El gemelo malvado de la Tierra

En algún momento de su historia, Venus empezó a acumular demasiado calor / Copyright ESA / MPS / DLR-PF / IDA

Las apariencias engañan. Esta atmósfera, densa y llena de nubes, provoca lluvias ácidas y por debajo no hay océanos, sino una superficie yerma y ardiente, arrasada por la lava. ¡Bienvenidos a Venus!

 

ESA / En ocasiones, al segundo planeta más cercano al Sol se le llama el “gemelo malvado” de la Tierra, ya que tiene casi el mismo tamaño pero posee una tóxica atmósfera de dióxido de carbono y su superficie alcanza nada menos que 470 ºC. Su alta presión y su temperatura serían capaces de derretir el plomo y de destruir cualquier nave que osara posarse en el planeta. Debido a su densa atmósfera, Venus es aún más caliente que Mercurio, que orbita más cerca del Sol.

Su alta presión y su temperatura serían capaces de derretir el plomo y de destruir cualquier nave que osara posarse en el planeta

La sonda Venus Express de la ESA estudió en órbita el planeta vecino entre 2006 y 2014, y nos proporcionó el estudio más detallado hasta la fecha de su circulación atmosférica. Esta imagen en falso color fue capturada en luz ultravioleta con la Cámara de Monitorización de Venus (VMC) el 23 de julio de 2007. Ofrece una vista del hemisferio sur desde el ecuador (derecha) al polo (izquierda) a 35.000 km de distancia de la superficie.

Los científicos creen que Venus tuvo en algún momento un aspecto muy similar al de la Tierra, pero sufrió un cambio climático irreversible que, a menudo, se emplea como ejemplo extremo de las consecuencias de un galopante efecto invernadero.

La principal fuente de calor en el Sistema Solar es la energía del Sol, que calienta la superficie de los planetas que, por su parte, vuelven a irradiar la energía al espacio. Las atmósferas atrapan parte de esa energía saliente, reteniendo el calor; eso es lo que se conoce como efecto invernadero. Se trata de un fenómeno natural que ayuda a regular la temperatura de los planetas. Si no fuera por los gases de efecto invernadero, como el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano y el ozono, la temperatura superficial de la Tierra sería unos 30 grados más fría que su media actual, de +15 ºC.

Los científicos creen que Venus tuvo en algún momento un aspecto muy similar al de la Tierra, pero sufrió un cambio climático irreversible

A lo largo de los últimos siglos, los humanos han alterado este equilibrio natural de la Tierra, y el efecto invernadero se ha ido agudizando desde el nacimiento de la actividad industrial debido al aumento de las emisiones de dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, sulfatos y otros gases traza, polvo y humos. Los efectos a largo plazo en nuestro planeta incluyen el calentamiento global, la lluvia ácida y la destrucción de la capa de ozono. Las consecuencias del calentamiento climático tienen un enorme alcance y podrían afectar a los recursos de agua dulce, a la producción mundial de alimentos y al nivel del mar, provocando también un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos.

En Venus no hay actividad humana, pero los estudios de su atmósfera ofrecen un laboratorio natural para comprender mejor un efecto invernadero de tal envergadura. En algún momento de su historia, Venus empezó a acumular demasiado calor. Se cree que antiguamente albergaba océanos como los de la Tierra, pero que el calor evaporó el agua y, a su vez, ese vapor de agua extra en la atmósfera fue atrapando cada vez más calor hasta que los océanos acabaron por evaporarse completamente. Aun hoy se sigue escapando vapor de agua de la atmósfera venusiana al espacio.

Se cree que antiguamente albergaba océanos como los de la Tierra, pero que el calor evaporó el agua

A muy largo plazo —miles de millones de años en el futuro— el efecto invernadero de la Tierra es algo inevitable debido al envejecimiento del Sol. La estrella que nos da la vida se hinchará y se hará más brillante, emitiendo tanto calor al delicado sistema terrestre que nuestro planeta acabará convirtiéndose en un verdadero gemelo de Venus.

Aquí se puede saber más sobre la historia de Venus, la Tierra y Marte, y cómo gracias al estudio de estos planetas vecinos podemos conocer mejor el nuestro.

 

Comprender el funcionamiento de la Tierra

Estamos cambiando nuestro mundo natural a una velocidad mucho mayor que nunca. Comprender el funcionamiento de la Tierra como sistema y el impacto que la actividad humana tiene en los procesos naturales es un desafío medioambiental de enorme magnitud.

Estamos cambiando nuestro mundo natural a una velocidad mucho mayor que nunca

Los satélites son vitales para tomarle el pulso a nuestro planeta, proporcionar la información necesaria para comprender y vigilar nuestro precioso mundo, y para tomar decisiones para salvaguardar nuestro futuro. Los datos de observación de la Tierra también son fundamentales para miles de aplicaciones prácticas que mejoran nuestro día a día y fomentan la economía.

Recientemente se ha dedicado una especial atención a la mayor conferencia del mundo sobre observación de la Tierra, donde miles de científicos y usuarios de datos debaten sobre los últimos hallazgos y el futuro de la observación de nuestro planeta.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí