El descubrimiento de la galaxia de Andrómeda

Con el descubrimiento de Andrómeda la Vía Láctea dejaba de ser la única galaxia del universo / Kyoung-Sik Choi en Pixabay

El 23 de noviembre de 1924, el astrónomo norteamericano Edwin Hubble (1889-1953) anunciaba el descubrimiento de la galaxia de Andrómeda, hasta entonces tenida por una nebulosa. La localizó en el objeto astronómico de mayor relevancia en la constelación del mismo nombre. La Vía Láctea dejaba de ser la única galaxia del universo.

 

cv / La constelación de Andrómeda era conocida desde los tiempos de los antiguos griegos, siendo una de las cuarenta y ocho enumeradas por el astrónomo alejandrino Claudio Tolomeo en el siglo II. Es solo visible al norte de los 40º de latitud sur, por su inclinación septentrional.

Una nebulosa era, antes de la invención del telescopio, un objeto celeste de apariencia difusa. Hoy son regiones interestelares constituidas por gases –hidrógeno y helio principalmente- y otros elementos químicos en forma de polvo cósmico. Muchas de estas nebulosas irán resultando ser en realidad galaxias, como será el caso que hoy nos ocupa. Ello no obstante, en muchos casos se las sigue denominando indebidamente nebulosas, debido a la herencia del lenguaje astronómico del siglo XIX.

En la constelación de Andrómeda se encontraba un objeto astronómico considerado una nebulosa. En 1885 apareció en ella una supernova, que dejó de verse en 1886. En 1917, Hebert Curtis descubrió una nueva nova en Andrómeda

En la constelación de Andrómeda se encontraba un objeto astronómico considerado una nebulosa, datada también desde antiguo. En 1862, William Huggins observó su espectro y concluyó que no se parecía a lo esperable en un objeto nebuloso, sino más bien a uno compuesto de estrellas. En 1885 apareció en ella una supernova, que dejó de verse en 1886. En 1917, Hebert Curtis descubrió una nueva nova en Andrómeda. Tras el hallazgo, revisó placas fotográficas anteriores y encontró 11 más hasta entonces no detectadas. Ello le indujo a postular como hipótesis que acaso este objeto astronómico no fueran nebulosas, sino galaxias independientes.

Estalló entonces la polémica entre Curtis y otro astrónomo norteamericano, Harlow Shapley, que sostenía que eran nebulosas cercanas, dividiendo a la comunidad astronómica en dos bandos. Estaba en juego si la Vía Láctea era la única galaxia del universo o no.

Huxley, que había estudiado las nebulosas y observado que se movían -a mayor velocidad contra mayor distancia estimada tuvieran respecto a la Tierra, dando pie a la idea de la expansión del universo-, consiguió localizar en la nebulosa de Andrómeda estrellas cefeidas, y anunció entonces que se trataba de nuevas galaxias. Tras la consiguiente polémica, sus tesis fueron aceptadas por la comunidad científica en 1929. Resultó pues que en la antigua constelación de Andrómeda, uno de sus objetos era ni más ni menos que una galaxia, la primera de que se tenía constancia después de la propia de la humanidad, la Vía Láctea.

En 1991, el telescopio espacial Hubble, bautizado así en homenaje a su descubridor, consiguió fotografiar el núcleo de la galaxia de Andrómeda

En 1991, el telescopio espacial Hubble, bautizado así en homenaje a su descubridor, consiguió fotografiar el núcleo de la galaxia de Andrómeda: una doble estructura con dos puntos nucleares calientes separados por escasos años luz, uno de los cuales está deshaciendo al otro. Las investigaciones más recientes la consideran una galaxia espiral barrada, como la Vía Láctea. Según las estimaciones actuales, la galaxia de Andrómeda se encuentra a unos 775 kiloparsecs, o lo que es lo mismo, unos 2,5 millones de años luz. Es la más cercana a la Vía Láctea.

En la actualidad, se estima que existen en el universo unos 2 billones de galaxias. Cabe especificar en este sentido que, aunque seguiría siendo un número impresionante, no se trata de una mala traducción del “billion” inglés -109, mil millones, sino de nuestro billón: 1012, un millón de millones-, es decir, 2 millones de billones. ¡Ah! eso por lo que refiere al universo observable; más allá, quién sabe…

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 23 de noviembre de 1924

El astrónomo norteamericano Edwin Hubble (1889-1953) publicaba su descubrimiento de la galaxia de Andrómeda, demostrando que la Vía Láctea no era la única galaxia del universo.

Martes, 24 de noviembre de 1859

Se publicaba ‘El origen de las especies’, del naturalista inglés Charles Darwin (1809-1882). En ella, y como resultado de las conclusiones obtenidas a través de sus investigaciones y observaciones durante su viaje a bordo del Beagle, se planteaba por primera vez abiertamente y con base científica la evolución biológica por medio de la selección natural.

Miércoles, 25 de noviembre de 1915

Albert Einstein (1879-1955) presentaba ante la Academia Prusiana de las ciencias su Teoría de la Relatividad General. Diez años antes había formulado la de la Relatividad Especial.

Jueves, 26 de noviembre de 1942

Se estrenaba en los Estados Unidos la película ‘Casablanca’, dirigida por Michael Curtis y protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Rodada a toda prisa y con escaso presupuestos, se convirtió tras su estreno en una de las películas de más éxito de la historia del cine.

Viernes, 27 de noviembre de 1520

Durante la travesía que llegará a culminar la primera vuelta al mundo, Fernando de Magallanes atravesaba en el extremo sur de América el estrecho que llevará su nombre, accediendo al océano Pacífico, hasta entonces conocido como Mar del Sur.

Sábado, 28 de noviembre de 1814

En Londres (Gran Bretaña), el periódico The Times estrenaba su nueva imprenta movida por una máquina de vapor. Fue el primero del mundo en hacerlo.

Domingo, 29 de noviembre de 1877

El inventor y empresario norteamericano Thomas Alva Edison (1847-1931) presentaba públicamente por primera vez el fonógrafo, un dispositivo que grababa y reproducía el sonido.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí