El asesinato de Robert F. Kennedy

Robert F. Kennedy en 1964 / Wikimedia

El año 1968 fue particularmente convulso en los Estados Unidos. En el exterior, la guerra de Vietnam se encontraba en su punto más álgido; en el interior, el descontento con la guerra era cada vez mayor entre la población, y el movimiento contra la discriminación arreciaba cada vez con mayor fuerza. El 4 de abril había sido asesinado uno de los líderes negros más prestigiosos, Martin Luther King.

 

CV / El senador Robert Francis Kennedy, hermano del presidente asesinado en 1963, concurría en las Primarias para obtener la nominación como candidato demócrata a la presidencia de los EEUU. El 4 de junio de 1968 había obtenido dos importantes victorias en Dakota del Sur y California, lo que le convertía en favorito. Pasada la medianoche, realizó un discurso en el Hotel Ambassador de los Ángeles para anunciar su triunfo. Sería el último…

Se ha escrito mucho sobre la «maldición» que pesa sobre los Kennedy. El patriarca y fundador del clan, Joseph P. Kennedy, era un inmigrante de origen irlandés que amasó una inmensa fortuna durante la ley seca y que siempre soñó con utilizarla para catapultar a alguno de sus hijos a la presidencia de los Estados Unidos. Preparó para ello a su primogénito Joseph, que murió al final de la II Guerra Mundial luchando como aviador. Se centró entonces en el siguiente hijo, John, que ganó las elecciones en 1960 y se convirtió en el presidente más joven de la historia y uno de los más glamurosos, pero por poco tiempo. En noviembre de 1963 fue asesinado en Dallas; un magnicidio sobre el que quedan aún muchas cosas por aclarar y sobre el que no se descarta que tuviera su origen en un complot de Estado. Ahora le tocaba al siguiente, Robert.

Asesoró a su hermano John durante su campaña al Senado en 1952 –siendo elegido- e inició su carrera política a su sombra

Robert Kennedy había nacido el 20 de noviembre de 1925, siendo el séptimo hijo, el tercero varón, de Joseph y Rose F. Kennedy. Sirvió en la marina de los Estados Unidos al final de la guerra y se graduó después por las universidades de Harvard y Virginia. Asesoró a su hermano John durante su campaña al Senado en 1952 –siendo elegido- e inició su carrera política a su sombra. Al ganar John las elecciones presidenciales, siguió junto a él, primero como asesor y, luego, como fiscal general de los EEUU, siempre formando parte del círculo íntimo de asesores más próximos al presidente. Junto a él, tuvo que lidiar con la crisis de los misiles, que puso al mundo al borde de la III Guerra Mundial. Dentro del equipo del presidente.

Tras el asesinato de su hermano, Robert permaneció como fiscal general durante nueve meses más. Se ha dicho que esperaba que el nuevo presidente, Lyndon Johnson, le nombrara vicepresidente, pero la relación entre ambos fue siempre muy fría, como lo había también la de Johnson con John, y acabó dimitiendo para proseguir su carrera política como senador, con la mirada puesta en la futura presidencia de los EEUU.

Johnson, se presentó a la reelección y obtuvo un segundo mandato entre 1965 y 1968, que estuvo marcado por la guerra de Vietnam y por la lucha en favor de los derechos civiles de la población negra americana. Los Kennedy eran conspicuos partidarios de los derechos civiles; esto, junto a su ascendencia irlandesa –no eran anglosajones- y ser católicos, los convertía en la bestia negra de los ultraconservadores norteamericanos. La intervención norteamericana en Vietnam había empezado en realidad durante la presidencia de John F. Kennedy, pero con Johnson se intensificó exponencialmente, llegando a mantener hasta 700.000 soldados en este país asiático. El descontento de la población aumentó también exponencialmente, añadiéndose a las protestas contra la guerra, la lucha por los derechos civiles y la revolución contracultural de los hippies.

Al iniciarse la campaña de las primarias para las elecciones presidenciales, Robert Kennedy anunció que no se iba a presentar como candidato. La razón aducida fue que no quería competir con el presidente en ejercicio y compañero de partido

Al iniciarse la campaña de las primarias para las elecciones presidenciales, Robert Kennedy anunció que no se iba a presentar como candidato. La razón aducida fue que no quería competir con el presidente en ejercicio y compañero de partido, Lyndon B. Johnson, quien, aunque muy desgastado, había anunciado su intención de presentarse a la reelección. Pero en los primeros caucuses en New Hampshire, solo consiguió vencer por la mínima a un candidato explícitamente anti-guerra del Vietnam. Johnson anunció entonces que renunciaba a presentarse para la reelección. Fue el momento en que Bob Kennedy decidió anunciar su candidatura.

En el largo camino que son las primarias en los Estados Unidos, Kennedy venció en Indiana y Nebraska, pero perdió inesperadamente en Oregón. La campaña solo estaba empezando y quedaba mucho por hacer. El 4 de junio obtuvo dos grandes victorias, en Dakota del Sur y en California, que le convertían en el favorito para la nominación demócrata como candidato a la presidencia. Pasada la medianoche, ya en el día 5 de junio, pronunció un famoso discurso televisado anunciando y celebrando su victoria en el Hotel Ambassador de Los Ángeles.

Tras concluir su famoso discurso televisado mientras se disponía a abandonar el hotel un hombre armado se abrió paso entre su escolta y empezó a disparar contra la multitud y contra Kennedy

Tras concluir, mientras se disponía a abandonar el hotel a través de las cocinas, un hombre armado se abrió paso entre su escolta y empezó a disparar contra la multitud con un revólver del calibre 22. Se trataba de Sirham Bishara Sirham, un palestino de ascendencia jordana de 24 años, residente en Los Ángeles, que disparó a quemarropa contra Kennedy, causándole heridas mortales. Fue trasladado de urgencia al hospital El Buen Samaritano, donde falleció pocas horas después. Sirham fue detenido inmediatamente. En sus declaraciones, afirmó que había atentado contra Kennedy por su posición favorable a Israel en el conflicto de Oriente Medio.

Aunque su asesinato no provocó tantas cábalas sobre posibles conspiraciones como en el caso de su hermano, lo cierto es que hay bastantes cosas que no cuadran, la primera, ¿Cómo pudo un hombre armado atravesar la escolta de la forma como lo hizo, mostrando abiertamente su pistola amartillada? También, ¿Cómo sabía que Bob Kennedy iba a abandonar el hotel por las cocinas? Hay más. Se sabía que, de salir elegido presidente, Bob iba a investigar a fondo la muerte de su hermano, y que eso podía comprometer a altos poderes e influencias que no estaban dispuestos a la reapertura del caso. Dos hijos del senador, Robert F. Kennedy jr y Kathleen Kennedy Townsend, aseguraron que su padre fue asesinado por un colaborador de la CIA, Thane Cesar, presente en el escenario en el momento del atentado, y que Sirham fue solo un señuelo, un efecto MacGuffin. Nunca se investigaron estas acusaciones. También se habló de la destrucción de muchas pruebas… Sirham Bishara Sirham fue condenado a muerte, y su pena conmutada por la de cadena perpetua, que sigue cumpliendo en la actualidad. Robert F. Kennedy fue enterrado en el cementerio de Arlington cerca de la tumba de su hermano John.

Dos hijos del senador, Robert F. Kennedy jr y Kathleen Kennedy Townsend, aseguraron que su padre fue asesinado por un colaborador de la CIA, Thane Cesar, presente en el atentado

El nuevo jefe de los Kennedy fue entonces el también senador Edward M. Kennedy, el benjamín de la familia. Al año siguiente, un confuso accidente de tráfico en el que falleció su secretaria, mermó su credibilidad, lo que le hizo abandonar temporalmente cualquier idea de presentarse a la presidencia. Lo hizo en 1980, concurriendo en las primarias contra el presidente James Carter, que optaba a la reelección. Carter le derrotó y concurrió a las elecciones presidenciales, pero sufrió una humillante derrota a manos del republicano Ronald Reagan. Los tiempos estaban cambiando…  Maldición o simple gafe, lo cierto es que algo pasa con los Kennedy.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 30 de mayo de 1906

Se inauguraba el túnel ferroviario del Simplón, que unía Italia y Suiza a través de los Alpes. Con una longitud de 19.823m, fue durante mucho tiempo el más largo del mundo.

Martes, 31 de mayo de 1819

Nacía en West Hills (Nueva York, EEUU), Walt Whitman (f. 1892), uno de los grandes poetas de la literatura norteamericana.

Miércoles, 1 de junio de 1855

El aventurero y filibustero norteamericano William Walker invade Nicaragua y reimplanta la esclavitud.

Jueves, 2 de junio de 2014

El rey Juan Carlos I de España anunciaba su abdicación. Le sucedía su hijo, Felipe VI

Viernes, 3 de junio de 1966

El líder chino Mao Zedong anunciaba la «Revolución cultural».

Sábado, 4 de junio de 1942

Comenzaba en el Pacífico la batalla aeronaval de Midway, entre las flotas japonesa y norteamericana. La victoria estadounidense permitió a los aliados tomar por primera vez la iniciativa en la guerra.

Domingo, 5 de junio de 1968

El senador y candidato presidencial demócrata en las primarias estadounidenses, Robert F. Kennedy, sufría un atentando como consecuencia del cual falleció al día siguiente.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.