El ejercicio aeróbico ayuda a los pacientes con migraña

La intensidad del ejercicio debe estimarse y/o calcularse para poder mantener la citada intensidad moderada / Imagen de Mabel Amber en Pixabay

Un exhaustivo trabajo de revisión realizado en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha determinado que el ejercicio aeróbico puede disminuir la intensidad del dolor, la frecuencia y la duración de la migraña, además de aumentar la calidad de vida en pacientes con migraña.

 

UAM / Investigadores del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han realizado una revisión sistemática con metaanálisis de todos los artículos publicados sobre los efectos del ejercicio aeróbico sobre distintas variables relacionadas con la migraña, como la calidad de vida, la intensidad del dolor, la frecuencia y también la duración de los episodios de migraña.

Los investigadores evidenciaron que el ejercicio aeróbico es capaz de disminuir la intensidad de dolor durante los episodios de migraña

Tras recopilar la información bibliográfica de manera sistemática y realizar la agregación estadística mediante el estudio de metaanálisis, los investigadores evidenciaron que el ejercicio aeróbico es capaz de disminuir la intensidad de dolor durante los episodios de migraña.

Además, el ejercicio aeróbico mostró haber provocado una disminución de la frecuencia y también de la duración del episodio de migraña. Finalmente, el ejercicio aeróbico también mostró una mayor calidad de vida en los pacientes con migraña.

Diferentes efectos del ejercicio aeróbico en pacientes con migraña / UAM

“La razón de que el ejercicio aeróbico presente estos efectos en pacientes con migraña se debe a que el ejercicio aeróbico es capaz de provocar una serie de cambios fisiológicos y psicológicos en el cuerpo, que afectan a esta entidad clínica y que podrían explicar estos efectos, aunque todavía requiere de mayor investigación”, aseguran los investigadores.

“Sin embargo —agregan— sí se ha encontrado que el ejercicio aeróbico puede provocar una liberación de β-endorfinas, que son un tipo de opioide endógeno, es decir, generado por el propio organismo, así como la liberación de endocannabinoides”.

Además, el ejercicio aeróbico ha mostrado tener un efecto a nivel psicosocial, mejorando el estado de ánimo, los niveles de ansiedad, los niveles de estrés, etc

La generación de opioides endógenos y endocannabinoides está relacionado con la disminución del dolor, llamada también hipoalgesia. Además, el ejercicio aeróbico ha mostrado tener un efecto a nivel psicosocial, mejorando el estado de ánimo, los niveles de ansiedad, los niveles de estrés, etc.

“También se ha encontrado que el ejercicio aeróbico tiene efectos sobre la motivación. Es por tanto que, debido a los efectos del ejercicio aeróbico, así como teniendo en consideración el bajo coste que requiere aplicar este modelo de ejercicio terapéutico en pacientes con migraña, debería considerarse firmemente para el manejo de estos pacientes”, aseguran los autores.

 

Migraña y ejercicio aeróbico

La migraña es un trastorno neurológico, hereditario, multifactorial, recurrente y discapacitante que puede englobarse como un tipo de trastorno primario de dolor de cabeza. Se caracteriza por un dolor de cabeza pulsátil que generalmente afecta a un solo lado de manera recurrente, y se considera una de las patologías más discapacitantes, con una prevalencia mundial estimada del 11,6%.

La migraña es la primera causa de discapacidad en las personas menores de 50 años. Además, esta puede mostrar una característica específica denominada aura. El aura puede aparecer antes o durante el episodio de dolor de cabeza y se caracteriza por síntomas neurológicos focales totalmente reversibles.

El ejercicio aeróbico es cualquier actividad de intensidad moderada, como caminar rápidamente, correr o montar en bicicleta de manera continuada

Con respecto a la caracterización del dolor de cabeza debido a la migraña, este es descrito por los pacientes como un dolor de tipo pulsátil, y en ocasiones puede ir acompañado de náuseas y/o vómitos, así como fotofobia y/o fonofobia, es decir, intolerancia a la luz y al sonido, por generar sensaciones molestas durante el episodio de migraña.

El ejercicio aeróbico, por su parte, es cualquier actividad de intensidad moderada, como caminar rápidamente, correr o montar en bicicleta de manera continuada. La intensidad del ejercicio debe estimarse y/o calcularse para poder mantener la citada intensidad moderada. La forma de estimarse es mediante la tasa de gasto de energía durante el ejercicio o mediante la monitorización de algunos parámetros como la frecuencia cardíaca, entre otras.

 

Estudios metaanalíticos

Los estudios metaanalíticos se llevan a cabo mediante la extracción manual de todos los resultados numéricos de los artículos revisados, normalizándolos uno a uno para poder así compararlos entre ellos.

Una vez extraídos los datos por variable, se evalúan en conjunto mediante una serie de parámetros que ofrecen un resultado final que indica si finalmente la intervención muestra o no efectos significativos sobre las variables de interés, que en este caso fueron la intensidad de dolor, la frecuencia y la duración de la migraña y, finalmente, la calidad de vida.

“Este metaanálisis cuantitativo nos ha permitido mostrar un resultado final, integrando todos los resultados de los estudios incluidos, que nos posibilita conocer el impacto del ejercicio aeróbico sobre los pacientes con migraña”, concluyen los autores.

Referencia bibliográfica: 
La Touche, R., Fernández-Pérez, J.J., Proy-Acosta, A., González-Campodónico, L., Martínez-García, S., Adraos-Juárez, D., Serrano-García, B., Angulo-Díaz-Parreño, S., Cuenca-Martínez, F., Suso-Martí, L., Paris-Alemany, A. 2020. Is Aerobic Exercise Helpful in Patients With Migraine? A Systematic Review and Meta-Analysis. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports 30(6):965-982. doi: 10.1111/sms.13625

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí