El cantón de Cartagena

Cartagena en julio de 1873, grabado publicado en La Ilustración Española y Americana. / Wikimedia

Tras la abdicación de Amadeo I el 11 de febrero de 1873, la proclamación de la República por parte de las Cortes españolas fue más una solución para salir del paso que un proyecto previamente pensado y planificado.

 

CV / Para empezar, no había mayoría republicana en el Congreso, pero nadie estaba dispuesto a empezar de nuevo a buscar un rey por las cortes europeas, como había ocurrido tras la revolución de septiembre de 1868 que había derrocado a Isabel II. La mayoría de diputados progresistas, demócratas y radicales, así como incluso algunos moderados, optaron pues por la República. Se mantuvo provisionalmente la Constitución de 1869, con la eliminación del artículo que establecía la monarquía como forma de estado, y el pleno de las Cortes nombró presidente del Consejo de Ministros a Estanislao Figueras.

Para empezar, no había mayoría republicana en el Congreso, pero nadie estaba dispuesto a empezar de nuevo a buscar un rey por las cortes europeas

Los republicanos, por su parte, estaban divididos entre federalistas y unitaristas. Es decir, entre partidarios de una república federal y una más centralizada. Los federalistas se agrupaban en torno a Pi y Margall, y los unitaristas en torno a Castelar. En medio se encontraban políticos como Salmerón o el propio Figueras.

La presidencia de Figueras duró cuatro meses, hasta el 11 de junio, cuando, harto de las trifulcas entre los propios republicanos, pronunció su famosa frase: «Señores, no puedo más. Estoy hasta los cojones de todos nosotros». Y partió sin más hacia Francia. El acuerdo entre Castelar y Pi y Margall propició el nombramiento como presidente del segundo, con el acuerdo de redactar una nueva constitución federal, pero desde la legalidad.

Los republicanos más radicalmente federalistas no entendieron este pacto, y optaron por presionar al gobierno construyendo la república federal «desde abajo», por medio de insurrecciones armadas. La más famosa fue la del Cantón murciano, que se conoció como el Cantón de Cartagena, porque quedó muy pronto reducido a esta ciudad y sus inmediatos alrededores. Cartagena ofrecía además un interés muy especial, y por esto se planificó y se desplazaron varios líderes revolucionarios desde Madrid, como Roque Barcia o el general Juan Contreras: su puerto era la base de la escuadra del Mediterráneo.

Los borbónicos seguían conspirando, la insurrección en Cuba arreciaba, los carlistas se habían alzado de nuevo y, ahora, los propios republicanos entraban en conflicto entre ellos

Apenas dos meses antes se había conseguido neutralizar un intento de golpe de estado de los generales borbónicos, pero con el alzamiento de Cartagena, la joven república entro en fase de implosión. Los borbónicos seguían conspirando, la insurrección en Cuba arreciaba, los carlistas se habían alzado de nuevo y, ahora, los propios republicanos entraban en conflicto entre ellos.

Ante la situación de colapso del gobierno, los cantonalistas intentaron ampliar el territorio mediante expediciones armadas a zonas de las inmediaciones, y por mar trataron de extender la revolución cantonal utilizando la flota también para recaudar fondos en los puertos mediterráneos. Pi y Margall dimitió al poco tiempo, siendo sucedido por Salmerón, al cual relevó a su vez Castelar, que intentó reencauzar la situación. Muy pronto, la insurrección quedó reducida a la ciudad de Cartagena, que fue asediada por el ejército.

El gobierno de la República se vio obligado a recurrir a notorios generales borbónicos, que recuperaron con ello el control directo de la tropa. Además, se dejó hacer a los carlistas en el norte, y los esfuerzos se centraron en Cartagena. La situación se hizo cada vez más insostenible. En noviembre, la artillería gubernamental bombardeó la ciudad, causando muchas víctimas y la explosión de un polvorín. Algunos barcos de guerra cantonales fueron apresados por buques extranjeros, que los acusaron de piratería…

Mientras tanto, en Madrid, el general Pavía daba un golpe de estado el 2 de enero 1874, entrando en el Congreso son la Guardia Civil y desalojándolo. Fue el golpe de gracia contra la República. Se nombró al general Serrano presidente del gobierno, instaurando de facto una dictadura «republicana». Diez días después, el 12 de enero, Cartagena capitulaba.

El Cantón de Cartagena consiguió su objetivo de acabar con la República, pero no por sus propios medios, sino por la reacción que propició

Algunos dirigentes cantonalistas huyeron a bordo de la fragata Numancia, que consiguió arribar al puerto de Orán. Se calcula que más del 70% de los edificios de Cartagena fueron destruidos durante los bombardeos. En realidad, el Cantón de Cartagena consiguió su objetivo de acabar con la República, pero no por sus propios medios, sino por la reacción que propició.

Un año después, otro pronunciamiento militar proclamaba la restauración borbónica en la persona de Alfonso XII, el hijo de la reina que había sido derrocada en 1868.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 6 de julio de 1885:

Ante la emergencia de un niño mordido por un perro rabioso, Louis Pasteur aplicaba por primera vez en un humano su vacuna contra la rabia, que todavía estaba en estado experimental. El niño, Joseph Meister, entonces de nueve años de edad, reaccionó con éxito a la infección.

Martes, 7 de julio de 2005:

Se producía en Londres un atentado terrorista islámico, en el metro y un autobús. Causó 56 muertos y más de 700 heridos de diversa consideración.

Miércoles, 8 de julio de 1930:

Fallecía en Crowborough (Sussex, Inglaterra) Arthur Conan Doyle (n. 1859), escritor británico creador del detective Sherlock Holmes.

Jueves, 9 de julio de 1822:

El nadador estadounidense John Weismüller (1904-1984) registraba una marca de 58,6 segundos en los 100m libres de natación, batiendo el récord mundial y convirtiéndose en el primer hombre que bajaba del minuto en esta prueba.

Viernes, 10 de julio de 1821:

Estados Unidos tomaba oficialmente posesión de Florida, tras la firma del Tratado Adams-Onís, por el cual el gobierno norteamericano se comprometía a pagar una indemnización a España, su anterior propietario, España. Previamente, los EEUU habían invadido el territorio y tomado la capital, Pensacola.

Sábado, 11 de julio de 1941:

Fallecía en Boars Hill (Oxfordshire, Inglaterra) el arqueólogo británico Arthur Evans (n. 1851), descubridor de las ruinas de Knossos, en Creta, y acuñador del término «civilización minoica».

Domingo, 12 de julio de 1873:

Tras un levantamiento contra el gobierno de la I República, que tomó la ciudad, se proclamaba el Cantón de Cartagena. Resistió cerca de medio año el asedio de las tropas gubernamentales

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí