El «eslabón perdido» de los primeros homínidos

Australopithecus sediba MH2_ Scott A. Williams y Lee Berger

‘Australopithecus sediba’ caminaba como un humano, pero trepaba como un simio

 

Los fósiles de la columna lumbar hallados en el yacimiento sudafricano de Malapa son el «eslabón perdido» que resuelve un debate de décadas al demostrar que los primeros homínidos usaban las extremidades superiores para trepar como simios y las extremidades inferiores para caminar como humanos.

 

CENIEH / Daniel García Martínez, de la Unidad de Antropología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y miembro afiliado del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) forma parte del equipo internacional de científicos que acaba de publicar en la revista e-Life el descubrimiento de vértebras fósiles de dos millones de años de antigüedad de una especie extinta, Australopithecus sediba. Estas vértebras se pueden considerar el «eslabón perdido» que resuelve un debate de décadas al demostrar que los primeros homínidos usaban las extremidades superiores para trepar como simios y las inferiores para caminar como humanos.

Los primeros homínidos usaban las extremidades superiores para trepar como simios y las inferiores para caminar como humanos

La recuperación en una roca consolidada parecida al cemento de nuevas vértebras de la columna vertebral de un solo individuo de Australopithecus sediba hallado en 2015 en el yacimiento de Malapa (Johannesburgo, Sudáfrica), junto con las vértebras descubiertas en 2008, forman una de las columnas lumbares más completas del registro fósil y dan una idea de cómo este antiguo pariente humano caminaba y trepaba.

El descubrimiento también establece que, al igual que los humanos, sediba tenía solo cinco vértebras lumbares. «La región lumbar es fundamental para comprender la naturaleza del bipedalismo en nuestros primeros antepasados y para comprender qué tan bien adaptados estaban para caminar sobre dos piernas», explica el autor principal del artículo Scott Williams, de la Universidad de Nueva York (EE. UU.) y la Universidad Witwatersrand (Sudáfrica).

 

Issa, la protectora

Los fósiles se reconstruyeron virtualmente, tras ser escaneados mediante microtomografía computarizada, eliminando así el riesgo de dañar los delicados huesos. Una vez reconstruidas virtualmente, las vértebras se añadieron a los fósiles recuperados previamente, que se articulaban perfectamente con la columna vertebral del esqueleto fósil MH 2, parte de los especímenes tipo originales de Australopithecus sediba descritos por primera vez en 2010.

Los fósiles se reconstruyeron virtualmente, tras ser escaneados mediante microtomografía computarizada, eliminando así el riesgo de dañar los delicados huesos

El esqueleto femenino MH 2, apodado por los investigadores como «Issa» (protectora en suajili), es uno de los dos primeros esqueletos de homínidos que conservan tanto una columna inferior relativamente completa como la dentición del mismo individuo, lo que permite tener certeza sobre la especie a la que pertenece la columna vertebral.

“Si bien Issa ya era uno de los esqueletos más completos de un homínido antiguo jamás descubierto, ahora estas vértebras completan la parte inferior de la espalda y hacen que su región lumbar sea una competidora no solo por el homínido más completo, sino también probablemente el mejor preservado. Esta combinación de integridad y preservación nos dio al equipo una mirada sin precedentes a la anatomía de la espalda baja de la especie”, señala Lee Berger, coautor del estudio y líder del proyecto Malapa.

 

Homínido de transición

Según el presente estudio la lordosis, esto es la curvatura excesiva de la parte baja de la espalda, de Australopithecus sediba es más extrema que la de cualquier otro australopiteco descubierto hasta ahora, solo superada por la observada en la columna vertebral del niño de Turkana (Homo erectus) en Kenia, de 1’6 millones de años, y de algunos humanos modernos.

Sediba es una forma de transición de un antiguo pariente humano y su columna tiene una forma claramente intermedia entre las de los humanos modernos (y neandertales) y los grandes simios

En lo que respecta a la integración de la columna lumbar con otras regiones del esqueleto, Daniel García Martínez indica que “la capacidad de usar el medio arbóreo para la locomoción también se observa en algunas otras regiones anatómicas, como por ejemplo en su estrecho tórax superior”. Por su parte Markus Bastir, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) apunta que “estos resultados de sediba encajan muy bien en nuestras demás reconstrucciones de torsos de homininos de transición, donde también vemos evolución en mosaico en otros sistemas anatómicos relacionados”.

Estudios previos sobre las extremidades superiores, la pelvis y las extremidades inferiores de esta especie antigua ya advertían las adaptaciones mixtas a través del esqueleto en sediba que indica su naturaleza de transición entre caminar como un humano y trepar como un simio.

“Sediba es una forma de transición de un antiguo pariente humano y su columna tiene una forma claramente intermedia entre las de los humanos modernos (y neandertales) y los grandes simios. Issa caminaba como un humano, pero podía trepar como un mono», concluye Berger, quien en 2008, junto a su hijo de nueve años, Matthew, descubrieron los primeros restos de lo que sería una nueva especie: Australopithecus sediba.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.