El confinamiento de la humanidad según Beckett

Sergi Belbel dirige un póquer de intérpretes encabezados por Jordi Bosch y Jordi Boixaderas en Final de partida

Hay obras tan bien escritas que difícilmente morirán nunca, y si además los acontecimientos ayudan incluso parecen pensadas hace unos meses, o, al menos, toman renovados significados. Samuel Beckett escribió Final de partida en 1956. Los protagonistas están confinados en una habitación y su existencia es de una soledad absoluta.

 

Cierto que los personajes de Beckett no tienen internet ni hacen teletrabajo, pero los paralelismos con todo lo que hemos pasado en los últimos años son más que evidentes. Probablemente por eso Sergi Belbel decidió dirigirla —él mismo la tradujo al catalán— y devolver este clásico del dramaturgo irlandés al escenario. Llegará al Teatre Romea el 9 de marzo, donde permanecerá bastantes semanas, hasta el 18 de abril. Y con un reparto de lujo: Jordi Bosch, Jordi Boixaderas, Jordi Banacolocha y Margarida Minguillon.

Había pasado poco más de una década desde el final de la Segunda Guerra Mundial y Beckett quiso enseñar en Final de partida un mundo devastado, incluso para algunos críticos su intención era simbolizar la era postnuclear. Como en otras obras del autor, es un drama falto de acción ni de decisiones. Dentro de una habitación de aspecto deplorable hay un inválido ciego, Hamm, y su sirviente, Clov, cojo e hiperactivo. Y dentro de dos cubos de basura los viejos progenitores de Hamm. Hablan y discuten, pero no llegan a soluciones ni a conclusiones, porque, según se dice en la obra, «para lo importante, ya están las universidades, las iglesias y los cafés».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.