El individuo al que corresponde murió al comienzo de su juventud / Imagen: Cráneo 17 / Javier Trueba (Madrid Scientific Films)

El caso del Cráneo 17 de la Sima de los Huesos de Atapuerca

.

Un estudio sobre las lesiones mortales sufridas por uno de los individuos recuperados en el yacimiento de la Sima de los Huesos descubre el primer asesinato de la historia y resuelve el misterio de la insólita acumulación de cadáveres hace 430.000 años.

.

El Cráneo 17 recuperado en la Sima de los Huesos (Atapuerca, Burgos) está compuesto por 52 fragmentos recuperados a lo largo de 20 años de excavación (1990-2010). El individuo al que corresponde murió al comienzo de su juventud y llegó hace 430.000 años al yacimiento, donde reposa junto con otros 27 individuos de la misma época. El establecimiento del origen de esta extraordinaria acumulación de cadáveres en una recóndita sima de la burgalesa Cueva Mayor ha constituido durante décadas uno de los mayores desafíos de la prehistoria mundial.

Para los miembros del equipo de excavación se trataba de una acumulación intencionada de cadáveres realizada por otros humanos. Sin embargo, otros investigadores habían propuesto otras explicaciones alternativas, como acumulación debida a la acción de carnívoros o a corrientes de barro y agua. Los estudios realizados en los últimos años han permitido descartar estas dos últimas hipótesis, dejando sólo dos alternativas para el origen de la acumulación de cadáveres: caídas accidentales por la sima vertical de 13 metros de caída que da acceso a esta cavidad, o la acumulación intencional de cadáveres. Sin embargo, era muy difícil discernir de manera inequívoca entre estas dos hipótesis.

El Cráneo 17 presenta dos orificios en el hueso frontal, por encima de la órbita ocular izquierda. Su estudio ha permitido demostrar que estos orificios se produjeron posiblemente por el impacto de un objeto duro justo antes o después de la muerte del individuo (cuando aún tenía tejido blando). Este impacto podría haberse producido durante la caída de 13 m por la sima que da acceso al yacimiento, lo que sería compatible con la hipótesis de caída accidental.

Imagen en la que se muestran los dos traumas del cráneo 17 y la distinta trayectoria de cada uno de los impactos (Sala et al.)

Imagen en la que se muestran los dos traumas del cráneo 17 y la distinta trayectoria de cada uno de los impactos (Sala et al.)

.

Sin embargo, la naturaleza de las lesiones guardaba una sorpresa a los investigadores. Utilizando las más modernas técnicas forenses ha sido posible demostrar que ambas lesiones fueron producidas por el mismo objeto en dos impactos diferentes y con distintas trayectorias, lo que descartaría que se produjeran durante una caída accidental. El tipo de lesiones, su localización y el hecho de que fueran producidas en dos golpes independientes con el mismo objeto, nos lleva a interpretar que probablemente fueron producidas durante un acto de agresión mortal por otro individuo en lo que constituiría el primer caso de asesinato conocido en la historia de la humanidad.

.

Primer acto funerario de la humanidad
El individuo del Cráneo 17, si ya estaba muerto, no pudo llegar por su propio pie hasta Sima de los Huesos

Estos datos indicarían que el individuo del Cráneo 17, si ya estaba muerto, no pudo llegar por su propio pie hasta Sima de los Huesos, sino que su cadáver tuvo que ser transportado, muy probablemente, hasta allí por otros humanos. Esta hipótesis sugiere que fueron los humanos los responsables de la acumulación de cadáveres de la Sima de los Huesos y apoyaría que se trata del primer acto funerario de la historia de la humanidad.

Este estudio ha sido liderado por Nohemi Sala, del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, y ha participado Asier Gómez-Olivencia, doctor en Paleontología Humana. Asier Gómez Olivencia ha investigado en la Universidad de Cambridge y en Museo Nacional de Historia Natural de Francia, hasta su incorporación en 2014 como investigador Ikerbasque al Departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UPV/EHU, además de investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares y la University of Binghamton.

.

Referencia:

Sala N., Arsuaga JL., Pantoja-Pérez A., Pablos A., Martínez I., Quam R.M., Gómez-Olivencia A., Bermúdez de Castro JM., Carbonell E., 2015. Lethal interpersonal violence in the Middle Pleistocene, PLOS ONE. http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0126589

.