Alteraciones en la plasticidad en diferentes áreas cerebrales se ha relacionado con el desarrollo de la drogadicción y los trastornos alimentarios / UPF

La exposición a nicotina durante el desarrollo embrionario provoca cambios epigenéticos en la corteza cerebral

.

Alrededor de un 10% de todas las mujeres embarazadas fuma o se expone de algún modo a la nicotina. Hasta ahora no se conocían los mecanismos moleculares por los que la exposición pre y posnatal a la nicotina afectan al desarrollo del bebé, causando alteraciones en el cerebro que pueden ser las responsables de trastornos mentales como el déficit de atención, la ansiedad o la depresión.

.

UPF / Rafael Maldonado y Miquel Martin, jefe e investigador respectivamente del Laboratorio de Neurofarmaología de la UPF, analizan un estudio liderado por Marina R. Picciotto, investigadora principal de la División de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Yale (Estados Unidos), que arroja luz sobre los cambios moleculares que provoca la nicotina durante el desarrollo del cerebro.

Los genes alterados codifican para proteínas involucradas en la plasticidad neuronal, provocando así carencias en el aprendizaje

Según los resultados del estudio, publicado en la revista Nature Neuroscience, la exposición a la nicotina durante el desarrollo embrionario genera cambios epigenéticos en la corteza cerebral de los ratones, es decir, cambios en el ADN que alteran la expresión de diferentes genes. Concretamente, los genes alterados codifican para proteínas involucradas en la plasticidad neuronal, provocando así carencias en el aprendizaje.

El hecho de que algunos trastornos mentales se deban a cambios epigenéticos en la expresión de diferentes genes sugiere que estas alteraciones se pueden mantener a lo largo de toda la vida. Según Maldonado, “los fallos en el aprendizaje provocados por la exposición prematura a la nicotina reflejan defectos en el aprendizaje emocional”. De hecho, alteraciones en la plasticidad en diferentes áreas cerebrales se ha relacionado con el desarrollo de la drogadicción y los trastornos alimentarios. Estas alteraciones en la plasticidad neuronal debidas a la exposición a la nicotina podrían causar la aparición de alguno de estos trastornos, tal y como opinan Maldonado y Martín.

Gráfico: UPF

Gráfico: UPF

.

Dados los resultados obtenidos por el equipo de Picciotto y teniendo en cuenta que las primeras 3 semanas de desarrollo posnatal de ratón se corresponden con el tercer trimestre de embarazo humano, podemos deducir que se trata de un período crucial para el posible desarrollo de trastornos mentales debidos a la exposición a nicotina. “Los resultados obtenidos en este estudio ofrece nuevas perspectivas sobre las consecuencias que tiene la exposición a la nicotina durante el desarrollo embrionario y aporta evidencias sobre el vínculo existente entre ciertos trastornos mentales y esta exposición prematura”, afirman Maldonado y Martín.

.

Trabajo de referencia:

Rafael Maldonado & Miquel Martin. Epigenetics, behavior and early nicotine. Nature Neuroscience, July 2016. doi:10.1038/nn.4330

.

 

Share