La Compañía Rakatá vuelve a abordar un clásico del Siglo de Oro, tras el éxito de su último trabajo, Fuenteovejuna. El montaje ha contado con la colaboración especial del actor Jordi Dauder y de la cantante Patricia Kraus.

El castigo sin venganza, de Lope de Vega, en los Teatros del Canal

Del 10 al 27 de febrero, en la Sala Verde.

.

El castigo sin venganza_editedEl castigo sin venganza, de Lope de Vega,  llega a los Teatros del Canal de la mano de la Compañía Rakatá y bajo dirección de Ernesto Arias. Esta obra está considerada como la culminación de la variada obra dramática del autor del Siglo de Oro.

Para este montaje, la compañía ha contado con el director Ernesto Arias, actor que cuenta con una sólida carrera y gran conocedor del teatro en verso en España. Arias ha trabajado con un equipo formado por Joaquín Yver y Simon Breden, y el apoyo de Will Keen a lo largo del proceso de ensayos. También cuentan con la colaboración especial del actor Jordi Dauder, que pone la voz en off del narrador, y de la cantante Patricia Kraus, que interpreta un tema musical.

En cuanto al elenco, está formado por actores de la compañía que ya estuvieron en los Teatros del Canal en 2009, con un espectáculo que tuvo muy buena acogida Fuenteovejuna: Gerardo Malla, Lidia Otón, Bruno Ciordia, Jesús Fuente, Alejandra Mayo, Rodrigo Arribas, Jesús Teyssiere, Manuel Sánchez Ramos y Belén Ponce de León.

.

Cuestiones sobre la condición humana

El castigo sin venganza es una de las últimas obras escritas por Lope deVega y, en ella, hace un gran despliegue de su técnica, talento y sabiduría. Y pone todo ello al servicio de una función donde el espectador podrá disfrutar tanto con el curso de los acontecimientos de la historia, como por el encanto de las palabras que emergen de la lucha interna a la que están sometidos los personajes. Se trata un lenguaje de enorme belleza poética que muestra los espacios más recónditos de la condición humana.

¿Cómo actuar o proceder cuando lo que uno desea hacer se contradice con lo que debe hacer? ¿Quién no se ha encontrado alguna vez en ese dilema? ¿Quién no ha pedido consejo por estar en el aprieto de tener que decidir si seguir al corazón o a la razón? ¿Quién podría decir cuál de las dos posibilidades garantiza que las cosas salgan bien? ¿Quién se atrevería a juzgar cuál es la manera correcta de proceder ante esta situación?

Son algunas de las cuestiones que plantea El castigo sin venganza, una obra en la que no hay ni buenos ni malos comportamientos; no hay injusticias contra las que rebelarse; no hay malvados ni tiranos que provoquen situaciones dramáticas. Es una situación en la que todos los personajes tratan de hacer lo correcto y evitar sufrimientos. Y, sin embargo, nada de eso impedirá que se desencadene la tragedia.

Lope de Vega enfrenta la fuerza del deseo a la moral establecida, pero no para denunciar algún tipo de injusticia o moral social que impida que la fuerza del amor y el deseo se viva de forma natural. Tampoco critica comportamientos improcedentes producidos por el amor incestuoso queriendo dar una lección moral. Quizá, lo único que quiere mostrar es la dificultad del ser humano tanto a la hora de decidir cuál debe ser el comportamiento correcto, como de juzgar cualquier conducta.

Share