Anna Caballé, profesora de la Universidad de Barcelona en la UIMP / Fotografía: Juan Manuel Serrano

Anna Caballé: “Ir a orto lugar es un doble viaje: descubres al otro y conoces tu propio mundo”

.

Santander. –No es nuevo que muchos españoles hagan las maletas y se marchen a otro país a descubrir un nuevo mundo con la intención de encontrar posibilidades de una vida mejor. En la segunda jornada del encuentro El hispanismo en los Estados Unidos: itinerarios intelectuales y profesionales, Anna Caballé, profesora de la Universidad de Barcelona y directora del curso, ha recordado algunas de esas personas que cruzaron el charco, en la mayoría de casos, forzados por la situación del país.

Miguel Delibes, Gonzalo Torrente Ballester, Carmen Laforet o Pedro Salinas son sólo algunos de los ejemplos que dejaron “huella escrita” de su estancia en Estados Unidos y con los que, gracias a sus obras, se puede analizar “la mirada del viajero de dos mundos”. Una vida alejada del país de origen de la que surgieron algunas de sus obras como “USA y yo” de Delibes o “Paralelo 35” de Laforet. “Ambos libros nacieron del asombro del nivel de vida de la sociedad americana”, ha señalado Caballé.

En muchas ocasiones, los que salían del país no se adaptaban a su nueva vida porque “no estaban preparados” para formar parte de una sociedad que les “exigía mucho de sí mismos”. “Tenían la concepción del mundo de que nacer, vivir y morir en el mismo lugar es cosa del destino y no se planteaban otra forma de ver la vida”, ha apuntado la directora del encuentro. “Sentían nostalgia y creían eso de: no estaremos tan bien pero estaremos en España”. Sin embargo, ha añadido: “abrieron el camino a futuras generaciones”.

Caballé ha reflexionado sobre alguna de las historias que vivieron estos escritores y ha leído algunos de sus escritos, como una parte de la correspondencia de Pedro Salinas y Jorge Guillen. “Se trata de la mirada cruzada de dos personas que se beneficiaban entre sí y que permanecían en la misma altura en su afecto sincero del uno por el otro”, ha destacado.

“¿Hasta qué punto estos españoles afincados en universidades americanas se convierten en personas de dos mundos o se llevaban ese mundo a cuestas? ¿Se puede tener un mundo y añorar otro?”. Estas son algunas de las cuestiones a las que Anna Caballé ha intentado responder en el coloquio del curso que mañana llega a su fin. “Cuando descubrimos un mundo, sentimos más vivo el otro”, ha afirmado.

Para finalizar, ha hablado de la situación actual de la universidad en España y ha dado su visión de futuro. “No hay cambios posibles en el horizonte del profesor, que a día de hoy no puede pedir el traslado y solo le queda volver a opositar”. El futuro, ha concluido “hace a la universidad inmóvil, inorgánica y a menudo, corrupta”.

Share