«Los jóvenes de los países desarrollados consideran que aprender ciencia y tecnología no tiene importancia o no aumenta sus salidas laborales»

Una iniciativa europea explica a los estudiantes la importancia de la ciencia y la tecnología

.

Desde la biología a los medios digitales, pasando por la energía o la computación en la nube, casi cualquier ámbito laboral contemporáneo está fuerte o totalmente influenciado por el progreso científico y tecnológico. Aún así, según las encuestas, los jóvenes de los países desarrollados no conceden un gran valor a la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (CTIM).

Imagen: Cordis

El proyecto financiado con fondos europeos ECB («European Coordinating Body in Science, Technology, Engineering and Maths Education») se ocupa de aumentar el interés del alumnado en la educación y las salidas laborales de CTIM, así como de impulsar los conocimientos en estas materias.

«Los descubrimientos más relevantes del proyecto ECB muestran que los alumnos de los países ricos no muestran interés por las materias de ciencias», afirmó Alexa Joyce, gestora sénior de desarrollo corporativo en «European Schoolnet» (red europea de centros escolares). «Consideran que aprender ciencia y tecnología no tiene importancia o no aumenta sus salidas laborales».

La iniciativa ECB, ahora denominada inGenious, es una respuesta estratégica a gran escala al llamamiento europeo por el refuerzo de las relaciones entre la formación científica y las salidas laborales cientifico-tecnológicas.
.

Acercar la educación a la industria

«European Schoolnet y ERT (“European Roundtable of Industrialists”) han puesto en marcha inGenious para acercar la educación a la industria -aclaró Alexa Joyce- y así contribuir a que los alumnos comprendan la relación entre aquello que les apasiona, el conjunto de capacidades que las hacen posible, las vías educativas que permiten obtener dichas capacidades y, en último término, los trabajos que podrían desempeñar».

El proyecto creó una comunidad académica e industrial sobre educación en materia de CTIM accesible a todos los profesores y profesionales relacionados con la ciencia de Europa. Sus miembros pueden disponer de recursos didácticos desarrollados en colaboración con la industria para dotar a las materias de CTIM impartidas en el aula de un contexto perteneciente al mundo real.

«Además pueden participar en eventos de formación como seminarios web y foros, y consultar un catálogo de actividades colaborativas en forma de visitas a instalaciones industriales o charlas a cargo de modelos de referencia».

Alexa Joyce afirmó que inGenious también funciona como un ejercicio piloto, bajo la dirección de Águeda Gras Velázquez, gestora del programa científico en European Schoolnet, que acaba de superar los dos años de duración y en el que se elige a más de ciento cincuenta profesores cada año para participar en un ensayo y una evaluación rigurosas de las actividades científicas desarrolladas en entornos industriales. «Su opinión resulta fundamental para descubrir los retos más notables y las oportunidades de traspaso de conocimientos», declaró.

Los resultados del proyecto sirven además en la redacción de actividades políticas e inGenious fomenta de manera activa el debate sobre CTIM, el aprendizaje mutuo y la transferencia de experiencias mediante publicaciones, congresos y otros eventos a escalas nacional y europea.

«Los resultados de nuestras actividades piloto se acaban de presentar en el congreso ESERA celebrado en Chipre y contribuyen a esclarecer los factores que influyen en la formación de los alumnos y en las decisiones que toman de cara a su futuro profesional», aclaró Alexa Joyce. «Como hallazgo relevante se puede destacar que el interés por la educación en materia de ciencia no implica un interés en la CTIM como elección profesional. Sin embargo, discutir en el aula sobre el futuro profesional sí que resulta eficaz. El interés por una salida laboral dedicada a CTIM aumenta un veinte por ciento en los alumnos que participan en debates sobre su futuro».

Hasta ahora han participado directamente entre doce mil y dieciséis mil estudiantes en los ejercicios piloto. Alexa Joyce adelantó que este otoño se celebrará un concurso escolar entre todos los centros interesados. «Confiamos en generar a largo plazo una red de mayor tamaño y más cualificada de trabajadores en materia de CTIM con la que impulsar el crecimiento basado en la innovación en Europa».

ECB recibió cerca de 3,5 millones de euros de financiación en virtud el programa FP7-SIS y su ejecución corre a cargo de European Schoolnet y ERT. El proyecto finalizará en 2014.

Share