El estudio podría explicar por qué las mujeres sufren más discapacidad después de un accidente cerebrovascular que los hombres

El ácido úrico puede reducir las secuelas tras un infarto cerebral

.

HC / El ácido úrico es un compuesto de desecho del metabolismo humano relacionado con la gota –un tipo de artritis que se manifiesta con un dolor intenso–, la diabetes o problemas cardíacos. Sin embargo, parece ser una sustancia que actúa como neuroprotector en el infarto cerebral.

Los sujetos que habían sufrido un ictus y tenían el ácido úrico elevado se recuperaban mejor. / HC

Los sujetos que habían sufrido un ictus y tenían el ácido úrico elevado se recuperaban mejor. / HC

“Llevamos 12 años estudiando el comportamiento del infarto cerebral en pacientes a través de diferentes técnicas”, explica Ángel Chamorro, director de la Unidad de Ictus del Hospital Clínic de Barcelona. “Hemos observado tanto en animales como en humanos, que los sujetos que habían sufrido un ictus y tenían el ácido úrico elevado, se recuperaban mejor. Actúa como un potente antioxidante, evitando la formación de  radicales libres cuando la arteria se tapa”, matiza.

De esta forma, los investigadores del Clínic colocan al ácido úrico en primera línea de tratamiento para el ictus agudo, proponiendo un cambio el abordaje terapéutico actual de una enfermedad que sufren 12.000 personas en Cataluña, 100.000 en España y un millón de europeos al año.

Publicado en la International Stroke Conference de la American Stroke Association, celebrada el pasado 12 de febrero en San Diego (California), este estudio fue realizado a 421 pacientes de diez hospitales españoles que habían sufrido un ictus agudo.

Casi el 40% de ellos estaba libre de secuelas a los tres meses del accidente, en comparación con el 33% de los pacientes tratados con placebo, es decir, que solo habían recibido el tratamiento trombolítico habitual. De ellos, las mujeres, los pacientes con elevados niveles de glucosa y los que habían sufrido un ictus leve, respondieron mejor al nuevo tratamiento.

.

Más efectivo en mujeres

Chamorro señala que el estudio podría explicar por qué las mujeres sufren más discapacidad después de un accidente cerebrovascular que los hombres. “Los niveles de ácido úrico en mujeres es 2 mg menor que el de los hombres, por lo tanto están menos equipadas para combatir el estrés oxidativo propio del ictus. Por eso el nuevo tratamiento podría ser más efectivo en ellas”.

La mitad de los pacientes del estudio eran mujeres y la edad media fue de 76. La mayoría tenía otros problemas de salud y fueron tratados en 10 unidades de ictus de toda España. Todos los pacientes recibieron el activador del plasminógeno tisular tPA como tratamiento trombolítico y fueron asignados al azar para recibir el ácido úrico o placebo.

Ahora, el Hospital Clínic de Barcelona está trabajando en un nuevo estudio con fondos europeos para validar los resultados de este estudio en una muestra mayor de pacientes.