Fotografía de las excavaciones en la cuenca del río Mula / Imagen : UB

Nuevas excavaciones muestran que el Ebro actuó como barrera ante los flujos culturales y de población durante el Paleolítico

.

La depresión del río Ebro pudo actuar como “barrera” cultural y demográfica durante el Paleolítico superior y medio, haciendo que los neandertales pervivieran en el sur de la península ibérica 3.000 años más que en otras zonas de Europa. Así lo apunta un estudio del investigador de la Universidad de Barcelona (UB), João Zilhão, publicado en la revista Heliyon.

 

UB  / Excavaciones en tres yacimientos en la cuenca del río Mula (Murcia) han mostrado que los neandertales pervivieron en el sur de la Península unos 3.000 años más que en otras áreas del continente debido al efecto «barrera» de la depresión del Ebro que, bajo ciertas condiciones climáticas, ralentizó la llegada de nuevas poblaciones y culturas. La investigación, cuyo primer firmante es el investigador ICREA de la UB João Zilhão, se ha publicado en la revista Heliyon, y contribuye a reforzar la hipótesis de que el proceso de expansión de los humanos modernos fue complejo e irregular en el tiempo.

El proceso asociado de expansión de los humanos modernos y asimilación de los últimos neandertales, tuvo lugar 3.000 años más tarde que en el resto de Europa

Concretamente, los investigadores han excavado tres yacimientos: la cueva Antón, con restos de unos 37.000 a 80.000 años de antigüedad, y La Loca y Finca de Doña Martina, de 12.000 a 50.000 años. Se trata de yacimientos pertenecientes al Paleolítico superior y medio, que contienen tanto restos elaborados por poblaciones neandertales —pertenecientes a la cultura del Musteriense—, como elaborados por poblaciones de humanos modernos —pertenecientes a la cultura del Auriñaciense.

Las dataciones indican que la transición del Paleolítico medio al superior, así como el proceso asociado de expansión de los humanos modernos y asimilación de los últimos neandertales, tuvo lugar 3.000 años más tarde en comparación con el resto de Europa, donde se dio entre 40.000 y 42.000 años atrás. Es el mismo desfase temporal que se observa, por ejemplo, en Andalucía o Portugal, donde la transición del Paleolítico medio al superior también llegó más tarde. João Zilhão, investigador del Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques de la Universitat de Barcelona (SERP-UB) que dirige Josep Maria Fullola, explica que los tres yacimientos son especialmente relevantes porque tienen restos bastante recientes, y de un período suficientemente prolongado como para precisar el momento del cambio entre estos períodos del Paleolítico. Además, los yacimientos están ubicados en un área donde hasta ahora no se habían localizado restos de esta etapa prehistórica.

Como conclusión global, Zilhão apunta que esta investigación contribuye a mostrar cómo la evolución humana fue un proceso complejo y diversificado, con comunidades que vivieron aisladas durante largos periodos.

 

 

Referencia bibliográfica:
João Zilhão, Daniela Anesin, Thierry Aubry, Ernestina Badal, Dan Cabanes, Martin Kehl, Nicole Klasen, Armando Lucena, Ignacio Martín-Lerma, Susana Martínez, Davide Susini, Peter Steier, Eva Maria Wild, Diego E. Angelucci, Valentín Villaverde, Josefina Zapata. «Precise dating of the Middle-to-Upper Paleolithic transition in Murcia (Spain) supports late Neandertal persistence in Iberia», Heliyon, noviembre de 2017.

 

Share