio de ésta pillé a mis alumnos debatiendo entre un SÍ o un NO a la guerra. El tema de ese día debían ser las ecuaciones de segundo grado, ecuaciones que casualmente suelen ofrecer dos soluciones. Un SÍ o un NO a la guerra también resultaba dual. Así pues el debate substituyó la clase de álgebra y la conclusión a la cual llegaron fue asombrosa. Contrastando sus opiniones con las informaciones que les ofrecí y las que hallaron por Internet, resolvieron la ecuación con gran pericia. Un alumno redactó lo siguiente.

Un buen maestro no es el que espera que le teman sino quien desea que le superen

<< Podemos desear erradicar la dictadura de Saddam y con ello llegar a la guerra. Podemos pensar que el petróleo mueve los hilos de la invasión y negarnos a la guerra. Son dos soluciones ante una misma ecuación pero, ¿debemos elegir obligatoriamente entre estas dos opciones? ¿O lo realmente  importante del asunto sería regalar al pueblo iraquí la libertad de poder escoger? Bajo la dictadura de Saddam poco pueden hacer, o sobreviven así o se revelan contra la opresión. Pero cualquier revolución no debe pasar precisamente por el conflicto bélico, puede pasar por la cultura y el esfuerzo. Si en lugar de enviar tropas se mandaran conocimientos puede que ellos mismos provocasen el cambio en su país. Lástima que Estados Unidos prefiera la vía rápida, la guerra preventiva, a la vía lenta, la revolución cultural. Como si se tratara de una ecuación de segundo grado volvemos a tener dos soluciones. Nosotros optamos por la cultura >>

Por desgracia, y hoy en día, prosigue el conflicto en Iraq sin que la cultura haya ganado la partida. Un profesor imponente jamás hubiera permitido ni suscitado una clase como la anterior. Y algo más, la ley prohíbe hacer apología de las ideologías del docente entre sus alumnos, es decir adoctrinar. En fin, quien politice a sus estudiantes comete una falta muy grave que en el próximo apartado analizaremos.

Este artículo forma parte de una serie titulada “Fracaso escolar o fracaso político“, a cargo de nuestro colaborador, David Rabadà.

Entrega anterior: ¿Autoridad o autoritarismo docente? (36)

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí