El Derecho Romano

Corpus Iuris Civilis / Wikimedia

El 5 de abril del año 529, Justiniano I, emperador bizantino, sancionaba la promulgación del Corpus Iuris Civilis, o sea, la primera recopilación de los textos legales del Imperio, desde el año 117 –en los tiempos de Adriano- en lo que significó el texto jurídico más influyente de la historia, el Derecho romano, en el cual siguen inspirándose en gran medida la mayoría de sistemas jurídicos modernos.

 

CV / Por aquel entonces, hacía ya tiempo que el Imperio romano era historia. En el año 385, con la muerte del Teodosio, el último emperador que había gobernado sobre todo el Imperio, este se dividió definitivamente en dos. Sus dos hijos se quedaron, Honorio con la parte occidental, con capital en Roma –aunque la corte y su capitalidad habían estado últimamente también en Rávena y en Milán-, y Arcadio con la oriental, con capital en Constantinopla. Nunca se volvió a unificar por completo.

El Imperio de occidente, muy debilitado por la presión de los bárbaros y su propia descomposición social y política, duró poco tiempo. En el 476, el hérulo Odoacro depuso al último emperador, Rómulo Augústulo –un niño-, se proclamó rey de Italia y envió las insignias imperiales a Constantinopla, poniéndose teóricamente bajo su autoridad, pero no en la práctica. Fue poco después derrocado por los godos. En las distintas provincias se fueron instalando distintos pueblos germánicos: los ostrogodos en Italia, los visigodos y los suevos en Hispania, los francos en La Galia, los vándalos en el norte de África…

El Imperio oriental, llamado también bizantino, por el antiguo nombre griego de Constantinopla, Bizancio, duró casi mil años más, hasta en 1453, cuando Constantinopla fue tomada por los otomanos.

Justiniano fue emperador bizantino entre los años 527 y 565, y su periodo coincidió con el de mayor esplendor

Justiniano fue emperador bizantino entre los años 527 y 565, y su periodo coincidió con el de mayor esplendor bizantino. Se propuso reconstruir el antiguo Imperio romano, ahora desde Constantinopla e impulsó para ello una ambiciosa política expansionista hacia occidente, a la vez que contenía a los persas sasánidas en la frontera oriental. No lo consiguió en su totalidad, pero sí en parte: ocupó Cartago sometiendo a los vándalos, Italia derrotando a los ostrogodos y una imprecisa extensión del Levante de la Península ibérica, que arrebató a los visigodos. Parecía que el Imperio romano iba a volver a ser nuevamente una realidad, y para la administración del nuevo imperio se planteó la unificación de las leyes bajo un único texto.

Con frecuencia se ha dicho que si la gran aportación de los antiguos griegos fue la idea de la democracia como forma política, la de los romanos fue su sistematización en el Derecho. Y esto es lo que Justiniano se propuso sistematizar.

Desde los tiempos más antiguos, los sistemas legales se habían fundamentado en su condición de normas escritas que regulaban el orden vigente, siempre en términos de singularidad. Los derechos y los deberes venían dados en función de quién se era, en la singularidad por la cual se era depositario de unos determinados privilegios o servidumbres. Así había sido desde el Código de Hammurabi, rey de Babilonia, que databa del siglo XVIII a.C.

Ciertamente no estamos todavía en la universalidad del derecho, pues la condición de ciudadano romano era ciertamente restrictiva, aunque se fue ampliando con el tiempo

Los romanos, en cambio, para legislar su inmenso imperio acuñaron la noción de «derecho». Se basaron para ello en la idea de la universalidad de la ley, elevándose por encima de la singularidad, estableciendo un sistema legal en cual el sujeto de dicho derecho no era la propia condición de «ciudadano». Una condición, esta, que era, por decirlo así, impersonal, en el sentido que hacía depositario de derechos y deberes a quien fuera acreedor a la ciudadanía romana.

Ciertamente no estamos todavía en la universalidad del derecho, pues la condición de ciudadano romano era ciertamente restrictiva –había esclavos y una gran parte de población que no eran propiamente ciudadanos romanos-, aunque se fue ampliando con el tiempo. Pero la idea de la universalidad, como afirma Hegel, ya le era implícita; solo había que dar el paso que, de acuerdo con este autor, se producirá con la extensión del cristianismo –que sostiene la libertad de todo individuo y la igualdad formal, aunque no material- y que finalmente con la Revolución francesa se materializará en su universalidad.

A la muerte de Justiniano, el Imperio bizantino comenzó a declinar, pero el Derecho romano recopilado en el código de Justiniano pervivió

A la muerte de Justiniano, el Imperio bizantino comenzó a declinar, pero el Derecho romano recopilado en el código de Justiniano pervivió, y fue la fuente de inspiración de los legisladores europeos durante los siguientes mil quinientos años. Para muchos expertos, su pervivencia y la tradición romana que representaba fue una de las razones que coadyuvaron al mantenimiento de un poder civil en los tiempos más teocráticos de la Edad Media. Aun medio perdido y olvidado, el Corpus Iuris Civilis fue retomado por los glosadores de la Universidad de Bolonia en el siglo XI. En el año 1583 fue impreso por primera vez en Ginebra.

El Derecho romano sigue estudiándose hoy en día en todas las facultades de Derecho del mundo, y sigue siendo un referente ineludible para todos los sistemas jurídicos occidentales. El proyecto de  reconstruir el imperio romano concebido por Justiniano fracasó al final, pero el sistema jurídico que para este imperio había pensado ha llegado hasta nuestros días. Fue sin duda su gran aportación a la Historia.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 5 de abril de 1588

En Westport (Wiltshire, Inglaterra) nacía Thomas Hobbes (f. 1679), pensador inglés considerado el padre del contractualismo y la filosofía política moderna.

Martes, 6 de abril de 1896

Comenzaban en Atenas los primeros juegos olímpicos de la era moderna.

Miércoles, 7 de abril de 529

El emperador bizantino Justiniano I sancionaba el primer tomo del Corpus Iuris Civilis, la primera recopilación del Derecho Romano.

Jueves, 8 de abril de 1994

El papa Juan Pablo II reabre la Capilla Sixtina al público, tras trece años de restauración.

Viernes, 9 de abril de 1865

En Appomattox (Virginia, EEUU), el general confederado Robert E. Lee se rinde al general unionista Ulysses S. Grant. Finalizaba con ello la guerra de secesión (1861-1865).

Sábado, 10 de abril de 1970

Paul McCartney anunciaba la separación del grupo musical The Beatles.

Domingo, 11 de abril de 1713

En la ciudad holandesa de Utrecht, se firmaba entre las potencias europeas el tratado que ponía fin a la guerra de sucesión española.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí