Ejecución de Julián Grimau

Portesta en París / Wikimedia - Autor: De Torre de viento - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24722351

El 20 de abril de 1963 era fusilado por la dictadura franquista el dirigente del PCE Julián Grimau. Fue el último ejecutado por sus supuestos actos durante la guerra civil.

 

CV / En 1963 el régimen franquista se preparaba para la celebración de los «25 años de paz» que iban a tener lugar el año siguiente. Se pretendía con ello dar carpetazo a la guerra civil, presentando al régimen como consolidado y el definitivo resultado del conflicto. En ello insistía el flamante nuevo ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne (1922-2012), que trataba de hacer presentable la dictadura en el resto en Europa. La detención y ejecución de Grimau vino a truncar en buena medida estos proyectos.

Grimau era un dirigente de segunda fila que nunca formó parte de los círculos más próximos al secretario general Santiago Carrillo (1915-2012)

Julián Grimau había nacido en Madrid el 18 de febrero de 1911. Durante la época de la República militó en Izquierda Republicana, partido que abandonó para ingresar en PCE a los pocos meses de haber estallado el conflicto. Estuvo destinado en la Brigada de Policía Criminal. Tras la derrota de la República, se exilió primero en Sudamérica y posteriormente fue trasladado a Francia por el partido, siendo nombrado miembro del comité central.

En realidad, era un dirigente de segunda fila que nunca formó parte de los círculos más próximos al secretario general Santiago Carrillo (1915-2012). En 1959 fue enviado al interior para rehacer la estructura del partido, muy castigada por la represión policial, especialmente tras una redada en la que había caído el responsable del interior, Simón Sánchez Montero, con buena parte de la militancia de Madrid. Durante su estancia en España, compartió tareas con «Federico Sánchez», nombre de guerra en la clandestinidad de Jorge Semprún (11923-2011).

El 7 de noviembre de 1962 fue detenido mientras acudía en autobús a una cita política. En el autobús viajaban solo tres pasajeros, Grimau y otras dos personas que resultaron ser policías de la Brigada Social. Las circunstancias de su detención hacen pensar en una delación, sin que se haya aclarado nunca la fuente que propició su detención, dando pie a todo tipo de especulaciones.

Contra todo pronóstico, Grimau no fue juzgado por sus actividades clandestinas, sino por los supuestos crímenes cometidos en su función de policía durante la guerra civil

Contra todo pronóstico, Grimau no fue juzgado por sus actividades clandestinas, sino por los supuestos crímenes cometidos en su función de policía durante la guerra civil. En aquellos momentos, el régimen franquista estaba preparando la creación del TOP –Tribunal de Orden Público-, con la intención de reprimir las actividades políticas clandestinas. Pero si se lo juzgaba de acuerdo con la nueva ley, solo se le iba a poder condenar por su actividad clandestina y su pertenencia al PCE, lo cual hubiera comportado una sentencia de prisión. Para poderlo condenar a muerte, Franco retrasó la aprobación de la ley, y fue juzgado según la Ley de Responsabilidades Políticas de 1938,  por un consejo de guerra que lo condenó a muerte.

La sentencia estaba decidida de antemano. Se le acusó de haber pertenecido al SIM republicano –Servicio de Información Militar- y de haber dirigido la represión en Barcelona contra el POUM y los anarquistas, y en Madrid contra la «quinta columna». Nunca se aportó la menor prueba. Durante los interrogatorios fue sistemáticamente torturado, hasta el punto que tuvo que ser fusilado sentado en una silla porque no se sostenía de pie. El consejo de guerra y la condena a muerte, que se dictó el 18 de abril, desató una campaña contra el régimen franquista en toda Europa y Sudamérica. Se llegaron a enviar más de 800.000 telegramas pidiendo la suspensión del juicio, que se consideraba una farsa. Igualmente, varios gobernantes extranjeros solicitaron a Franco el indulto tras la sentencia, entre ellos el papa Juan XXIII. Al dia siguiente, Franco forzó al consejo de ministros a ratificar la sentencia, y el 20, a las 5h de la madrugada, Grimau fue ejecutado.

Se ordenó a la Guardia Civil formar un pelotón de ejecución, pero sus mandos se negaron alegando que solo les correspondía legalmente la custodia del cadáver

El fusilamiento no estuvo exento de incidentes. Se ordenó a la Guardia Civil formar un pelotón de ejecución, pero sus mandos se negaron alegando que solo les correspondía legalmente la custodia del cadáver. Se intentó entonces formar un pelotón con oficiales de carrera, pero el capitán general de Madrid se negó. Al final, el propio Franco dio la orden de que el pelotón se formara con soldados de reemplazo, que dispararon hasta 27 balas sin acabar con su vida. El teniente que comandaba el pelotón fue quien lo mató finalmente disparándole el tiro de gracia… años después, acabó en un psiquiátrico.

En su obra «Autobiografía de Federico Sánchez», Semprún parece reconocer que Grimau debió estar directamente implicado en la represión del POUM por los hechos de mayo de 1937, a la vez que insinúa que no era muy apreciado en las altas esferas del PCE en París. El propio Semprún fue expulsado del partido por Carrillo poco después, en 1964.

Julián Grimau fue el último ejecutado por sus supuestos actos durante la guerra civil, sin que esto signifique que la dictadura dejara de matar

Con respecto a las torturas a que fue sometido durante los interrogatorios, y al ser evidentes durante la celebración del consejo de guerra, el ministro Fraga Iribarne intentó zanjar el tema asegurando que las lesiones que se le observaban –y que eran manifiestamente visibles- se las había producido el propio Grimau al intentar escapar arrojándose del segundo piso de la comisaría. No se lo creyó nadie; ni siquiera el propio Fraga.

Julián Grimau fue el último ejecutado por sus supuestos actos durante la guerra civil, sin que esto signifique que la dictadura dejara de matar; lo siguió haciendo hasta pocas semanas antes de la muerte de Franco.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

20 de abril de 1963:

La dictadura franquista ejecutaba en Madrid al dirigente del Partido Comunista, Julián Grimau.

21 de abril de 753 a.C.:

Según la leyenda, este fue el día en que Rómulo y Remo fundaron la ciudad de Roma.

22 de abril de 1898:

La armada estadounidense iniciaba el bloqueo de La Habana, en la isla de Cuba. Fue el primer acto de guerra de los EEUU contra España en el marco de la guerra de 1898.

23 de abril de 1858:

Nacía en Kiel (Alemania) Max Plank, físico y matemático, premio Nobel de Física en 1918, y considerado el fundador de la teoría cuántica.

24 de abril de 1918:

En el marco de la I Guerra Mundial, tenía lugar el primer combate de carros blindados de la historia. Hasta entonces, solo habían sido utilizados por los aliados, que desde 1916 había empezado a usarlos. Se les llamó «tanques» porque durante su transporte a Francia, y para burlar al espionaje alemán, las cajas en que iban se indicaban como depósitos, contenedores, o sea, «tanques».

25 de abril de 1974:

Se iniciaba en Portugal la Revolución de los Claveles, encabezada por un grupo de oficiales del ejército. Derrocó a la que entonces era la dictadura más antigua de Europa.

26 de abril de 1937:

Aviones de la Legión Cóndor, cuerpo expedicionario enviado por Hitler para ayudar al bando franquista durante la guerra civil española, bombardeaban y destruían la población vasca de Guernica. Fue el primer ataque masivo aéreo de la historia contra una población civil.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí