El incidente de Palomares y Paco “el de la bomba”

La bomba nuclear B28RI, recuperada desde 2850 pies (870 m) de agua, en la cubierta del USS Petrel. / Wikimedia

Palomares es una pedanía del municipio almeriense de Cuevas de Almanzora, que entró en la historia el 17 de enero de 1966 a raíz de la caída de cuatro bombas atómicas estadounidenses en sus inmediaciones. El incidente demostró la absoluta y servil sumisión del régimen de la dictadura franquista a los Estados Unidos. Se suponía que los norteamericanos no podían almacenar bombas nucleares en sus bases en España, ni transportarlas por el espacio aéreo español.

 

CV / La causa del accidente fue la colisión en pleno vuelo de dos aviones militares norteamericanos, un bombardero estratégico B-52 y un avión nodriza KC-135, durante la maniobra de acoplamiento para que el primero repostara combustible. Una maniobra defectuosa como consecuencia de la cual murieron los cuatro tripulantes del avión nodriza, tres del bombardero y se perdieron cuatro bombas atómicas, tres de las cuales cayeron en tierra y la cuarta en el mar.

Se trataba de bombas termonucleares de 1,5 megatones cada una, 75 veces más potentes que la bomba de Hiroshima

Se trataba de bombas termonucleares de 1,5 megatones cada una, 75 veces más potentes que la bomba de Hiroshima. Las que cayeron en tierra fueron localizadas a las pocas horas, pero la del mar no se rescató hasta 80 días después. Dos de las que cayeron en tierra lo hicieron sin paracaídas, lo que provocó la detonación del explosivo convencional que contenían y se rompieron en pedazos.

La explosión provocó una nube de partículas altamente contaminante, compuesta por óxidos de los elementos transuránicos que contenía el núcleo de las bombas, y el tritio que se vaporizó al romperse este. El viento dispersó la nube y sus componentes se esparcieron por una extensión de 225 hectáreas de monte bajo, campos de cultivo y zonas habitadas. La contaminación radiactiva resultante superó los 7.400 Bq/m2, alcanzando en algunas zonas hasta los 37 millones de Bq/m2 en los puntos de impacto. La reacción en cadena que hubiera desencadenado la catástrofe nuclear no se produjo precisamente por el dispositivo contra impacto. Hoy en día sigue habiendo en Palomares 41 hectáreas afectadas con Plutonio y Americio. Las personas afectadas fueron ninguneadas y tratadas como ciudadanos de segunda clase, tanto por la administración norteamericana como por la española.

El régimen franquista, que por entonces se encontraba en plena etapa de lavado de imagen, de la mano de su flamante ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, intentó silenciar la auténtica magnitud del accidente recurriendo, como era su costumbre, a la censura y a las amenazas. Aun así, no consiguió silenciar la noticia añadida de la pérdida de una de las bombas en el mar; en gran medida por el dispositivo que los norteamericanos organizaron para localizarla: 34 buques, 4 minisubmarinos y centenares de buzos… Algo difícil que semejante operativo pasara desapercibido, por más que los censores pusieran su mayor empeño en ello.

Fue en este contexto cuando se produjo la famosa foto en bañador del ministro Fraga Iribarne y el embajador norteamericano tomando las aguas en las playas de Palomares

Fue en este contexto cuando se produjo la famosa foto en bañador del ministro Fraga Iribarne y el embajador norteamericano tomando las aguas en las playas de Palomares, para disipar cualquier inquietud entre la población sobre la seguridad de la zona.

La bomba tardó 80 días en ser recuperada. Y cuando se localizó no fue precisamente gracias a las tecnologías desplegadas, sino a un pescador natural del Serrallo de Tarragona, Francisco Simó Orts, vecino a la sazón de la cercana Águilas, desde cuyo puerto operaba. Se le conoció desde entonces con el sobrenombre de Paco el de la bomba.

Mientras estaba faenando en la zona, Simó vio el accidente y la caída de la bomba en el mar, sufriendo incluso daños su embarcación. Como pescador avezado que era, realizó la correspondiente triangulación mental, de acuerdo con dos referencias terrestres, para determinar dónde estaba la bomba. Al parecer, no se le hizo el menor caso al principio, desdeñado por las autoridades españolas –que no pintaron nada en ningún momento- y por los expertos norteamericanos que manejaban sofisticados dispositivos electrónicos que, con toda seguridad, el bueno de Paco no podía entender.

Como pescador avezado que era, Simó realizó la correspondiente triangulación mental, de acuerdo con dos referencias terrestres, para determinar dónde estaba la bomba

Pero a medida que transcurrían los días, la bomba no aparecía y empezaba a cundir el nerviosismo, los norteamericanos se mostraron más dispuestos a seguir las indicaciones de Simó, que les llevó al lugar preciso donde el minisubmarino ‘Alvin’ la localizó a 869m de profundidad.

Con los años, se rodaron varias películas y documentales sobre estos hechos, siendo la más conocida ‘Hombres de Honor’ (George Tillman jr, 2000), sin que, al parecer, se considerara necesario hacer en ella la menor mención a la decisiva contribución de Paco el de la bomba. Tampoco se le pagó nunca la recompensa que se la había prometido. Francisco Simó Orts falleció en Tarragona el 4 de septiembre de 2003, a la edad de 75 años. Sirvan estas líneas de homenaje a su persona y a su recuerdo.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA

Lunes, 11 de enero de 1787

El astrónomo alemán, nacionalizado británico, descubre las lunas de Urano, que se bautizan como Titania y Oberón.

Martes, 12 de enero de 1970

Concluía en Nigeria la conocida como «Guerra de Biafra», con el aplastamiento de la rebelión que pretendía independizar este territorio. Duró tres años y asoló el país, constituyéndose en una de los mayores exponentes de los efectos de la descolonización llevada a cabo en provecho de las antiguas metrópolis, Gran Bretaña, en este caso.

Miércoles, 13 de enero de 1898

En Francia, el escritor francés Émile Zola publicaba en el rotativo L’Aurore su famoso escrito J’accuse, dirigido al presidente de la República y denunciando el antisemitismo a propósito del caso Dreyfus.

Jueves, 14 de enero de 1784

Con la firma del Tratado de París, entre Gran Bretaña y el Congreso de la Confederación, finalizaba formalmente la guerra de la independencia de los Estados Unidos y se reconocía la independencia del nuevo país.

Viernes, 15 de enero de 2001

Comenzaba oficialmente el proyecto Wikipedia.

Sábado, 16 de enero de 1605

Se publicaba en Madrid la primera edición de ‘El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha’, de Miguel de Cervantes.

Domingo, 17 de enero de 1966

En la costa mediterránea española, cerca de Palomares (Almería), dos aviones norteamericanos colisionan y dejaban caer al mar cuatro bombas atómicas. Se conoció como el accidente nuclear de Palomares.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí