El artista Spencer Finch evoca en Pabellón Mies el jardín Ryoan-ji de Kioto

Imagen: Fundación Mies van der Rohe Barcelona

 

El artista norteamericano Spencer Finch, que ha trabajado en el Memorial 11-S de Nueva York, presenta desde hoy en el Pabellón Mies van der Rohe su nueva intervención artística, “Fifteen stones”, con la que evoca el jardín Ryoan-ji de Kioto (Japón).

 

EFE / Durante un encuentro con periodistas, Finch ha reconocido que tanto el pabellón barcelonés como el jardín japonés son dos de los espacios que más le han impresionado de los muchos que ha visitado a lo largo de su vida y ahora ha tenido la oportunidad de vincular la estética del arquitecto alemán con la filosofía zen.

Su proyecto ha consistido en colocar en el estanque del edificio barcelonés un total de quince piedras de tal manera que, se observen desde donde se observen, “no es posible verlas todas a la vez”

Su proyecto, que podrá visitarse hasta el próximo 21 de octubre, ha consistido en colocar en el estanque del edificio barcelonés un total de quince piedras -como sucede sobre una superficie similar de grava blanca en Ryoan-ji- de tal manera que, se observen desde donde se observen, “no es posible verlas todas a la vez”.

Finch cree que tanto el jardín japonés como el pabellón Mies “son dos lugares en los que el movimiento es muy importante, igual como la relación que tienen entre ellos los diferentes objetos que incluyen”.

En el caso de “Fifteen stones”, existe, a su juicio, “una contraposición entre la piedra natural, que hemos ido a buscar a un bosque de Òrrius, en el Maresme, y el resto del edificio, con el travertino cortado y pulido”.

El artista, que reside y trabaja en Brooklyn y que desde el año 2002 ha viajado a Barcelona al menos en una decena de ocasiones y siempre ha visitado el Pabellón, ha indicado que con la colocación de las piedras “ahora se establece un diálogo nuevo entre los diferentes espacios de este lugar, que me obsesiona desde siempre”.

Por otra parte, ha considerado que la disposición de las piedras en el estanque “también estará marcada por la luz o el viento que mueve el agua, por lo que la obra se verá de manera diferente a lo largo del día, lo que es fantástico”.

la obra marcada por la luz o el viento se verá de manera diferente a lo largo del día

A la vez, ha dejado claro que ha intentado ser “sutil y modesto”, de manera que el público que acuda a conocer el pabellón pueda realizar su visita sin interferencias.

A cada una de las piedras, según ha confesado, le ha denominado con un nombre diferente, “eran casi como unas amigas, lo que me ha ayudado a colocarlas en el agua, igual que lo he hecho según su peso o forma”.

“Ahora es como si estuvieran de vacaciones en la ciudad y luego cuando se acabe el proyecto las volveremos a trasladar hasta los bosques de Òrrius”, ha apostillado Finch, quien defiende que el pabellón “es muy humano”.

El programa de intervenciones artísticas en el Pabellón Mies se inició en el año 1999 con Jeff Wall y a lo largo de este período han pasado por el lugar desde Enric Miralles y Antoni Muntadas a Ai Weiwei o el madrileño Andrés Jaque.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí